Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

miércoles, 20 de noviembre de 2019

LA VERGÜENZA DE UNAS ELÉCTRICAS CORRUPTAS


AUTOR: AGUSTÍN MARCO

0/11/2019 05:00

La batalla entre la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y las principales compañías energéticas se ha recrudecido en los últimos días en pleno anuncio de nuevo Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos. Y no solo por la retribución del gas. El último motivo de conflicto es el intento de Iberdrola y Naturgy por vender a la carrera terrenos de subestaciones eléctricas que en su día fueron expropiados de forma forzosa para instalar las redes. El organismo estatal ha incluido un artículo —el 12— en la nueva regulación del sector para evitar que estas compañías consigan plusvalías por miles de metros cuadrados cuyo uso fue declarado bien de interés público.

La circular emitida el pasado 23 de octubre por la CNMC indica que “cualquier contraprestación económica que las empresas distribuidoras perciban por el uso de los terrenos objeto de este artículo, o por la enajenación de los mismos, deberá ser descontada de la retribución por inversión reconocida por el sistema para los mismos”. O lo que es lo mismo, que el ingreso obtenido por la venta de los inmuebles que en su día fue destinado a uso eléctrico deberá ser devuelto al Estado.

La normativa se completa con los artículos 28 y 29, en los que se hace hincapié en la prohibición de que los activos y recursos de la actividad de distribución se puedan dedicar a otras actividades. En este caso, la retribución anual a percibir por parte de las empresas se minorará teniendo en cuenta la contribución de tales activos a las referidas actividades. Por ello, la CNMC se reserva el derecho a determinar “mediante resolución, adoptada previo trámite de audiencia, la metodología de ajuste retributivo a realizar. En todo caso, se tendrán en cuenta las circunstancias que puedan concurrir al respecto de las cesiones del uso de los activos”.

Este articulado ha provocado pánico en las eléctricas, que esta semana han enviado sus alegaciones al Consejo de Estado criticando con dureza la propuesta de los artículos 28 y 29 y solicitando su eliminación. O en su defecto, que se aplique solo tras la entrada en vigor de la circular, como ha exigido Iberdrola, que tiene su propia inmobiliaria. La duda es si la normativa va a tener un carácter retroactivo sobre las instalaciones a partir de un determinado año, decisión que podría obligar a las eléctricas a devolver el dinero obtenido por la venta de los suelos a su anterior propietario o reintegrar la plusvalía al sistema eléctrico.

Por ello, Iberdrola puso a la venta los terrenos en los que estaba la antigua subestación eléctrica de la Estrella, en Madrid, solar por el que espera ingresar unos 30 millones de euros. Se trata de una parcela que se encuentra ubicada en la confluencia de las calles Alcalde Sáinz de Baranda, Marqués de Lozoya y Juan Esplandiú, con una edificabilidad residencial de 8.500 metros cuadrados que permitirá la construcción de unas 80 viviendas. Un auténtico caramelo para el sector promotor que puede obtener un precio de venta de las futuras casas próximo a los 6.000 euros el metro cuadrado. La operación se ha hecho a tal velocidad que Ibosa ha decidido pagar 24 millones a Iberdrola en una operación intermediada por Richard Ellis.

Según distintas fuentes, Iberdrola también ha sacado al mercado otros terrenos, como los de la antigua subestación de Fuencarral, también en Madrid. Unas instalaciones que fueron sustituidas en 2011 y que permitieron liberar 70.000 metros cuadrados de terreno que iban a ser dedicados a usos terciarios, zonas verdes y vías públicas. El traspaso de estos terrenos también está muy avanzado, según las mismas fuentes. El grupo energético ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

El solar de Naturgy frente al Campus Google

No solo Iberdrola se ha lanzado a la carrera a vender suelos. Naturgy ha puesto en el mercado un solar justo enfrente del Campus Google, en el distrito de Arganzuela (Madrid). Un terreno situado muy próximo al barrio de la Latina, entre la Riviera, el Palacio Real y la catedral de la Almudena, por lo que resulta muy atractivo para los promotores inmobiliarios.

En este activo, hay actualmente una subestación eléctrica que no pudo ser soterrada y que tiene al lado un solar adjunto donde el comprador podrá levantar oficinas o viviendas, puesto que los dos usos están contemplados en el planeamiento. La venta de este suelo, cuyo importe se desconoce, ha sido encargada a la consultora CBRE, que no ha querido realizar comentarios al respecto. El solar, urbano no consolidado, tiene una superficie catastral de 3.191 metros cuadrados, de los cuales, 1.568 metros se encuentran ocupados por la subestación eléctrica de Naturgy.

No hay comentarios: