Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

jueves, 30 de julio de 2020

"MÉDICOS POR LA VERDAD"

Vaya por delante que a los pocos días de la aparición de estas dos plataformas: "Médicos por la verdad" y "Ciudadanos por la verdad", aparecían las páginas "opuestas", como "Maldita.es" desmintiendo todo lo relacionado con ellas y acusándolas de conspiración, en este caso vamos a ser neutrales y que todo el mundo pueda expresar su opinión, tanto los que defienden a los medios convencionales y la gestión llevada a cabo por los políticos, como los que están en contra. Esta información compartida no está para crear polémica, que cada uno crea lo que considere oportuno.


Buenas tardes, bienvenidos a todos, gracias por acudir a esta convocatoria para comunicar a la sociedad española e internacional la creación del grupo de trabajo “Médicos por la Verdad-España”

Les habla el Dr. Angel Ruiz-Valdepeñas Herreros, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, y hoy contaremos con la participación de algunos de los miembros de esta agrupación de profesionales de la medicina, en representación de los más de 140 médicos que ya integramos dicha plataforma de “Médicos por la Verdad-España”, y que estamos seguros que en pocos días se va a incrementar enormemente en número, teniendo en cuenta su formación hace pocas semanas, y no haberse todavía publicitado de forma masiva. 

Hoy contaremos con la presencia de: 

- La Dra. Natalia Prego Cancelo, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

- El Dr. Rafael Gazo Lahoz, Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria

- La Dra. María José Martínez Albarracín, Catedrática de Procesos Diagnósticos Clínicos, fue Profesora de Bioquímica, Inmunología y Técnicas Instrumentales en el Ciclo Superior de Formación Profesional de Laboratorio de Análisis Clínicos

- Dr. Heiko Schöning, Médico Generalista en Hamburgo (Alemania)

En primer lugar, queremos expresar nuestro reconocimiento y recuerdo de todas las víctimas directas e indirectas que ha ocasionado la enfermedad denominada Covid-19, incluyendo por supuesto a todos nuestros compañeros sanitarios fallecidos, y desde aquí queremos dedicar todo nuestro cariño, presencia y oraciones tanto por los fallecidos como por sus familiares.

En segundo lugar, expresar también nuestro reconocimiento y agradecimiento por el trabajo realizado por tantas personas durante la pandemia, sanitarios y no sanitarios, así como por el esfuerzo realizado por las autoridades, fuerzas del orden y demás agentes sociales, entendiendo que todo se ha llevado a cabo desde la mejor voluntad.

Asumiendo esta premisa, queremos ya de entrada, manifestar que a pesar de la mejor voluntad que hayamos tenido todas las personas que hemos tenido un papel activo en esta crisis sanitaria, incluyéndonos a nosotros mismos, los médicos, muchas de las medidas implementadas sabemos ahora que no han sido las más adecuadas, y que algunas incluso han ocasionado y siguen ocasionando más perjuicio que beneficio, siendo este el motivo fundamental que ha motivado que nos unamos en este colectivo que hemos denominado “Médicos por la Verdad España”.

Paralelamente hemos incentivado la creación de otros grupos de trabajo que integran a otros profesionales altamente implicados en esta pandemia. Concretamente se han originado las plataformas de “Sanitarios por la Verdad”, “Psicólogos por la Verdad”, “Abogados por la Verdad”, y quizá la más amplia e importante “Médicos y Científicos por la Verdad”, así como el grupo “Ciudadanos por la Verdad- España”, este último grupo omniincluyente de toda aquella persona que quiera informarse, compartir iniciativas, recursos legales, etcétera.

Todo ello para establecer una Comisión Extraparlamentaria de Investigación de España, que integrará un amplio abanico de profesionales de todos los ámbitos, implicados tanto en la gestión como en la evaluación de la pandemia y de las consecuencias de la misma, con la finalidad de extraer conclusiones útiles para el futuro. Será bienvenido en esta comisión, todo aquel que pueda aportar su trabajo y experiencia para evaluar todo lo acontecido, y proponer estrategias eficaces de cara al futuro, donde al parecer es probable que aparezcan rebrotes de esta u otras enfermedades. Es decir estas son plataformas de trabajo e investigación POR la Verdad, y no CON la Verdad, pues pretendemos sumar nuestras conclusiones y sugerencias a los esfuerzos que ya se están llevando a cabo desde otros estamentos gubernamentales, sanitarios, judiciales, etc.

También estamos muy felices de comunicar que ya estamos en contacto con la Comisión Extraparlamentaria de Investigación Alemana, y hemos establecido un compromiso de colaboración mutua, para ayudar a nuestra sociedad a implementar las medidas más racionales y proporcionadas que sea posible en esta situación que estamos viviendo a nivel mundial. Igualmente hemos establecido contacto con grupos de similares características en Bolivia, Argentina, Colombia, México, Estados Unidos, etcétera, para finalmente integrarnos de forma colaborativa como “Médicos del Mundo por la Verdad”, pues el aprendizaje que se establecerá de esta manera se multiplicará de forma exponencial. 

Le damos la palabra al Dr. Heiko Schöning, Médico Generalista, portavoz de la Comisión Extraparlamentaria de Investigación Alemana, y cofundador de la asociación Médicos por la Verdad de Alemania. Comisión Extraparlamentaria que salvo error es la pionera, la primera a nivel mundial, y en la que nos hemos inspirado para dar origen a la correspondiente Comisión de Investigación Extraparlamentaria Española.

Desde Bolivia, nos remiten poster del encuentro que se está celebrando hoy mismo denominado Argumentaciones Científicas organizado por COMUSAV, Coalición Mundial Salud y Vida, que precisamente versará sobre uno de los puntos que defendemos en este nuestro comunicado, el uso terapéutico del Dióxido de cloro como agente antimicrobiano de amplísimo espectro, sin efectos secundarios, de coste insignificante, y con resultados muy superiores a los tratamientos recomendados oficialmente o en ensayo para tratar la Covid 19. 

Puntos ya consensuados desde “Médicos por la Verdad-España”, sobre los que anticipamos ya de entrada que sostenemos una opinión fundamentada en la evidencia científica disponible, y en los mismos documentos de la OMS, que apuntan a un enfoque radicalmente distinto al seguido en muchos países como aquí en España.

1- Situación actual de la pandemia en España. Dra. Natalia Prego Cancelo. Ya no hay epidemia en la realidad clínica que justifique muchas de las medidas adoptadas.

2- El confinamiento de las personas sanas. Dr. Angel Ruiz-Valdepeñas Herreros. Tiene gravísimas consecuencias negativas, y no hay suficiente evidencia de que tenga beneficio alguno. No es admisible repetir bajo ningún concepto el confinamiento

3- Utilización de mascarillas higiénicas por las personas sanas. Dra. Natalia Prego Cancelo. No hay evidencia científica de beneficio y sí de enormes perjuicios sociales y de salud.

4- El distanciamiento social. Comunicado elaborado desde “Psicólogos por la Verdad España”. Repercusiones a todos los niveles, especialmente en la salud física y mental de niños y ancianos

5- Uso de guantes. Dra. Natalia Prego Cancelo. No hay evidencia de beneficio. Consecuencias negativas sociales, medioambientales, dermatológicas…

6- El tema de las PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), de la máxima importancia a tratar en el manejo de la pandemia. Analizado en profundidad por la Dra. María José Martínez Albarracín. Se está haciendo un mal uso de las mismas con muy graves consecuencias. Una PCR positiva no implica necesariamente que una persona esté enferma, entre el 30 y el 80 % pueden ser falsos positivos. En el momento actual de la pandemia, la mayoría se trata de personas SANAS, asintomáticas, que no tienen capacidad de contagiar a otros. En el caso de estas personas asintomáticas no tiene por tanto sentido recomendarles aislamiento respiratorio, y menosaún obligarles a someterse a una cuarentena. Es aún más grave declarar un “brote” por unos pocos casos de PCR positivoas y basándose en ello justificar “confinamientos” parciales o globales. Es absolutamente desproporcionado e inadmisible.

7- Protección de los 2 colectivos más vulnerables en esta crisis: los niños y los ancianos, así como la importancia de restablecer la normalidad en la atención sanitaria. Dr. Rafael Gazo Lahoz.

8- Tratamiento de los enfermos de Covid. Dra. María José Martínez Albarracín. 
Facilitar a nivel nacional la administración de tratamientos que están demostrando un éxito más que notable: por ejemplo el Dióxido de cloro, Ozonoterapia, Peróxido de hidrógeno.

9- Fomentar la investigación a fondo del patrón epidemiológico de la Covid 19, no sólo como enfermedad infecciosa, sino posiblemente también el factor que podríamos denominar tóxico, que debe ser estudiado con mucha mayor profundidad, donde destacan fundamentalmente 3 factores, que en orden creciente de importancia serían: 

- Contaminación atmosférica

- Contaminación por energía electromagnética, concretamente la tecnología 5G

Es del todo inadmisible la fortísima censura que está teniendo toda información que ponga en duda la inocuidad de la tecnología 5G, cuando hay cientos de estudios que demuestran el daño genético, inmunológico, endocrino, etcétera.

- Y en tercer lugar, el factor más importante que parece haber jugado un papel decisivo en la mortalidad asociada a la Covid 19, que sería el efecto inductor o catalizador u otro pendiente de delimitar, provocado por la vacunación antigripal. Ya todos conocemos el estudio llevado a cabo por el Servicio de Farmacovigilancia del Hospital de Barbastro (Huesca), que aún siendo un estudio preliminar, muestra una muy potente relación entre la mortalidad por Covid 19 y el hecho de haber recibido la vacuna antigripal de la última campaña. 

Desde aquí, por tanto, consideramos de obligada consideración que se lidere desde el Ministerio de Sanidad, un estudio que englobe al máximo de áreas de salud que sea posible, para determinar exactamente el nivel de relación entre vacunación antigripal y mortalidad por Covid 19.

Y evidentemente detener la próxima campaña de vacunación antigripal hasta que no se complete dicho estudio


10- Casi para terminar, y quizá de los puntos más importantes, el papel de la prensa en esta pandemia, antes de dar cabida precisamente al turno de preguntas por parte de los medios de comunicación aquí presentes.
Desde aquí os pedimos, a la prensa, un esfuerzo de responsabilidad, que sinceramente no hemos visto hasta ahora. El bombardeo continuo de información de los datos de la pandemia sin ponderar adecuadamente ni la cantidad ni la calidad de dicha información, está teniendo un efecto demoledor en la población. Por ejemplo, el publicar un determinado número de nuevos casos de la enfermedad como si de una situación grave se tratara, cuando en la inmensa mayoría de los casos a fecha de hoy se trata tan sólo de test positivos, que en la mayoría de los casos se trata de personas completamente sanas. 

11- Y por último, petición desde esta plataforma de Médicos por la Verdad España, a todos y cada uno de los Colegios Oficiales de Médicos, así como al Consejo General de Colegios de Médicos de España, que dé un posicionamiento oficial sobre todos los puntos reflejados en este documento de consenso. Como cualquier otro ciudadano lo necesitamos, y como compañeros médicos es imprescindible sentir el respaldo de las asociaciones que nos representan. No basta con avalar las decisiones gubernamentales sin cuestionamiento de las evidencias científicas en que se basan.

Con pensamiento único, sin crítica, sin margen de duda, se acabó la ciencia, se acabó la verdadera medicina.


EN RELACIÓN CON EL CONFINAMIENTO:

El Confinamiento masivo de toda la población, sin entrar en las gravísimas consecuencias desde el punto de vista económico, que en resumen quedan reflejadas en el informe llamado “Contabilidad Nacional Trimestral de España: principales agregados. Avance CNTRT1-2020”, y que en definitiva suponen una quiebra de la economía del país, cierre de innumerables pequeñas, medianas y grandes empresas. Según un artículo en la web del mismo Fondo Monetario Internacional “el Gran Confinamiento se convierte en la peor recesión desde la Gran Depresión, dejando muy atrás a la crisis financiera mundial”. Lo menciono en primer lugar, pues sin duda va a ocasionar muy importantes repercusiones en la salud de TODOS los ciudadanos. 

Además el Reglamento Sanitario Internacional, firmado por España en 2007, en su Artículo 18 habla para casos como la actual pandemia de “Aislamiento selectivo” de pacientes, pero nunca de Confinamiento masivo, textualmente dice: 

- someter a cuarentena o aplicar otras medidas sanitarias para las personas sospechosas; 

- someter a aislamiento y a tratamiento, cuando proceda, a las personas afectadas; 

El impacto del confinamiento ya sufrido va a ser brutal, difícil aún de evaluar en toda su magnitud, pero en términos de salud comunitaria podrían mencionarse: 

- Mayores dificultades de acceso a los servicios de salud como dentistas, fisioterapia, consultas privadas de cualquier especialidad, medicinas complementarias, o cualquier otro servicio no financiado por la Seguridad Social. 

- Aumento de Alteraciones del estado de ánimo como depresiones, suicidios, aumento del alcoholismo, de violencia intrafamiliar y extrafamiliar (aumento de robos, corrupción y violencia en la calle, como ya está ocurriendo en países más desfavorecidos económicamente) 

- Malnutrición y desnutrición. No olvidemos que el hambre es la principal causa de muerte a nivel mundial, y va a estar muy condicionada por los confinamientos si estos vuelven a tener lugar. 

- En relación con la salud infantil, extractando algunas conclusiones del Seminario de Innovación en Atención Primaria (SIAP) extraordinario (#siapCovid19), convocado el 24 de marzo de 2020, podemos leer textualmente: 

“Los niños no son indiferentes a esta pandemia del coronavirus. Aunque mayoritariamente presentan un cuadro leve y autolimitado, parece que en este confinamiento pueden aflorar diferentes problemas psicológicos y de comportamiento. Está afectando a sus vidas.” 

“Lo que pase en la infancia deja huella para toda la vida. Necesitan igual que comer, correr, saltar, jugar, y crear. Necesitan sol, amigos y vida.” 

“Incluso los que en esta situación disfrutan por momentos y están felices con sus padres, nos cuentan que han empezado algunos a no dormir bien, que tienen pesadillas, que pegan sin sentido y ríen como locos o están todo el día apagados. Cerca del 30% son hijos únicos, el 70% población española vive en pisos, más de la mitad con menos de 100 m2. Ellos lo dicen claro “quiero salir”, “estoy triste”, ”quiero ver a mis amigos”… “quiero ser perro”. Pero no les oímos. 

Decía Marina Garcés sobre los niños en este confinamiento: “Los hay que están viviendo unas pequeñas vacaciones con sus padres. Pero los hay que están metidos en verdaderos infiernos”. A estos últimos, ni los vemos. La brutalidad se refleja en los poblados chabolistas de inmigrantes de Níjar o Lepe o en los penosamente conocidos barrios de extrema pobreza de la Cañada Real o las Tresmil. A muchos de estos niños, y a sus familias, el confinamiento los encierra y los condena: sin internet, sin agua potable, sin sustento, hacinados. (12

Antes del confinamiento, los niños ya sufrían ansiedad, depresión, estrés, tristeza. Y no los vemos. Antes del confinamiento ya había maltrato infantil (13). No tenemos datos. Solo estimaciones. Más del 25% de los niños podría estar sufriendo maltrato, principalmente en sus casas (14). Y no los vemos. Confinado con mi abusador. Sin un cachito de cielo que se abra. Con la puerta cerrada. Eso debe ser el infierno. Y no los vemos. 

“La Fundación ANAR (15) refiere en este contexto un aumento de la desprotección y violencia a niños principalmente intrafamiliar, ahora también de vecinos. En América Latina y Caribe más de 154 millones de niños están sin escuela, de ellos 80 millones, ahora sin programa escolar de alimentación y son 10 los millones que tenían ésta como la principal fuente de alimentación. (16)” 

Concretamente, el Confinamiento favorece el sedentarismo y el déficit de exposición solar, con lo que bajan los niveles de vitamina D, se favorece la hiperingesta… que se traduce en repercusiones tanto de la salud física como psicológica: 

- Problemas físicos: como aumento de la obesidad, y por tanto aumento de muchos trastornos endocrino-metabólicos como Hipertensión Arterial, Diabetes tipo 2, Dislipemias, todo lo cual favorece una vez más la posibilidad de tener un ictus o accidente cerebro-vascular, Infartos Agudos de Miocardio, osteoporosis en ancianos, lo que aumentaría la probabilidad de fracturas patológicas.

 Uno de cada 4 ancianos aproximadamente con fractura de cadera muere antes de un año. 

- A nivel mental el aislamiento puede agravar patologías psiquiátricas subyacentes, ansiedad, exacerbación de los Trastornos Obsesivo-Compulsivos, depresiones, tentativas suicidas… 

A consecuencia del confinamiento también se ve afectado el normal funcionamiento del sistema sanitario, muchas consultas médicas tanto diagnósticas como terapéuticas son anuladas o pospuestas, hay retrasos diagnósticos, tratamientos que no se llevan a cabo. 

Todo lo anterior se traduce en un claro aumento de la probabilidad de muerte de forma anticipada por múltiples causas. 

Aquí voy a introducir la cuestión del término Confinamiento. 

Buscado en varios diccionarios clásico de terminología médica, es un concepto que no está presente. En otros sólo aparece como Confinamiento involuntario en casos de ciertas enfermedades psiquiátricas o físicas. 

El término médico adecuado o más aceptado es Aislamiento: Aislamiento respiratorio, dermatológico, completo… pero siempre de personas sanas. Por tanto sugerimos recuperar para casos como este de Covid 19 el concepto de aislamiento respiratorio exclusivamente de los enfermos, y sólo en caso justificado por la gravedad de la situación epidemiológica, que no es el caso en este momento en España, recomendar el aislamiento respiratorio de los contactos estrechos con enfermos confirmados, pero nunca el Confinamiento de toda la población sana. Esto, a la fecha de hoy no tiene justificación avalada por los datos. 






El gobierno alemán y los principales medios de comunicación han quedado en estado de shock después de que desde el Ministerio del Interior filtrara un informe que desafía la narrativa que ha rodeado en estos meses al coronavirus.

El informe destaca 5 puntos clave que merece la pena resaltar: que su peligrosidad fue sobreestimada, ya que probablemente en ningún momento el peligro planteado por el nuevo virus fue más allá del normal; que las personas que mueren por coronavirus son esencialmente las que estadísticamente morirían este año, porque han llegado al final de sus vidas y sus cuerpos debilitados ya no pueden hacer frente a ningún estrés (incluidos los aproximadamente 150 virus en circulación actualmente); que en todo el mundo no ha habido más de 250.000 muertes por coronavirus, en comparación con el millon y medio (25.100 en Alemania) durante la gripe del invierno 2017/18; que el peligro no es mayor al de otros virus; y que el Estado alemán se ha convertido en el principal productor de noticias falsas.

El informe se centra en las «múltiples y graves consecuencias de las medidas adoptadas» y advierte que estas son «de consecuencias imprevisibles«, y es que a causa de ellas, está muriendo más gente que las que mueren por efecto del virus, ya que se han suprimido intervenciones y retrasado tratamientos.

Inicialmente, el gobierno trató de desprestigiar el informe reduciéndolo al «trabajo de un empleado» y su contenido como «su propia opinión», y los grandes medios cerraron el asunto, pero el informe de 93 páginas titulado «Análisis de la gestión de crisis» ha sido redactado por un panel científico designado por el propio Ministerio del Interior y compuesto por expertos médicos externos de varias universidades alemanas.

El informe fue iniciativa de un departamento llamado Unidad KM4 y encargado de la «Protección de las infraestructuras críticas«. Fue desde aquí cuando Stephen Kohn, uno de sus autores, lo filtró a los medios.

Ya el 11 de mayo, el panel de especialistas hizo un comunicado de prensa reprendiendo al gobierno por ignorar su asesoramiento y pidiendo al Ministro del Interior que comentara oficialmente la declaración conjunta de experto que recordó que “Las medidas terapéuticas y preventivas nunca deberían traer más daño que la enfermedad misma. Su objetivo debe ser proteger a los grupos de riesgo, sin comprometer la disponibilidad de atención médica y la salud de toda la población, que es lo que desafortunadamente está ocurriendo.«

«Nosotros en la práctica médica y científica estamos experimentando los daños secundarios de las medidas contra el coronavirus en nuestros pacientes diariamente«.»Por lo tanto, solicitamos al Ministerio Federal del Interior que responda a nuestro comunicado de prensa, y esperamos una discusión pertinente sobre las medidas adoptadas«.

Si bien este panel fue ignorado por la prensa generalista, sin embargo sus conclusiones parecen ir sorteando la velada censura que hay sobre el tema, ya que el 23 de mayo, el periódico alemán Das Bild realizó un reportaje titulado: «Consecuencias dramáticas de las medidas contra el coronavirus: 52.000 operaciones de cáncer atrasadas«. En el interior, un médico médico advierte que «sentiremos los efectos secundarios de esta crisis durante años«.

No obstante el filtrador ha sido suspendido de empleo y sueldo y su ordenador de trabajo confiscado. Günter Krings, portavoz del Ministerio del Interior, redujo días después el asunto a una «teoría de la conspiración», a pesar de que el movimiento social contra el confinamiento obligatorio va tomando cada vez más fuerza en Alemania.




Cuando de un tema, cualquiera que sea, no se permite el debate y la discrepancia, malo, malo, malo. Y esto está ocurriendo con esta epidemia, prácticamente desde sus comienzos. A mí esto me escandaliza mucho más que los amores de Iglesias con la espía mora de las mil y una noches, incluso sus cuentas en paraísos fiscales. Las prevaricaciones al uso también se vuelven secundarias ante un problemón de esta envergadura, el mayor que ha tenido la humanidad de este presente interminable.

Me espanta la ligereza, por no decir frivolidad, con la que estos días se habla de la próxima vacuna, que algunos esperan como el maná y única solución para echar al cubo de la basura la mascarilla, tapabocas, barbijo, bozal o mordaza que tantos problemas de salud está causando. Y no me refiero a gente del común que, en general, no suele estar demasiado informada salvo de los cuatro tópicos del día que las teles clónicas repiten hasta el aburrimiento en sus telediarios y tertulias. Aludo a sesudos periodistas y directores de medios de comunicación, incluso críticos con el Gobierno, que no paran de afear la conducta de quienes se permiten discrepar del confinamiento, la distancia de seguridad, los rastreadores o los test PCR de pacotilla que en este teatro se siguen haciendo, y seguirán hasta que no baje el telón y acabe la función, a no ser que esto sea de sesión continua, que esa es otra. No entiendo en qué fuentes sanitarias beben. Tal parece que solo conocen a Illa, a Simón y a los médicos encargados de difundir el pensamiento único de que estamos en medio de una peste, en una situación sin precedentes, con un virus asesino, una especie de monstruo del lago Ness que atemoriza a los domingueros, pero que nadie vio salvo en alguna foto nebulosa, y encima, falsa. Al supuesto Sars-Cov-2 tampoco lo ha visto nadie. Me refiero a que aún no ha sido aislado, purificado y secuenciado, de acuerdo a los postulados de Koch, como han asegurado no pocos virólogos de prestigio internacional, de quienes los buscadores de la verdad llevamos tiempo haciéndonos eco.

Somos, me consta, predicadores en el desierto, pues mientras pedimos libertad, que la vida continúe, que regrese el sentido común y que olvidemos las pamplinas de la “nueva normalidad”, los medios de comunicación piden más medidas, más control, más mano dura, y no le harían ascos a un nuevo confinamiento, incluso los periodistas que en otras muchas ideas y análisis navegamos juntos. El caso es culpabilizar a los ciudadanos. Jugada maestra de dominio psicológico. Como no hemos sido buenos y responsables, ahora el Gobierno nos tiene que pegar unas nalgadas y mandarnos al cuarto oscuro para que reflexionemos y purguemos la culpa. Lo que está padeciendo la sociedad es un combinado entre el síndrome de la mujer maltratada o del niño maltratado, y el síndrome de Estocolmo.

Aunque existen algunas informaciones contradictorias entre los propios expertos discrepantes del pensamiento único del coco-virus, no restan un ápice a lo que consideramos la mayor estafa a gran escala que se está cometiendo contra la sociedad de toda raza y condición. Nunca las élites habían actuado de manera tan global y sincronizada. Tan a la luz del día y sin careta. Para salir de la tela de araña en la que nos encontramos es muy importante interiorizar que estamos ante una estrategia política y no ante un problema sanitario. A pesar de los esfuerzos por mantenernos en la ignorancia.

Las conclusiones hasta ahora, después de cinco meses, grosso modo, son las siguientes: 1) se ha mentido a los ciudadanos desde el principio; 2) se ha desinformado –a propósito — con noticias contradictorias; 3) no estamos ante un virus asesino; 4) las personas no fallecen por el virus, sino, en todo caso, con el virus; 5) todos los fallecidos tenían patologías preexistentes; 6) la media de edad de los fallecidos ronda los ochenta años; 7) muchos mayores no fueron atendidos, sino sedados directamente; 8) los residentes en centros de mayores no fueron admitidos en los hospitales; 9) a muchos mayores se les aplicó morfina para dormirlos, sin otro tipo de atención; 10) muchos no murieron con el Covid; 11) a muchos se les diagnosticó Covid sin siquiera hacerles la prueba; 12) muchos jóvenes y gente de mediana edad acudieron en masa a urgencias tras la alarma de la pandemia y por eso se colapsaron los hospitales; 12) a los médicos se les engañó con el protocolo; 13) muchos enfermos murieron hiperventilados; 14) otros fallecieron por recibir tratamientos en fase de experimentación; 15) una parte de los enfermos falleció por aplicar tratamientos demasiado agresivos y en grandes dosis; 16) hubo negligencia y mala praxis; 17) se prohibió hacer autopsias; 16) se empleó el protocolo de guerra o triaje de guerra –salvación de enfermo en relación a años de vida—; 19) las pruebas PCR no sirven para detectar carga viral; 20) la mayoría de los positivos no tienen Covid; 21) se puede dar positivo estando sano; 22) los asintomáticos son personas sanas y, por tanto, no contagian; 23) el confinamiento ha sido una medida desastrosa; 24) la mascarilla es perjudicial para la salud y no evita el paso del virus, aparte de crear un caldo de cultivo para otros patógenos; 25) el miedo es más peligroso que el virus porque baja las defensas; 26) el remdesivir no cura –aunque lo diga Soros, que tiene intereses en la farmacéutica—; 27) una vacuna no es necesaria ni segura –aunque lo diga Gates—; 28) el Ministerio de Sanidad se niega a entregar las pruebas de la eficacia y seguridad de las vacunas; 29) los fabricantes de la vacuna contra el Sars-Cov-2 piden impunidad por los posibles efectos adversos; 30) el dióxido de cloro elimina todo tipo de virus y bacterias, incluido el Sars-Cov-2; 31) miles de médicos en todo el mundo están salvando vidas con el dióxido de cloro; 32) no se está teniendo en cuenta la declaración de Helsinki; 33) la OMS está financiada por la industria farmacéutica; 34) el director de la OMS fue líder de un grupo catalogado como terrorista en EE.UU., trabajó para Bill Gates y fue designado por China para dirigir toda esta inmensa obra teatral; 35) las frecuencias de la red 5G –tema tabú del que está prohibido discrepar—contribuyen a la enfermedad porque dañan el sistema inmunitario;36) se quiere reducir la población en varios millones; 37) una persona sana tiene la misma probabilidad de morir por Covid como por un accidente yendo a trabajar; 38) no se trata de una enfermedad nueva, lo diferente es la manera de testar a los enfermos [1].

La verdad más tenebrosa es que todo este drama fue creado por las élites globalistas, al servicio del Mal, para hacer del mundo una gran dictadura, sin libertades, sin Dios, sin religión, sin familia, sin amor, es decir, un ser humano mutante, un transhumano animalizado. Piensa, amigo lector, que a esta gente que mueve el mundo tras bambalinas le preocupa nuestra espiritualidad y la capacidad de dar y recibir amor. Hace tiempo que los científicos que tienen a su servicio investigan nuestro cerebro para descubrir el punto de la religiosidad y la trascendencia, ese que nos hace conectar con la Divinidad o la Gran Inteligencia creadora. Llevan mucho terreno ganado; basta ver las últimas generaciones, que –salvo excepciones— son auténticos huérfanos tristes y sin expectativas. Aún no lo han conseguido, pero hay que ponerles freno. No con grandes pancartas, que también, sino con mucha oración y meditación, buenos sentimientos, buenos pensamientos y buenas obras. Hay que recuperar aquello que siempre oímos de nuestros padres. “Hay que ser bueno/buena” era la frase más repetida en las infancias de décadas pasadas. Nada de eso está perdido, sino empolvado en algún cajón de nuestra conciencia. Hagamos rebusco y seguro que encontramos ese archivo medio olvidado, que es un auténtico plano para andar por la vida sin perderse. No sé si sabes, querido lector, que en estos momentos, por encima de las cuestiones de índole económica, la humanidad está participando en una gran guerra espiritual. Termino este artículo con el oportuno y enigmático texto de san Pablo, Efesios: 6-12: “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales”.

Pero estos poderes oscuros, como quiera que les denominemos, no solo influyen en estas élites que les rinden culto, con sacrificios y rituales vomitivos, a la vez que delictivos. Cada uno de nosotros se coloca en su bando y frecuencia cada vez que no obramos con la rectitud debida, de acuerdo a nuestra esencia. Recuperemos ese rincón secreto nuestro que tiene la fórmula para conectar con lo celeste. Es necesario mantener vivo el espíritu de lo sagrado.

Ni por asomo imaginé que el artículo iba a tener este final, pero así queda.

NOTA
[1] Los puntos enumerados están tomados de valoraciones de médicos, biólogos, virólogos y químicos de hospitales y centros de prestigio internacional, entre ellos, John Ioannidis, Klaus PüscheL, Joel Kettner, Knut Wittkowsky, Michael Osterholm, Pietro Vernazza, John Oxford, Michael Levitt, David I.Katz, Hendrik Streeck, Scott Atlas, Sucharit Bhakdi, Sunetra Gupta, Karol Sikora, Johan Giesecke, KLAUS KOHNLEIN y otros.




No hay comentarios: