sábado, 21 de noviembre de 2020

NOTA ACLARATORIA

El hecho de compartir varios vídeos y artículos críticos con el gobierno ha propiciado que algunos lectores me hayan dirigido comentarios tanto a través de fb como por mail diciendo que no entienden como puedo hacerlo siendo socialista. Pues bien, debo aclarar que no pertenezco ni estoy ni he estado afiliado jamás a ningún partido. Supongo que esto viene a raíz de haber participado en la lista de las últimas elecciones municipales del PSC por el ayuntamiento de Calafell, en el puesto 21 por cierto, y como independiente. Esto tiene una explicación muy sencilla; para el gobierno municipal nunca tengo en consideración a ningún partido, sino a las personas que encabezan la lista y, en ese momento, de todas las opciones la mejor en mi opinión fue la del actual alcalde, que en este caso pertenece al PSC, hubiera hecho lo propio de pertenecer a cualquier otro partido, y me puse en la lista porque consideré que era una forma de compensar el trabajo de campaña que había realizado Ramon Ferré, que durante un año se estuvo reuniendo y escuchando a los vecinos del municipio, cosa que ningún otro candidato había hecho ni por asomo.

Gobernar un municipio como el nuestro es una labor muy compleja y requiere de ciertos conocimientos y experiencia, el actual alcalde con sus aciertos y errores, como todo el mundo, es el único que hoy por hoy reúne ambas condiciones, ya me gustaría ver a muchos de esos que tanto lo critican en su lugar.

Nunca me han gustado los partidos porque considero que desde que existen han sido una auténtica fábrica de corruptos, su existencia sería prescindible porque un ayuntamiento bien podría estar gobernado por un equipo de profesionales, al fin y al cabo quienes llevan la gestión son los funcionarios y técnicos, que ahí sí que habría que realizar una buena criba, porque los hay de muy responsables y eficaces, pero también los hay muy ineptos, prepotentes y endiosados, a esos son los que el sistema debería permitir reciclar o sustituir, como en cualquier empresa privada.

Que algunos me posicionen en uno u otro lado me trae sin cuidado puesto que hace años que tengo muy claro que la izquierda y la derecha forman parte de un sistema cuyo único objetivo es ir compartiendo alternativamente el pastel, que no es otro que asegurarse una jubilación dorada, tanto los altos cargos, como amigos y familiares y llenarse los bolsillos mientras permanecen en el poder, así que lo que debería ser una política real la considero inexistente o dicho de otra manera, una farsa. La democracia no existe y la constitución es un fraude. Deberíamos estar gobernados por profesionales como decía antes, independientemente de la ideología de cada uno, insisto, como en una empresa privada, de tal modo que el que sea competente que perciba lo que le corresponde, y el inepto al paro, extensible también a esos funcionarios. 

Nunca he entendido, bueno sí, entiendo que es así porque el sistema está confeccionado a su medida, que tanto a nivel nacional, como autonómico o local, alguien pueda ponerse al frente de un departamento del que no tiene ni la más remota idea, como lleva sucediendo desde que existe la democracia, para cada puesto deberían existir los requisitos necesarios y obligatorios que acreditara la capacitación para el mismo, es una auténtica barbaridad que un sanitario esté al frente de la policía local, por ejemplo, o que un aparejador esté al frente de la sanidad, pues así viene sucediendo y así nos lo venimos tragando, no es de extrañar pues que las cosas a veces vayan como el culo, un alcalde y/o un regidor puede estar muy preparado y dispuesto, pero ese equipo que tiene detrás ya le viene impuesto y si no es eficaz difícilmente podrá gestionarlo como debiera.

Quienes estuvieron al día en la última campaña municipal son conscientes de lo que estoy comentando, porque hubo alguna lista cuyo candidato y la mayoría de los que la formaban eran unos auténticos desconocidos, otra fisura en este desfasado sistema; cualquiera puede optar a ser alcalde o regidor y todo vale con tal de pillar la poltrona y vivir cuatro años con un buen sueldo aunque no sea merecido, y nada ni nadie puede hacer nada por evitarlo.

Por todo lo expuesto y teniendo en cuenta que quienes dirigen el país (desde hace décadas) no lo pueden hacer peor, entenderás que toda crítica sea poca, porque si algo tengo claro, es que podríamos ser una auténtica potencia, sin embargo entre unos y otros nos han llevado a la ruina.

Espero que te haya quedado claro y entiendas que voy a seguir expresando mi opinión mientras se pueda, y que nada tiene que ver la gestión del gobierno central o de la generalitat con la municipal ni si se trata de uno u otro partido.

No hay comentarios: