viernes, 20 de noviembre de 2020

BARES Y RESTAURANTES PODRÁN ABRIR HASTA LAS 21:30

 


David Zorraquino 19/11/2020

La Generalitat catalana ha presentado finalmente este jueves su plan de reapertura de las actividades clausuradas por las restricciones de la segunda ola de Covid, y ha confirmado que los bares y restaurantes abrirán a partir del próximo lunes 23 de noviembre en la primera fase de flexibilización, que durará 15 días. Los hosteleros podrán reabrir sus negocios entre las seis de la mañana y las 21.30 horas, media hora antes del comienzo del toque de queda nocturno, a las 22 horas. 

"El aumento de distancia entre las mesas es en la práctica como una reducción de aforo. El criterio de la distancia tiene más sentido en el exterior que un aforo estricto y es más visual para la ciudadanía", ha dicho este jueves el vicepresident en funciones, Pere Aragonès. Estas medidas tendrán que estar marcadas en el suelo con señalizaciones. 

Este cierre temprano levantó la indignación entre el gremio hostelero catalán, cerrado desde hace más de un mes por orden del Procicat.

Para dar una imagen de "unidad", el ejecutivo catalán ha hecho el anuncio formal del plan de flexibilización a coro entre el vicepresident (ERC) y la consellera portavoz, Meritxell Budó, de JxCat.

Reapertura a partir del 23 de noviembre

En las terrazas, la nueva normativa marca desde el lunes próximo que puedan reabrir al 100% y con un máximo de 4 personas por mesa (excepto si un mismo grupo burbuja excede de estos miembros) más una separación de seguridad de 2 metros entre mesa y mesa. Esta semana se había filtrado que reabrirían solo al 30% de capacidad.

El interior de los bares y restaurantes se podrá abrir con un 30% de aforo y siempre que se pueda asegurar una buena ventilación debido a la implicación de los aerosoles en la transmisión del virus (en los espacios exteriores este riesgo de contagio se reduce mucho). 

Reabren los gimnasios y la actividad cultural desde el lunes 23

En este primer tramo, que durará 15 días, las escuelas seguirán con las clases presenciales en Infantil, Primaria y ESO y serán virtuales, como hasta ahora, en el Bachillerato y las universidades. Las actividades extraescolares seguirán permitidas solo en el caso de los grupos burbuja de un máximo de seis participantes. El resto seguirán prohibidas.

Las actividades culturales como cines, salas de conciertos y teatros también reabren el próximo lunes 23 de noviembre con un 50% del aforo y como máximo 500 personas. Los museos, bibliotecas y salas de exposiciones, que están abiertos al 30%, lo harán desde el lunes al 50%. Los espectadores que salgan de un espectáculo más tarde de las 22 horas podrán justificar su retorno a casa dentro del toque de queda mostrando la entrada. 

Abren en este primer tramo los equipamientos deportivos al aire libre con un 50% de aforo y control de acceso. Los cerrados reabren al 30% de su capacidad y con cita previa y sin vestuarios, a excepción de las piscinas.

Los comercios de menos de 800 metros cuadrados prosiguen con el aforo del 30% y los de mayor superficie, que hasta ahora están restringidos al uso del 30% de su superficie, abrirán ya sin restricción de espacio pero con un aforo al 30%.

Seguirán cerrados los espacios infantiles lúdicos interiores, bingos, casinos y salas de juego y fiestas mayores. Los actos religiosos seguirán restringidos a un 30% del aforo así como la actividad social, acotada a un máximo de seis personas. Lo mismo que los tres confinamientos actualmente vigentes: el toque de queda nocturno de 22 horas a seis de la madrugada, el de fin de semana municipal y el cierre perimetral de Cataluña.
 
Relajación pendiente de que los datos sanitarios mejoren

"Tras muchos esfuerzos estamos en disposición de flexibilizar algunas medidas", ha indicado Aragonès. "No es un plan de desescalada como el de la pasada primavera. No es un plan para recuperar la normalidad, lo que ha de permitir es un retorno progresivo a las actividades económicas y sociales restringidas con responsabilidad", ha añadido. 

Este plan de cuatro fases de apertura tiene un horizonte de dos meses, "siempre mirando la evolución de los datos sanitarios y reactivando los sectores económicos" en función de esta evolución, ha dicho Aragonès, que ha recordado que esta 'desescalada' es posible gracias a que "en poco más de un mes de limitación de las actividades se ha conseguido cambiar la dinámica de la pandemia sin tener que recurrir al confinamiento estricto de 100 días de la pasada primavera". 

El Govern sigue sin renunciar a alcanzar los objetivos sanitarios de no más de 300 camas de UCI ocupadas por pacientes de Covid (hay 553), de una velocidad de contagio por debajo de 1 (la Rt lleva unos días instalada por debajo de 0,8, en el 0,76) y de menos de 1.000 contagios nuevos al día (ahora son el doble). 

"No queremos correr demasiado y tampoco podemos. En junio fuimos muy rápido y por eso la segunda ola llegó antes a Cataluña. Ahora no queremos que llegue la tercera ola en invierno y antes de que llegue la vacuna", ha indicado el president en funciones. "Con cada medida que se flexibiliza asumimos un riesgo epidemiológico más alto", ha añadido.

Medidas especiales en los días señalados de Navidad

Aragonès ha comentado, además, que en breve se dará a conocer por parte del Govern "un refuerzo de la estrategia de Salut centrado en multiplicar los rastreos preventivos" y que complementará el proceso de apertura que arranca el día 23. Y también, que la semana que viene se explicará qué medidas específicas se seguirán en los días señalados de Navidad, como el de Fin de Año.

El resto de tramos, del segundo al cuarto

A partir del 8 de diciembre 

Abren los centros comerciales con un aforo del 30% y los comercios al 50%. 

Se levanta el confinamiento municipal de fin de semana para ser comarcal.

Los bares y restaurantes amplían su aforo al 50%. 

La actividad cultural incrementa su aforo al 70%.

A partir del 21 de diciembre

Las actividades sociales se amplían a un máximo de 10 personas (el equivalente a dos burbujas de convivencia).

Se eliminan las restricciones de movilidad de fin de semana y la perimetral de Cataluña (la última no se levantaba hasta enero en el borrador filtrado esta semana) pero se mantiene el toque de queda nocturno de 22 horas a seis de la madrugada.

El aforo de las actividades deportivas al aire libre sube al 70% y al 50% en el interior de la instalaciones.

El aforo de los actos religiosos pasará a ser del 50%.

A partir del 4 de enero

Se comenzará a recuperar progresivamente la presencialidad de las clases en el Bachillerato, la FP y en las universidades, y también en las actividades extra escolares y deportivas de competición.

Se mantendrá el toque de queda nocturno.

​Ocio nocturno y universidades, los más damnificados

En este plan de reapertura trazado por el Govern catalán, el sector de las discotecas y el ocio nocturno es el gran perjudicado al quedar fuera de esta relajación de las medidas debido al mantenimiento del toque de queda nocturno durante los próximos dos meses en Cataluña. 

También los estudios universitarios, pues los estudiantes de tercer ciclo seguirán obligados a seguir las clases teóricas en formato virtual.

No hay comentarios: