viernes, 5 de febrero de 2021

¿EXISTE EL FRAUDE ELECTORAL?

 




Pedro Sánchez otorga al CIS 11.4 millones de euros y paga a su director, Tezanos, cien mil euros de sueldo. Sánchez sabe que le debe mucho al CIS, al frente del cual, de manera mafiosa, hay un militante socialista en lugar de un profesional independiente, como es preceptivo en una democracia

La sospecha de que en España existe fraude electoral y que los resultados de las elecciones se alteran crece y afecta ya a una parte notable de la ciudadanía. Se piensa que el fraude se produce en los trasvases de las actas, que ya no se recuentan manualmente, a soportes informáticos.

Los mecanismos fraudulentos están pensados con astucia para que si son descubiertos puedan ser atribuidos a fallos informáticos, pero el fraude otorga el poder a unos y se lo arrebata a otros. Según las fuentes que difunden esa tesis, el fraude electoral no ha sido hasta ahora masivo, pero sí suficiente para arrebatar el poder a la oposición y alcanzar suficientes diputados para gobernar.

Esas mismas fuentes creen que las encuestas del CIS de Tezanos, sorprendentes por sus resultados siempre favorables al PSOE, no sólo sirven para fortalecer a ese partido y dar una sensación de apoyo popular que es falsa, sino, sobre todo, para hacer creíbles unos futuros resultados electorales alterados.

Cuando la gente se sorprenda ante una inexplicable victoria electoral de los que, en buena lógica, tenían que perder porque su labor de gobierno fue nefasta, entonces los periodistas y medios comprados recordarán al ingenuo pueblo que esos resultados ya fueron anticipados por la demoscopia.

A millones de españoles les parece increíble que el PSOE, a pesar del enorme desgaste que representa haber convertido a España en el país más destruido por la pandemia y con más muertos por habitante de todo el mundo, mantenga casi intactos sus apoyos e incluso subiendo. Afirmar que la marea de cadáveres provocada por la negligencia de los que gobiernan y la mala gestión de la pandemia no tiene efectos en la intención de votos de los ciudadanos es como sostener que el sol sale de noche en lugar de la luna. Por muy imbéciles que sean los españoles y por muy ciegos que se hayan vuelto por culpa de la propaganda mentirosa del gobierno y de las falsedades y silencios comprados de los medios de comunicación, los miles de ancianos muertos, abandonados en sus residencias, tienen que tener efectos negativos para los culpables, que no son otros que los que gobiernan la nación.

Tampoco es creíble que los miles de negocios temporalmente cerrados y los miles que se han arruinado y desaparecido con la pandemia no clamen al cielo y generan una oleada de venganza y castigos contra un gobierno que ha sido señalado en todo el mundo como el peor en la gestión de la pandemia.

Si a la rabia por los muertos y los negocios cerrados se agregan el dolor y las ansias de venganza de los que han perdido sus empleos y están bajo las garras del paro, viendo como el hambre penetra en sus vidas, la marea de los que claman venganza contra Sánchez es indetenible y suficiente para que el apoyo a los que mal gobiernan se derrumbe.

A la marea anti-Sánchez hay que agregar a los que se sienten maltratados por los médicos, que diagnostican y recetan por teléfono, los que ven como la gente muere en sus casas, sin recibir la atención médica a la que tienen derecho, los que se indignan ante la ruina económica y moral de la nación y los numerosos españoles que sienten asco ante una clase política gobernante que se atiborra de privilegios, que se sube los sueldos durante la pandemia, que está endeudando a España hasta la locura y que ha sido incapaz e adelgazar el Estado y renunciar a algunos de sus muchos privilegios y ventajas para solidarizarse con un pueblo desesperado, que ve como la prosperidad, los derechos y las libertades conquistadas en el pasado se esfuman, victimas de uno de los peores gobiernos del planeta.

Si todo eso no provoca, irremediablemente, un desastre electoral para los culpables del drama, que son, por encima de todo, el PSOE, acompañado en sus agresiones y maldades por Podemos, independentistas, golpistas catalanes, nacionalistas vascos y amigos de la asesina ETA, que venga Dios y lo crea porque ningún humano en sus cabales se lo puede tragar.

Todos estos argumentos, necesariamente, tienen que generar un profundo rechazo al gobierno, que las encuestas actuales no recogen y menos las del oficial CIS que dirige Tezanos, un socialista radical.

De ahí a pensar que un gran pucherazo se está preparando, queda muy poco. Es más, pensar que se prepara un fraude parece lógico para miles de observadores y analistas capaces de eludir el adoctrinamiento y la lluvia de mentiras que se esparcen desde los medios comprados por el gobierno.

En las redes sociales proliferan las denuncias y sospechas de fraude en el recuento de votos. Esas mismas redes, donde la resistencia al abuso de poder, la mentira y la corrupción crecen, destacan que el país se está hundiendo y que el gobierno emplea toneladas de dinero en financiar se poder, sobornando, comprando voluntades y medios y pervirtiendo a los que tienen influencia.

Los críticos son cada día más feroces y contundentes y destacan, ya con credibilidad, que utilizar el dinero público para comprar votos, votantes y medios de comunicación es corrupción y fraude, lo mismo que mentir e incumplir las promesas electorales. Decir, como dijo Sánchez en campaña, que nunca pactaría con BILDU o con Podemos y después hacerlo es fraude duro y mas corrupto que robar. Aprobar medidas con el único fin de ganar votos es también fraude y acuchillar la democracia. Usar el dinero público con fines electorales es fraude. Acosar a la oposición hasta desacreditarla, es fraude. Castigar con menos dinero y menos vacunas a las comunidades gobernadas por la oposición es fraude, estafa y una canallada que viola la Constitución y la decencia.

Nadie tiene pruebas, pero los indicios y las sospechas son muy poderosos. Para los que luchamos por una España limpia y mejor que la sucia que nos han construido desde el poder corrupto e inepto, el fraude del PSOE de Sánchez es una realidad posible, probable y casi incuestionable, de igual modo que pensar que todo ese océano de indecencia y abuso de poder puede quedarse sin castigo ciudadano y sin reflejo en las urnas es menos creíble y lógico que un cuento de hadas o la fábula de Pinocho, el muñeco viviente de madera.

Francisco Rubiales

No hay comentarios: