lunes, 12 de julio de 2021

LOS NIÑOS NO SE TOCAN

 


Me dirijo a ti, padre o madre responsable, que estas pensando en vacunar a tu hijo porque crees que es bueno para él, por que te han dicho que es un acto solidario, o simplemente porque lo has visto en un programa de televisión.

Lo primero que tienes que saber, es que la substancia que le introducirán a tu hijo en el cuerpo, contiene ARN mensajero, tejido fetal clonado, polisorbato 80, gentamicína, bromuro, sulfato de bario, sales de aluminio, y un largo etc, sin contar los componentes “secretos” (y más nocivos) que los fabricantes se niegan a revelar, alegando cuestiones de privacidad.

Supongo que a estas alturas estarás al corriente de los múltiples efectos adversos que está provocando esa inyección experimental en numerosos pacientes, tales como trombosis arterial, encefalitis aguda, mioçarditis, pericarditis, cegueras parciales o totales, íctus, parálisis faciales, esterilidad, y también … muerte.

Según “Eudravigilance” (Base europea de vigilancia sobre efectos adversos) el reporte de decesos atribuidos al conjunto de vacunas experimentales de Covid 19, a fecha 20 de junio de 2021, estaría en 15.472 … preocupante ¿verdad? … pues esta cifra corresponde solo a los casos denunciados, ... se calcula que podría representar apenas un 10% del numero total de víctimas mortales del famoso pinchazo.

Como ves, experimentar con tóxicos no sale gratis, pero si deseas hacerlo, sé valiente y hazlo en tu propio cuerpo, no sometas a un ser inocente que confía en ti, porque como padre o madre eres su referente principal, y para él no cabe la más remota posibilidad de que pudieras actuar en su contra.

Los niños representan la integridad, la esperanza, la esencia de lo que somos, y el futuro de la especie, los adultos tenemos el deber de protegerles de cualquier abuso o agresión externa.

Me gustaría mirarte a los ojos, y pedirte que reflexiones, porque el paso que estás a punto de dar es de una trascendencia extrema, tanto, que de él depende la salud y la vida de tus niños. Desde aquí apelo al amor incondicional que todo padre o madre le profesa a sus hijos, y te digo, ¡no lo hagas! no dejes que nadie les mancille, no permitas que les inyecten ese experimento … intentarán coaccionarte, te amenazarán, pero si te mantienes firme no podrán hacer nada, porque la vacuna, no es ni será obligatoria nunca.

La decisión está en tus manos, pero recuerda, que decides sobre la vida de quien no se puede defender, de quien confía en ti, y de quien te ama incondicionalmente.

Mártin Sánchez

No hay comentarios: