Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

martes, 23 de junio de 2020

ANTE LA OCUPACIÓN LOS ABOGADOS RECOMIENDAN LA VÍA CIVIL



IGNASI JORRO

23.06.2020 00:00 h

"Indefensión" y "arbitrariedad". Así describen los abogados especializados en ocupaciones las situaciones que viven sus clientes cuando un desconocido les toma el piso. Los letrados alertan de que "está fallando la ley, están fallando los juzgados y está fallando también la policía".

Uno de los que lo verbaliza es Adolf Bas, jefe del departamento penal de Marimon & Bas Abogados, que lleva años gestionando este tipo de casos. "Es un tema muy complicado, pues si te ocupan tu casa tienes que cumplir la ley al dedillo, sin salirte ni un milímetro, mientras que el intruso se puede esplayar en la ilegalidad", lamenta. El profesional valora que en la actualidad el marco normativo "genera desprotección" para el propietario. "Mis clientes se quedan desamparados ante personas que se saltan la ley", lamenta.

"Recomiendo usar la vía civil"

Bas admite que "está dejando de asumir casos de ocupaciones de viviendas". ¿Por qué? "Porque es un proceso muy complejo. Los okupas saben cómo funciona la ley y la van forzando. Terminas generando un volumen ingente de trabajo a la asesoría legal, pero también al juzgado. Y frecuentemente te vas a 12 meses o año y medio de batalla legal, como poco", detalla. No obstante, el abogado ha optado por una vía que ahorra quebraderos de cabeza a sus clientes. "En el bufete les damos respuestas, claro, pero les recomendamos la vía civil. No la penal. Porque ésta se alarga y, al final, lo que uno quiere es recuperar su propiedad, no una condena judicial. Es posible conseguir un desalojo más rápido por la vía civil", apostilla.


Jorge Marín, abogado de Desokupa, también detecta anomalías en la situación actual. "A veces hay que recordar que la ocupación es un delito. De hecho, pueden ser dos: allanamiento de morada si la propiedad es vivienda habitual (artículo 202 del Código Penal y siguientes) o usurpación (245)", recuerda. A estos tipos penales, Marín le contrapone la respuesta de la administración. "No se protege al okupa, pero sí que se genera desamparo del propietario. Porque fallan la ley, los juzgados de guardia y, también, la labor de algunos mandos de los Mossos d'Esquadra", critica.

"Inseguridad"

Según el abogado, la misma ocupación será desalojada por la policía o no lo será "según el juzgado de guardia que toque, e incluso según la patrulla de Mossos que esté en el lugar. Yo he desalojado legalmente a okupas en dos horas o he batallado durante meses. Hay mucha arbitrariedad". Ello se produce porque los policías rehúsan a menudo sacar a los okupas incluso cuando hay delito flagrante. "Imagínate que llegas a tu casa corriendo porque está sonando la alarma. Y la persona está dentro. Llamas a la policía, acude, y pregunta al presunto delincuente. Pues bien, si éste se declara okupa, si sostiene que vive allí --que es su morada habitual-- muchos Mossos no actuarán por miedo". ¿Miedo a qué? "A cometer violación de domicilio, un tipo penal pensado para los cuerpos y fuerzas de seguridad".

Si el propietario denuncia, también hallará una suerte de lotería. "Si el juez ve delito flagrante y acepta medidas cautelares --artículo 13 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, LeCrim--, podría ordenar el desalojo de inmediato. Si no, dependerá de si acepta el caso o lo manda a reparto, de cuando el proceso llegue a la vista, del resultado de ésta, de la sentencia o incluso de la confirmación de la sentencia por parte de una Audiencia Provincial", advierte. ¿Cuál es la solución para proteger al propietario? "Ahora fallan las tres cosas: ley, juzgados y policía. Basta con arreglar una de las tres. Endurecer la ley para que okupar sea delito grave o baste con presentar un documento que acredite que es tu morada para desalojar. Dos, que la policía pueda vaciar cuando sea delito flagrante. Y tres, que los juzgados acepten las medidas cautelares. Esto último no requiere ni cambiar la ley: basta con una instrucción. Existen los juicios rápidos y otras fórmulas. Hay maneras para acabar con la inseguridad actual", ha concluido Marín.


ELENA BURÉS
23.06.2020 00:00 h.


Entre enero y marzo de este año, los Mossos d’Esquadra han registrado 2.220 ocupaciones de inmuebles en Cataluña. A pesar de que el cuerpo señala que ha resuelto el 85% de los casos --un total de 1.889- solo se han efectuado 23 detenciones relacionadas con estos delitos. Y es que la policía tiene las manos atadas frente a los allanadores si no cuenta con una orden judicial que le permita expulsarlos.

“Resueltos”, en este caso, hace alusión a que los agentes han identificado a los autores del delito o que el caso se ha judicializado, pero no que el propietario haya recuperado su vivienda o local. Fuentes policiales aluden a esta situación como “una vergüenza” que les impide actuar frente a los okupas. “A no ser que se detecte --el allanamiento-- durante las primeras 24 horas o --el desalojo-- lo autorice un juez, no hay nada que hacer”, explica Toni Castejón, portavoz del sindicato de Mossos FEPOL.

Nou Barris, el distrito más afectado

Durante el primer trimestre de 2020, la policía autonómica ha registrado 386 ocupaciones de viviendas en Barcelona ciudad. Los distritos más afectados han sido Nou Barris (68), Ciutat Vella (67), Sants-Montjuïc (58) y Sant Martí (43).


Por el contrario, los emplazamientos menos asaltados por okupas han sido Les Corts (7) y Sarrià-Sant Gervasi (9). De los últimos datos que recoge la policía catalana, febrero es el mes que más allanamientos registra (156), lo que supone un incremento del 25,80% respecto a los 30 días anteriores, mientras que en marzo disminuyen el 31,05% (106).

Badalona y L’Hospitalet

En cuanto al área metropolitana, es Badalona la que registra el mayor número de ocupaciones entre enero y marzo de 2020, un total de 155 --63 solo durante febrero, según los datos oficiales--. Le siguen L’Hospitalet de Llobregat con 116 --47 de ellas en marzo--; Sabadell con 96; Granollers con 90 y, a mayor distancia, Sant Feliu de Llobregat (78); Terrassa (75) y Cerdanyola (47).

En cuanto al total de 23 detenciones en el primer trimestre del año por este motivo, seis se han efectuado en Badalona y otras seis en Granollers. Otros cinco arrestos en Girona (Selva Litoral e Interior); así como dos más en Cornellà de Llobregat, y uno en el distrito barcelonés de Ciutat Vella, así como en el Tarragonès, Garraf y Lleida (Segrià Garrigues-Pla d’Urgell).

Girona y Tarragona

Fuera de Barcelona, la comarca del Tarragonès es la más afectada de la provincia, y suma 73 ocupaciones durante el primer trimestre del año. Mientras que Gironès-Pla de l'Estany, Selva Interior y Litoral (Girona) suman 78 solo el pasado febrero --66 los 30 días anteriores, y 59 en marzo--. 

La policía catalana no dispone de datos actualizados respecto a esta actividad delictiva durante el estado de alarma, cuando se han registrado varios asaltos a segundas residencias, vacías durante semanas por las restricciones de movilidad. Pese a ello, algunos municipios del Maresme, como Mataró o Premià de Mar, que durante el primer trimestre del año no ha registrado una cifra alarmante de ocupaciones, han reclamado al Departamento de Interior mayor presencia policial por el incremento de allanamientos durante la desescalada. En ocasiones, vecinos han denunciado que estos se relacionan con robos a particulares y comercios u otra actividad delictiva en sus localidades, lo que ha generado enfrentamientos entre los presuntos okupas y los residentes​.

No hay comentarios: