martes, 16 de junio de 2020

LA CRUELDAD DEL SER HUMANO NO TIENE LÍMITES



- Sus víctimas eran todas sintecho

- Se enfrenta a 19 años de prisión y tres meses

- Algunos de ellos tuvieron que ser hospitalizados

La crueldad de William Robert Cable, de 38 años, ha sorprendido a la Fiscalía de distrito del condado de Orange, en EEUU, que considera que tiene una "naturaleza inhumana". Ha sido detenido y se enfrenta hasta a 19 años de prisión por presuntamente envenenar a ocho sintecho y grabar cómo estos se retorcían de dolor.

Los hechos, según la estimación de las autoridades, ocurrieron a mediados de mayo, en Huntington Beach. Cable habría persuadido a las víctimas para que comiesen alimentos como parte de un desafío de comida picante. Para convencerles de participar en este ‘reto’, Cable les habría ofrecido a cambio cerveza.

Sin embargo, este ‘desafío’ no consistía en ingerir comida picante sin más. Cable habría puesto ‘oleoresin capsicum’, una sustancia con el doble de fuerza que un spray de pimienta, sin avisar a sus víctimas de la mezcla que había hecho.

Así, estos ingirieron los alimentos, tras lo que experimentaron síntomas similares a las convulsiones, dificultad para respirar y dolor de estómago intenso, según el diario ‘Orange County Register’. Además, varios tuvieron que ser hospitalizados por ello.

Pero esto no le bastó: el individuo grabó cada reacción de dolor de sus víctimas para revivirlo una y otra vez. "Estos seres humanos fueron atacados porque son vulnerables", ha dicho el fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, en un comunicado de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Orange. "Fueron explotados y envenenados como parte de una forma retorcida de entretenimiento”, añadió.

Además, creen que trató de inducir a un menor a que delinquiese, pero no han dado más detalles sobre este asunto y no hay más personas acusadas.

Así, Cable fue arrestado el 22 de mayo y sentenciado a prisión con fianza de 500 000 dólares, pero se enfrenta hasta a 19 años de cárcel por hasta ocho cargos. Sobre los vídeos que grabó, en principio, no se cree que los compartiese o vendiese en Internet.

No obstante, la investigación continúa y tratan de averiguar si hubo más víctimas de este ataque despiadado. Se cree que las personas fueron elegidas de forma aleatoria, pero eran claramente "personas sin recursos”.

"La naturaleza inhumana de los crímenes ligados con el ataque a una población vulnerable conmociona la conciencia", expresó el jefe de policía de Huntington Beach, Robert Handy, en un comunicado, valorando también como “censurable” el hecho de que, además involucrase a un menor.

"Estoy orgulloso del esfuerzo extraordinario que nuestros agentes de policía, detectives y también nuestros bomberos hicieron para resolver este caso”, agregó.

No hay comentarios: