viernes, 23 de diciembre de 2011

APRENDIENDO A CORTAR MANOS

Volviendo a las andadas, como no puede ser de otra manera es inevitable reproducir este artículo de "AD" para que sigamos tomando conciencia de las enseñanzas islámicas, no tienen desperdicio, no quiero imaginarme las clases prácticas:

Enseñan a estudiantes saudíes como cortar manos y pies a los ladrones y asesinar a los judios
Rubén Kaplan.- A pesar de las rimbombantes declaraciones de Arabia Saudí afirmando que “en los últimos años, el Reino ha revisado todas sus prácticas de enseñanza y materiales y ha eliminado cualquier elemento que sea incompatible con las necesidades de una educación moderna”, un artículo de Catherine Herridge publicado en Fox News, desmiente rotundamente el falaz anuncio, al suministrar evidencias irrefutables de que los libros escolares para niños saudíes incluyen -en su aberrante sistema pedagógico- lecciones sobre cómo cortar las manos y pies a los ladrones, asesinar a los judíos, a los homosexuales y desvalorizar a las mujeres.


Fox News consiguió las primeras traducciones de las ediciones que fueron obtenidas por el Instituto de Asuntos del Golfo en Washington. El Director del recién mencionado instituto, Ali Al-Ahmed, a la sazón ciudadano saudí, le dijo a la cadena de noticias norteamericana que los libros de texto, realizados y pagados por el Gobierno de Arabia Saudita, se introdujeron de contrabando fuera del Reino a través de fuentes confidenciales y agregó: “es así donde comienza el terrorismo, en el sistema educativo”.
Según afirma Al-Ahmed, un libro destinado a alumnos de décimo grado para el curso académico 2010-2011, evidencia que los impúberes estudian prácticas brutales. Se instruyen en aprender cómo cortar la mano y los pies de un ladrón.
En otro libro para estudiantes de noveno grado, a éstos les enseñan que la aniquilación del pueblo judío es imprescindible. Una parte del didáctico texto evoca un hadith del Corán: Ibn’ Umar reportando al mensajero de Alá dice: lucharán contra los judíos y se les asesinará hasta que incluso una piedra diga: venid aquí, musulmanes, hay un judío ocultándose detrás de mí; mátenle. En otras páginas las mujeres son descritas como débiles e irresponsables. En cuanto a los homosexuales pide que se los someta a muerte porque suponen un peligro para la sociedad. Criterioso, Al-Ahmed dice que los libros de texto son también un problema estadounidense. “Si se les enseña esas cosas a seis millones de niños en estos años importantes de sus vidas, si se les instala en su cerebro, no es de extrañar que tengamos tantos suicidas de origen saudí”.
Corroborando ése aserto, Catherine Herridge autora del libro “La ola siguiente: A la caza de reclutas estadounidenses de al Qaeda,” dice que después de los ataques terroristas del 9/11, hubo un intenso enfoque en Arabia Saudita y sus enseñanzas educativas porque casi todos los atacantes eran del Reino. En 2006, el Embajador Saudita en los Estados Unidos el príncipe Turki al-Faisal dijo al Consejo de Chicago sobre relaciones exteriores que el rey Saudí estaba determinado a erradicar esta ideología de odio. “En Arabia Saudita, el rey Abdullah reconoce que la educación por encima de todo es la clave, y se puso adelante de un programa de reformas en esta área,” dijo al-Faisal. No sólo hemos eliminado lo objetable de libros viejos que estaban en nuestro sistema, también hemos implementado un amplio plan de revisión y modernización interno”.
La abyecta educación saudí se ha extendido al Reino Unido. En 2010 la BBC denunció que miles de alumnos musulmanes británicos aprenden los preceptos de la ley islámica en colegios que copian el currículum educativo de Arabia Saudita que se enseña a estudiantes de entre 6 y 18 años. Saudi Students Clubs and Schools, una entidad financiada por Arabia Saudí que cuenta con 43 centros en Reino Unido e Irlanda, adoctrina a los escolares en la aplicación de la Sharia y la judeofobia.
También mintiendo como lo hace ahora, en aquel momento la Embajada saudí en Gran Bretaña publicó un anuncio donde decía que no apoyaba esos estudios. Quien fuera en ese momento Embajador de Israel en Gran Bretaña, Ron Grosor -que ahora representa al Estado judío ante Naciones Unidas- dijo: “El Reino se enfrenta a una nueva realidad; ya no se trata de organizaciones extremistas que actúan en las calles. Los granos del extremismo llegaron hasta las escuelas primarias”.
Al mismo tiempo, el Instituto de Investigación de la Fundación Quilliam, que estudia el Islamismo Radical, difundió que las escuelas en Gran Bretaña, los fines de semana, hacen uso de textos viejos; en especial teniendo en cuenta que, Arabia Saudita, cambió el sistema educativo en el Reino desde que comenzó a implantar la modernización en los estudios de religión. Los libros educativos actualizados del período 2010-2011 en Arabia Saudí, demuestran la mendacidad del think tank inglés Quilliam.
La prédica antijudía, el odio a los cristianos, a otras minorías religiosas, la discriminación a las mujeres y la homofobia, no se circunscribe a Arabia Saudita, sino que está arraigado en muchos países islámicos y naturalmente entre los palestinos de Hamas y la Autoridad Palestina. Un minucioso informe de L/Arche, publicación mensual del judaísmo francés, en conjunto con la B’Nai Brith de Francia, en enero del 2001, denunciaba que los manuales escolares de la Autoridad Nacional Palestina, (ANP) inducen a los niños al odio, demonizando la figura de Israel y los judíos. Desde la suscripción del convenio palestino-israelí rubricado en 1994 en el marco de “Los Acuerdos de Oslo”, la ANP, tiene soberanía sobre todo aquello que concierne a los programas de enseñanza y edición de manuales escolares. Estos se basan fundamentalmente en los manuales publicados en Egipto y Jordania, pero el Ministerio de Educación de la ANP, asume por sí solo, la responsabilidad del contenido pedagógico, diagramación e impresión de dichos manuales para uso de los niños palestinos. The Center for Monitoring the Impact of Peace, (CMIP) examinó 160 manuales escolares y “Libros escolares” publicados por la Autoridad Palestina.
Los resultados de este estudio, espantan. Muestran que esos textos apuntan a inculcar en la niñez y juventud, el odio a los judíos en general y a Israel en particular, instándolos a ser futuros mártires. También la televisión de la ANP, exacerba ese sentimiento, con programas que instilan veneno antijudío, apelando a recetas nazis y libelos medievales o a los Protocolos de los Sabios de Sión.
Lo precedente explica porqué es tan difícil que se pueda lograr la paz con Israel y que los palestinos puedan merecer un día, tener su propio Estado.

No hay comentarios: