miércoles, 14 de julio de 2021

CÓMO PFIZER MANIPULÓ LOS PROTOCOLOS DEL ENSAYO DE LA VACUNA

 



El análisis y la comparación del documento de revisión presentado por Pfizer a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, en base al cual la FDA dio luz verde a la ampliación del permiso de emergencia para la vacunación de niños de 12 a 15 años revelan hallazgos preocupantes, entre los que se incluyen violaciones del protocolo establecido por la propia Pfizer, y no menos grave, un diseño que permita a la empresa un sesgo favorable en cuanto a la seguridad de la vacuna.

Según el documento de revisión presentado por Pfizer a la FDA, cuatro de los 1.131 niños del grupo de estudio que recibieron la Vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech sufrieron efectos adversos graves (“SAE”), es decir, acontecimientos en los que se cumplió al menos un criterio: causaron la muerte, son potencialmente mortales, requieren hospitalización o prolongación de la hospitalización existente, provocan una discapacidad/incapacidad persistente o una anomalía congénita/defecto de nacimiento.

De estos cuatro niños, tres tuvieron una depresión tan grave que fueron hospitalizados poco después de la vacunación (en los primeros 7 días después de la primera dosis, en el segundo sólo un día después de la segunda dosis, y en el tercero 15 días después de la primera dosis, respectivamente).

La consecuencia de este hallazgo es extremadamente preocupante, ya que significa que uno de cada 350-400 niños vacunados podría sufrir una depresión grave y necesitar hospitalización.

Para quitar hierro al asunto, Pfizer señala en su documento de revisión que, de hecho, los tres niños tenían un diagnóstico preexistente de ansiedad y depresión. Además, explican, los tres informaron de hecho de un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) que comenzó en los 1-2 meses anteriores a la vacunación.

“El empeoramiento de las ideas suicidas con el tratamiento inicial con ISRS en adolescentes”, explican, “es un riesgo reconocido y proporciona una explicación alternativa razonable para la exacerbación de la depresión en estos receptores de BNT162b2”.


Así que ¿por qué culpar a la vacuna, cuando hay una explicación alternativa perfectamente razonable y lógica para la exacerbación de su depresión?

¿Cuál es el problema de esta explicación?

Hay dos problemas:

1. La afirmación de que los ISRS que recibieron los niños es una explicación alternativa para el deterioro del estado mental de los niños es dudosa. Según la literatura científica, la exacerbación del suicidio y del estado mental se produce justo al principio del tratamiento con antidepresivos, normalmente en las dos primeras semanas, y desde luego no más de un mes después de iniciar el tratamiento, que es el momento en que se empieza a ver la mejora. De hecho, ocurre lo contrario: si no hay mejoría en cuatro semanas, se suele cambiar la medicación.


2. Y lo que es más importante, según el protocolo del estudio, los participantes con un diagnóstico psiquiátrico previo nunca deberían haber sido incluidos en el estudio (véase la página 41 del protocolo). Resulta que uno de los criterios de exclusión del ensayo es: “Otra condición médica o psiquiátrica que incluya ideación/comportamiento suicida reciente (en el último año) o activo o anormalidad de laboratorio que pueda aumentar el riesgo de la participación en el estudio o, a juicio del investigador, hacer que el participante sea inapropiado para el estudio”.


Se trata, por tanto, de una flagrante violación del protocolo de estudio establecido por la propia empresa y aprobado por la FDA. La implicación de tal violación es grave: si Pfizer fue tan negligente que incluyó en el experimento a sujetos con antecedentes psiquiátricos -en contra del protocolo que ellos mismos establecieron- significa que el bienestar de los sujetos no es su principal preocupación. Como la propia Pfizer señala en el protocolo: esos antecedentes pueden aumentar los riesgos de participación en el estudio. Y si no respetan la ética en el reclutamiento de los sujetos, ¿quién nos asegura que respeten la ética en otras secciones del estudio, por ejemplo, el análisis de los resultados?

Diseñar el protocolo de forma que permita a la empresa presentar resultados positivos en cuanto a la seguridad de la vacuna

En al menos dos criterios, la empresa parece haber manipulado el protocolo de manera que le permita presentar resultados lo más positivos posibles en cuanto a la seguridad de la vacuna en los niños:

1. Diseñar el protocolo de forma que reduzca, en la medida de lo posible, la inclusión de acontecimientos adversos graves en el informe presentado a la FDA.

En el protocolo del estudio pediátrico (véase la tabla de la página 12), Pfizer se comprometió a que la duración del seguimiento de los acontecimientos adversos graves (SAE) sería “desde la dosis 1 hasta 6 meses después de la segunda dosis”.


Un periodo de seguimiento de seis meses se considera muy corto en comparación con el tiempo de seguimiento habitual en los estudios de fase 3 de vacunas. Según la FDA, la fase 3 en los estudios de vacunas debería durar entre uno y cuatro años.

Sin embargo, del documento de revisión de Pfizer se desprende que la empresa no completó ni siquiera este período de seguimiento relativamente corto, y de hecho se contentó con sólo 30 días de seguimiento de los acontecimientos adversos graves. Este hecho se desprende del capítulo que trata de la fecha de análisis (página 30, bajo el título del capítulo de los SAE): “Niños de 12 a 15 años: Los EAS desde la dosis 1 hasta los 30 días posteriores a la dosis 2 en el seguimiento continuo fueron notificados por el 0,4% de los receptores de BNT162b2 y el 0,1% de los receptores de placebo”.


¿Cómo ha sido esto posible?

En la página 114 del protocolo del estudio -en el capítulo que trata del momento en que se realizarán los análisis estadísticos-, Pfizer estableció una serie de marcadores de tiempo para realizar estos análisis. Mientras que el periodo de tiempo máximo para el seguimiento de los efectos adversos graves en la población general del estudio es de seis meses (séptima sección), la quinta sección estableció un punto de corte adicional, de sólo 30 días después de la segunda dosis con el fin de comparar los datos entre dos grupos de edad, uno de 12 a 15 años y otro de 16 a 25 años.


En otras palabras, el protocolo parece estar diseñado de tal manera que la revisión presentada a la FDA sólo incluirá los eventos adversos graves que aparecieron durante el primer mes después de la vacunación.

De hecho, el seguimiento de los acontecimientos adversos graves continúa durante otros cinco meses, pero cualquier acontecimiento adverso que se descubra durante este periodo, o un acontecimiento adverso que se haya observado durante el primer mes pero que se haya definido como no grave y que haya empeorado durante los meses siguientes (o que haya cambiado el diagnóstico) simplemente no aparecerá en el informe de revisión.

La implicación preocupante de esta práctica es que los acontecimientos adversos graves pueden no aparecer en el informe en base al cual la FDA emite la autorización de emergencia para los niños, por lo que el seguimiento continuado, aunque se publique unos meses o años después de la emisión de la autorización temporal, no ayudará a los niños que sufrirán daños o morirán tras la luz verde de la FDA, que serán ignorados.

Diseñar el protocolo de manera que se puedan ignorar los diagnósticos de eventos adversos graves dados en hospitales no relacionados con el sitio del estudio

Dentro de los términos de las Medidas de Resultado en el protocolo del estudio, tal como se presenta en Clinicaltrials.gov Pfizer determinó que será el propio equipo de investigación el que defina los eventos adversos como tal: “Tal y como los considere el personal del centro de investigación”.

De esta manera, la compañía ha dado a los investigadores seleccionados por ellos el poder de definir por sí mismos cuál será el diagnóstico, independientemente del dictamen dado en el hospital/sede que no se define como el sitio de investigación.


¿Por qué es esto problemático?

Porque tal determinación significa que si un participante en particular sufre de eventos adversos graves y ha sido tratado, por ejemplo, fuera del hospital o sala que funciona como lugar de la investigación, entonces, de hecho, el diagnóstico hecho por los médicos que lo atienden en el hospital/sala en la que el participante es tratado es irrelevante.

De esta manera, Pfizer ha permitido que su equipo defina cuál será el diagnóstico, en lugar de dejar que el diagnóstico dado por los médicos tratantes se imponga.

Más allá de las severas críticas a Pfizer, el análisis y la comparación plantean serias dudas a la propia FDA:

¿Cómo es posible que la FDA haya aprobado un protocolo que permite tales manipulaciones?

¿Por qué la FDA permitió que la empresa realizara el análisis de datos y presentara la solicitud del permiso de emergencia en niños después de un tiempo de seguimiento tan corto, de sólo 30 días?

¿Qué hizo que la FDA estuviera tan dispuesta a aprobar el permiso de emergencia para niños? ¿Por qué se da esta aprobación basándose en un informe de seguridad que está “cocinado” a medias? Al fin y al cabo, no hay ninguna situación de emergencia para los niños.

¿Por qué la FDA no abordó estas manipulaciones y violaciones del protocolo después de que la empresa presentara su revisión?

Yaffa Shir-Raz

No hay comentarios: