miércoles, 7 de abril de 2021

¿POR QUÉ LA VACUNA NO ES NECESARIA PARA MUCHAS PERSONAS?

 



El profesor de medicina de Harvard y experto en seguridad de vacunas explica por qué cree que la vacuna covid no es necesaria para la mayoría de las personas y los niños.

Martin Kulldorff es un profesor de medicina y científico de Harvard «pro vacunas» que ha experimentado algo que muchos de sus colegas han pasado también durante esta pandemia, la censura y el ridículo. Es algo que nunca antes había experimentado, sobre todo teniendo en cuenta que es un reconocido experto en su campo, pero el COVID ha desatado un gran ataque contra científicos, médicos y periodistas que presentan información, datos, ciencia o incluso una opinión que cuestiona el reclamos de los gobiernos y las medidas que están y han estado tomando en un intento por lo que ellos dicen que es «detener la propagación del covid». Hay mucha ciencia y datos que muestran que los bloqueos, por ejemplo, no hacen nada para detener la propagación del covid y acaban matando a más personas que el propio virus, además de causar muchos otros problemas que van incluso más allá de la salud. Hay varias docenas de estos estudios que ya se han publicado.

Kulldorff tuiteó recientemente lo siguiente:

Pensar que todo el mundo debe vacunarse es tan erróneo científicamente como pensar que nadie debería hacerlo. Las vacunas COVID son importantes para las personas mayores de alto riesgo y sus cuidadores. Aquellos con una infección natural previa no lo necesitan. Ni tampoco los niños.

También recientemente tuiteó:

Después de haberse protegido mientras la clase trabajadora estuvo expuesta al virus, los #Zoomers vacunados ahora quieren pasaportes de vacunas donde la inmunidad de una infección previa no cuenta, a pesar de pruebas más sólidas de protección. Un asalto más a los trabajadores.

Kulldorff ha sido bastante franco en su creencia de por qué quienes promueven la idea de los pasaportes de vacunas no hacen más que daño y que la censura de las discusiones sobre vacunas es el verdadero problema.

Una vez más, Kulldorff no está en contra de las vacunas, de hecho, las apoya. Pero cuando se trata de covid, cree que las personas que han sido infectadas, que probablemente son más de mil millones de personas en todo el mundo, ya han desarrollado inmunidad al virus. Mientras tanto, en lo que respecta a la eficacia de la vacuna, todavía no sabemos qué tan efectiva es para detener la propagación.

Hay varios estudios que insinúan el punto que señala el profesor, que aquellos que han sido infectados con covid pueden tener inmunidad durante años, y posiblemente incluso décadas. Por ejemplo, según un nuevo estudio realizado por científicos respetados en los principales laboratorios, las personas que se recuperaron del coronavirus desarrollaron niveles «robustos» de células B y células T (necesarias para combatir el virus) y «estas células pueden persistir en el cuerpo durante mucho, mucho tiempo «. Este es sólo uno de muchos ejemplos. Hay estudios que sugieren que la infección por coronavirus anteriores, que antes de COVID-19 circulaban por el mundo infectando a cientos de millones de personas cada año, también pueden brindar protección contra el COVID-19.

Al hacer afirmaciones no científicas, los medios a menudo se refieren a «funcionarios de salud» o «expertos en salud» sin nombrar a esos expertos. Desafío a Twitter a que nombre a los epidemiólogos de vacunas que piensan que todos deben recibir la vacuna Covid, incluidos los niños y aquellos con inmunidad a una infección previa.
Martin Kulldorff

También afirma que la vacuna covid no ha sido aprobada para niños y no sabemos nada sobre la eficacia de la misma o las posibles reacciones adversas que algunos niños puedan tener.

Kulldorff concedió recientemente una entrevista con, según su tuit , «un importante periodista que eligió permanecer en el anonimato en lugar de arriesgar su sustento».

Nuevamente, este es un tema común. Por ejemplo, Jonas F Ludvigsson, pediatra del Hospital Universitario de Örebro y profesor de epidemiología clínica en el Instituto Karolinska, está abandonando su trabajo sobre el covid-19 debido al acoso de personas a las que no les gusta lo que descubrió, que de casi 2 millones de niños en edad escolar, cero murieron como resultado del covid durante la primera ola cuando no hubo encierros, cierres de escuelas o mandatos de máscaras. Puedes leer más sobre esa historia específica aquí.

En la reciente entrevista Kulldorf también dijo:

Dado que la mayoría de los niños son asintomáticos o solo presentan síntomas leves, será difícil demostrar que la vacuna puede reducir los síntomas, las hospitalizaciones o la mortalidad en los niños, lo que requiere una muestra de gran tamaño en países que todavía tienen una propagación considerable de la enfermedad.

He trabajado con vacunas durante un par de décadas, pero Twitter claramente cree que las discusiones científicas sobre estas cosas son peligrosas. Quizás las redes sociales sean peligrosas para quienes están en el poder. Espero que las redes sociales sean peligrosas para los encierros que han hecho tanto daño a la salud pública durante el año pasado. El enorme daño colateral a la salud pública, que está siendo documentado por Collateral Global, es algo con lo que continuaremos viviendo y con lo que moriremos durante muchos años por venir. Realmente es una tragedia de salud pública de proporciones épicas.

No hay comentarios: