martes, 20 de abril de 2021

INQUIETANTE PRONÓSTICO SOBRE LOS FUTUROS EFECTOS DE LA VACUNA

 

En el programa La Inmensa Minoría, La Dra. María José Martínez Albarracín, licenciada en medicina y cirugía por la Universidad de Murcia, catedrática de procesos diagnósticos clínicos, y miembro de la asociación de Médicos por la Verdad, habló con el historiador Fernando Paz sobre temas como la prueba PCR, el origen de laboratorio del Covid-19, el aislamiento del virus, la pandemia que no lo fue, la relación entre la vacuna de la gripe y el Covid-19, y los riesgos de las vacunas transgénicas experimentales.

La doctora Albarracín pronosticó (a partir del minuto 27 con 29 segundos en el vídeo a continuación) que en otoño-invierno de 2021 fallecerán al menos un 20%-30% de los vacunados contra Covid a causa de la vacuna, y que se culpará de las muertes a una nueva cepa:

 

“Dra. Albarracin: Efectivamente, son las vacunas las que van a producir epidemias por dos mecanismos. Uno, porque es un patógeno sintético que se puede recombinar con virus endógenos nuestros. Y otro, por lo que sostenía el Dr. Geert Vanden Bossche, el científico de GAVI, [un virólogo independiente y experto en vacunas que ha trabajado en GAVI y en la Fundación Bill y Melinda Gates], quien dijo que el problema estaba —y eso se ha visto en las granjas de pollos— en que al ser un antígeno demasiado específico pues los anticuerpos se van a producir solamente contra este tipo de antígeno. Y se va a producir lo que se llama el ‘pecado original antigénico’, es decir, que condicionan todo el sistema inmune para que sólo reaccione ante ese antígeno. Y en cuanto varíe lo más mínimo —cosa que se produce por la propia entrada en distintos individuos— la reacción inmune va a estar condicionada por esta información vacunal y va a reaccionar mal a la nueva mutación o la nueva variante. Y por lo tanto, lo que se va a producir es una enfermedad aumentada por vacuna. Es decir, va a haber epidemias mayores, más extensas y más graves. Porque el sistema inmune va a estar mal condicionado.

Y eso ya se sabe. Se sabe que hay vacunas, como la del dengue, que ha producido estos problemas. Y se sabe —cuando se han ensayado contra Coronavirus o contra el Virus sincicial respiratorio [VSR]— que producen estos problemas. Por lo tanto, en el hemisferio norte, el próximo otoño-invierno, vamos a ver una ola epidémica muy superior, con mayor gravedad y con mayor mortalidad. Estiman los expertos que entre el veinte y el treinta por ciento de los vacunados morirán. No queremos ser agoreros, pero realmente si se consigue alcanzar este setenta por ciento de vacunación que se quiere para el otoño, alcanzamos lo que se llama ‘umbral de percolación’ o ‘umbral de epidemia’. Porque los vacunados contagiarán también a los no vacunados. Y por lo tanto se producirá una epidemia extensa y grave […] Y entonces se dirá que son nuevas mutantes, nuevas variantes, y que hacen falta nuevas vacunas… Y ya le digo, se están ensayando —y creo andan ya en fase de ensayos clínicos— unas vacunas terroríficas que son de ARN autoamplificable. Es decir, que cuando se inyecta el ARN… [inaudible] …este pseudovirus encima se automultiplica, se multiplica en el organismo, son autoreplicantes. Esto es la nueva generación de vacunas génicas que querrán implantar a partir del próximo otoño-invierno.

Dr. Geert Vanden Bossche: La vacunación masiva podría conducir a un aumento en los casos graves y potencialmente letales; una pandemia fuera de control

Entrevistador: Bueno, y en el caso contrario tenemos China. China, nos están diciendo ya desde hace meses, hace una vida absolutamente normal. Incluso ha aparecido en los medios de comunicación de España, que españoles que viven en China sostienen que ellos hacen una vida completamente normal, como antes de octubre de 2019, y sin embargo en China no se han vacunado, o cuando esa situación se recondujo hacia la normalidad no había comenzado en absoluto la vacunación en China. No me diga usted que no es curioso.

Dra. Albarracin: Es muy curioso. Y eso lo que demuestra es que esta es una pandemia de miedo, de los medios de comunicación y de decisiones políticas. Está claro que no es una pandemia sanitaria, ni médica, ni epidémica.”



Los científicos siguen advirtiendo sobre los diferentes peligros de la vacunación masiva, mientras tanto, los fabricantes se preparan para más vacunas de refuerzo a la vez que los inversores se van frotando las manos.

NOTA: Aquí tienen un artículo sobre el Dr. Vanden Bossche cuando este se pronunció por primera vez haciendo sonar la voz de alarma sobre la campaña de vacunación masiva. Por otro lado, aquí hay una refutación de Rosemary Frei, MSc, a ese mismo artículo de Vanden Bossche. Poco tiempo después, Rob Verkerk, Ph.D., de Alliance for Natural Health International, entrevistó a Vanden Bossche, concluyendo que sería “científica, social y éticamente irresponsable” descartar las preocupaciones del Dr. Geert Vanden Bossche sobre esta vacunación masiva.

Las inyecciones de refuerzo contra el COVID son música para los oídos de los inversores, pero los científicos advierten que tratar de burlar al virus con inyecciones de refuerzo podría crear nuevas variantes, cada una más virulenta y transmisible que la anterior.

Los fabricantes de vacunas están diciendo a los inversores y a los medios de comunicación que las inyecciones de refuerzo de COVID ya están en proceso. En algunos casos, las compañías dicen que los refuerzos pueden ser necesarios porque la efectividad de la vacuna puede agotarse. En otros casos, sugieren que se necesitarán inyecciones de refuerzo para combatir las nuevas variantes de COVID.

Las inyecciones de refuerzo anuales de COVID son música para los oídos de los inversores. Pero algunos científicos independientes advierten que tratar de burlar al virus con inyecciones de refuerzo diseñadas para abordar la siguiente variante podría ser contraproducente, creando una ola interminable de nuevas variantes, cada una más virulenta y transmisible que la anterior.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo el jueves que era «probable» que se necesitara una tercera dosis de la vacuna COVID de la compañía dentro de un año de la inoculación inicial de dos dosis, seguida de las vacunas anuales.

Bourla dijo que «un escenario probable» es «una tercera dosis entre seis y 12 meses, y a partir de ahí sería una revacunación anual».

En una conversación organizada por CVS Health , Bourla explicó cómo algunas vacunas se administran solo una vez, mientras que otras necesitan refuerzos anuales como las vacunas contra la gripe.

«Es extremadamente importante suprimir el grupo de personas que pueden ser susceptibles al virus», dijo Bourla durante una entrevista con CNBC. Las inyecciones de refuerzo serán una herramienta importante para combatir variantes más contagiosas, agregó.

La directora comercial de Moderna, Corinne M. Le Goff, dijo durante una llamada con inversionistas la semana pasada que los estadounidenses podrían comenzar a recibir inyecciones de refuerzo de su vacuna a finales de este año para protegerse contra las variantes de COVID.

“Es probable que los países que ya han logrado una alta cobertura de vacunas estén listos para cambiar su enfoque hacia los refuerzos en 2022, y posiblemente incluso a partir de fines de este año”, dijo Le Goff.

Johnson & Johnson (J&J) también ha dicho que su vacuna de inyección única probablemente deba administrarse anualmente.

Estados Unidos también se está preparando para la posibilidad de que se necesite una vacuna de refuerzo entre nueve y 12 meses después de que las personas se vacunen inicialmente contra el COVID, dijo el jueves un funcionario de la Casa Blanca .

Si bien se está estudiando la duración de la inmunidad después de la vacunación, podrían ser necesarias vacunas de refuerzo, dijo David Kessler, director científico del grupo de trabajo de respuesta COVID-19 del presidente Biden en una reunión del comité del Congreso.

Según los datos iniciales, las vacunas Moderna y Pfizer conservan la mayor parte de su eficacia durante al menos seis meses, aunque no se ha determinado cuánto tiempo más. Pero incluso si esa protección dura más de seis meses, los expertos han dicho que pueden surgir variantes de COVID que se propagan rápidamente y que podrían llevar a la necesidad de vacunas de refuerzo regulares similares a las vacunas anuales contra la gripe.

Los refuerzos podrían permitir variantes nuevas y más infecciosas, y un mercado interminable para las vacunas.

Según Rob Verkerk Ph.D., fundador, científico y director ejecutivo de Alliance for Natural Health International, las variantes pueden volverse más virulentas y transmisibles, al tiempo que también se incluyen mutaciones de escape inmunes si continuamos en la rutina de las vacunas – intentando desarrollar nuevas vacunas que sean más astutas que el virus-

Verkerk dijo que «si ponemos todos nuestros huevos» en la canasta de vacunas que se dirigen a la parte del virus que está más sujeta a mutación, colocamos una presión de selección sobre el virus que favorece el desarrollo de variantes de escape inmunes.

Los científicos y los desarrolladores de vacunas están tratando de sortear estas variantes virales, pero no hay garantía de los resultados. Es un experimento en el que un gran número de ciudadanos se han convertido en participantes involuntarios, explicó Verkerk.

A principios de marzo, el Dr. Geert Vanden Bossche, un vacunólogo que trabajó con GSK Biologicals, Novartis Vaccines, Solvay Biologicals, el equipo de Descubrimiento de la Salud Global de la Fundación Bill y Melinda Gates en Seattle y la Alianza Global para Vacunas e Inmunización (GAVI) en Ginebra, publicó un llamado a la Organización Mundial de la Salud, respaldado por un documento de 12 páginas que discutió el “monstruo incontrolable” que creará la vacunación masiva global.

En su carta, Vanden Bossche desglosó los peligros de la vacunación masiva contra la COVID en comparación con la infección natural y concluyó:

“No puede haber duda de que las continuas campañas de vacunación masiva permitirán que las variantes virales nuevas y más infecciosas se vuelvan cada vez más dominantes y, en última instancia, darán como resultado una inclinación drástica en los casos nuevos a pesar de las tasas mejoradas de cobertura de la vacuna. Tampoco cabe duda de que esta situación pronto conducirá a una resistencia completa de las variantes circulantes a las vacunas actuales ”.

En una extensa charla con el Dr. Vanden Bossche, The Defender informó que es posible que una combinación de bloqueos y presión de selección extrema sobre el virus, inducida por el intenso programa mundial de vacunación masiva, podría disminuir el número de casos, hospitalizaciones y muertes a corto plazo, pero en última instancia, inducirá la creación de más mutantes preocupantes.

Este es el resultado de lo que Vanden Bossche llama «escape inmunológico» (es decir, esterilización incompleta del virus por parte del sistema inmunológico humano, incluso después de la administración de la vacuna).

Esto, a su vez, impulsará a las empresas de vacunas a perfeccionar las vacunas que aumentarán, no reducirán, la presión de selección, produciendo variantes cada vez más transmisibles y potencialmente mortales.

La presión de selección provocará una mayor convergencia en las mutaciones que afectan la proteína pico crítica del virus que es responsable de atravesar las superficies mucosas de nuestras vías respiratorias, la ruta utilizada por el virus para ingresar al cuerpo humano, argumenta Vanden Bossche. El virus será más astuto que las vacunas basadas en antígenos altamente específicas que se están utilizando y ajustando, dependiendo de las variantes circulantes.

Todo esto, según el, podría conducir a un aumento en los casos graves y potencialmente letales; una pandemia fuera de control.

No hay comentarios: