jueves, 22 de diciembre de 2011

UNA GRAN DUDA

En el blog de la A.V. Marinada, han publicado el enlace a un comentario de una lectora de "la vanguardia", que habla de una cuestión en la que muchos hemos pensado en alguna ocasión, incluso comentado con los amigos, pero que merece la pena publicarlo porque da justo donde no le interesa a los políticos, el comentario es de Manuela Abenza Campuzano de Madrid, y es el siguiente:


No entiendo por qué cuando voy al súper, a la gasolinera, al banco o al taller veo huecos que antes estaban ocupados por trabajadores, vacíos. Son gente que sin tener ningunaresponsabilidad sobre la crisis y por supuesto, sin haberla creado, ahora están en el paro. No entiendo por qué cuando veo las imágenes de los políticos ocupando sus puestos en ayuntamientos, diputaciones, parlamentos, senados, etc. no veo ninguna silla vacía; es decir, justo los responsables de esta dichosa crisis, los políticos, no está ninguno en el paro.

No entiendo por qué todos los ciudadanos que no tenemos ninguna culpa ni responsabilidad en haber creado esta crisis, aceptamos los sacrificios presentes y futuros, sin pedir explicaciones a quienes, por su incapacidad e ineptitud la han creado. Yo veo normal que si antes había 100 políticos en una diputación, parlamento o ayuntamiento, ahora hubiera 50, igual que en una empresa en la que había diez trabajadores ahora hay cinco. ¿Es que no son ciudadanos como el resto, que sufrimos las consecuencias en nuestros puestos de trabajo? Los políticos siguen exactamente igual ocupando sus escaños y cobrando sus sueldos –muchas veces abusivos– sin tener ningún recorte, y encima muchas veces cobrando más porque cuantos más problemas tenemos los ciudadanos, hay más comisiones, mesas, debates, dietas, etc. y más cobran.
¿Quiénes nos han metido en esta gran deuda del estado que es la que motiva la crisis? Los políticos, haciendo gastos innecesarios, endeudando al Estado al máximo para poder ellos seguir chupando del bote. ¿No es el Estado como una empresa? Pues cuando una empresa tiene crisis normalmente por endeudamiento, una de las medidas que tiene que tomar es reducir su plantilla, incluso en casos en que esa plantilla es necesaria. ¿Por qué cuando la gran empresa que es el Estado tiene crisis por un endeudamiento del que son ellos los únicos responsables, no se produce el mismo efecto?
De hacerlo tendríamos un buen ahorro en los gastos del Estado sin tener que recurrir a que no se pague servicios indispensables como son Sanidad, Educación, etc. y puedan pagar a sus proveedores, que son empresas que, si no tuvieran que cerrar por su culpa, crearían riqueza y puestos de trabajo, no como el Estado que no crea riqueza, sino que la anula precisamente por los recortes a los que nos vemos sometidos todos menos ellos.
No creeré en la buena intención de los políticos hasta que no vea por TV imágenes del Parlamento (o Senado, o Diputación, o Ayuntamiento) con sillas vacías como tenemos el resto de las empresas de este país. Entendiendo que las sillas vacías no sean porque sus ocupantes se hayan quedado en casa porque hace frío, o se hayan dormido o estén atendiendo a otros asuntos privados... y cobrando, eso sí, sus sueldos del Estado, que es lo primero que habría que reducir en cuantía y en cantidad. Y no me digan que los políticos son necesarios y que los actuales no son los responsables, que han sido los anteriores. También en una empresa cuando tiene crisis tiene igualmente que despedir a empleados aunque la situación le haya venido dada por anteriores dirigentes. También lo era mi vecino en el taller para el que trabajaba y –después de haber demostrado su competencia, cosa que los políticos no han hecho– está en el paro.

No hay comentarios: