jueves, 15 de julio de 2021

UNA SOCIEDAD QUE LE TIENE TERROR A LA MUERTE, YA ESTÁ MUERTA

 



En la sociedad contemporánea siempre se olvida el sentido de la muerte. Tener la muerte en la mente cada día es como tener todos los días la vida en el alma. Cuando trabajamos y pensamos que hoy moriremos, entonces nuestra labor adquiere luces de relámpago.
(Yukio Mishima)

Una de las cosas que más me llamaron la atención desde el principio fue cómo los gobiernos, el nuestro especialmente, inculcaron en forma repetida y a toda hora por los medios, el pánico al contagio y obviamente el pánico a morir. Desde entonces hasta hoy, el mensaje permanente, repetido hasta el paroxismo nos conmina a cuidarnos en forma casi enfermiza. No existe más el prójimo, ahora es alguien peligroso que puede dañarnos y matarnos. Un vecino, pariente, amigo o allegado, incluso alguien que camina por la calle, se transforma en un enemigo. Hay que denunciar, delatar, no importa si es una familia en una azotea comiendo un asado.

Todo es muertos, pandemia.

Mientras tanto, los medios del único tema que hablan es de la pandemia, de los muertos sobre todo, con una dedicación casi necrofílica. Una invasión de telemédicos que nos aconsejan y hasta diagnostican desde un panel. Número de muertos como si fuera un ranking o una encuesta. Salvo algún tema cortito, todo es muertos, pandemia. Hay que vacunarse, a toda costa nos quieren vacunados. Si esas vacunas apenas pasaron fase 3 y todo el tiempo aparecen efectos colaterales, no importa. Hay que poner el brazo. Si hay consecuencias, que no se note. Y todo el mundo desesperado por esas dudosas vacunas.

Reconozco que opinar sobre el Covid, la cuarentena, las vacunas, las medidas de los gobiernos, es muy controversial. Tuve Covid, lo pasé mal, pero mi postura sobre esos temas sigue siendo la misma. Y conste que no soy terraplanista, no soy antivacunas y no creo en conspiraciones de reptilianos. Lo digo porque la alcahuetería y ataque a muchos que pensamos igual, es casi un deporte nacional. La cuestión pasa por las acciones del gobierno y globales.

Miedo, pánico, terror. El Sistema ha logrado algo imposible, convertirnos en un rebaño aterrorizado. Comprobaron que somos fáciles de dominar, de manipular.

Alguien hace tiempo dijo que nada es más efectivo para controlar a la población o a la sociedad que el miedo.

Décadas de lento adoctrinamiento nos han ablandado.

Por supuesto, el terreno estaba preparado. Algo así 50 años atrás, hubiera sido imposible. La humanidad todavía tenía algunas reservas de valor. Pero décadas de lento adoctrinamiento nos han ablandado. Las ciudades sobre todo, se han convertido en enormes espacios donde reina el “está todo bien”, somos buenos, amamos a toda la humanidad, no comamos carne así no sufren los pobres animalitos pero asesinamos niños en la panza de la “persona gestante” (asquerosa expresión) y otras consignas absolutamente vacuas y estúpidas.

Desde ya que tampoco pretendo que seamos guerreros samurai. El párrafo de Mishima, uno de mis escritores favoritos, es para poner en contexto estas reflexiones. Llamar la atención sobre cómo nos hemos convertido en una sociedad pusilánime y acomodaticia.

Miedo a la muerte, así nos dominan y controlan. Cuando la fiebre amarilla, sin vacunas ni tratamientos como hoydía, la sociedad siguió trabajando, fue solidaria con los enfermos mientras los médicos y enfermeros se jugaban la vida. No había miedo a la muerte, había amor por la vida.

Una sociedad que le tiene terror a la muerte, ya está muerta.

evelynmundo (Eduardo Siutti)

No hay comentarios: