miércoles, 25 de mayo de 2011

PxC ENTRA CON FUERZA

La PxC es ya la sexta fuerza política en Cataluña y el portavoz de la casta dice estar en estado de ‘shock’


Que Plataforma per Catalunya iba ganando adeptos, ya se se sabía, pero que acapararía hasta 67 regidores en los ayuntamientos catalanes, ha sorprendido incluso a politólogos y partidos mayoritarios. Plataforma per Catalunya y su discurso contra la inmigración ha calado y logró entrar en la segunda ciudad catalana, L’Hospitalet de Llobregat. Ahora, los partidos han cerrado filas y niegan cualquier pacto con esta fuerza.
Los partidos han cerrado filas y niegan cualquier pacto con PxC. En 2007 el grupo político nacido en Vic y liderado por Josep Anglada acumuló 17 regidores y las pasadas elecciones al Parlament ya dio los primeros sustos a más de un analista al ver cómo durante el escrutinio PxC podía entrar en el Parlament. Finalmente, no fue así, pero, a juzgar por los resultados del 22-M, lejos de estabilizarse, el fenómeno va en aumento.
Y esto es algo que preocupa a entidades, partidos y politólogos. Al final, Plataforma se ha colocado como la sexta fuerza en Cataluña, con 65.905 votantes, el 2,30% del total, por debajo de ICV-EUiA (8,4%) y superando a las Coordinadores d’Unitat Popular (CUP) (2,16%), que también han experimentado un aumento de sufragios.
“Era previsible el incremento de PxC pero no con esta magnitud, todavía estoy en estado de shock”, exponía de forma elocuente el jefe de estudios de Ciència Política de la UB y a quien se considera uno de los principales referentes ‘intelectuales’ de la progresía catalana, Josep M. Reniu. Señala que “el mensaje está basado en cualquier tipo de rumor que no se contrasta y en buscar a alguien que cargue con las culpas” de los problemas derivados de la crisis. Ni una sóla reflexión acerca de los problemas sociales y económicos que mueven a los electores de clase media a dar la espalda a los partidos tradicionales.
Reniu remarca el hecho de que Plataforma haya entrado también “donde no hay casi inmigración”, y pone como ejemplo el Ajuntament de Torelló. “Muestra un fracaso comunitario”, expone, y critica el hecho de que “en ayuntamientos en los que ya tenía presencia no se haya puesto sobre la mesa la problemática del discurso populista y xenófobo, en cuatro años”.

No hay comentarios: