Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

miércoles, 23 de octubre de 2019

FRANCO Y JUAN CARLOS I, ASÍ EMPEZÓ SU CARRERA DELICTIVA

Con todo el volcán que generaron las grabaciones en las que Corinna zu Sayn-Wittgenstein aseguraba que Juan Carlos I la había usado como testaferro para ocultar dinero y propiedades en el extranjero, Jaime Peñafiel hizo acto de presencia para volver a dejar la figura del antiguo monarca muy dañada. 

El periodista, una de las voces más autorizadas en lo que respecta a temas de la Casa Real (si no el que más), aseguraba en las páginas de La Otra Crónica (suplemento de El Mundo) que la primera vez que el rey emérito robó lo hizo gracias a Francisco Franco. 

El dictador, de actualidad los últimos meses por todo lo que ha rodeado a la exhumación, ayudó al monarca en sus negocios con las monarquías del Golfo.

En concreto, Peñafiel ubicaba el comienzo del hurto en 1973. Por aquel entonces, Juan Carlos I solamente ingresaba dinero por la asignación del Estado como Príncipe heredero de Franco y del dinero que recibió Doña Sofía por parte del Gobierno griego cuando ambos se casaron. 
70.000 pesetas al mes

Así, con todo, los monarcas ingresaban 70.000 pesetas al mes y todos los gastos corrían a su cuenta. Sin embargo, justo en esa fecha se produjo la gran crisis del petróleo y España fue uno de los países que se vieron más afectados. 

La autarquía que ideó Franco corría gran peligro, y por ello echó mano de Juan Carlos I. Conocedor de sus buenas relaciones con las monarquías del Golfo, le pidió que hiciera gestiones ante el rey Faisal bin Abdulaziz, el monarca de Arabia Saudí. 

Tan bien fue el encuentro que el rey saudí le prometió que a España jamás le iba a faltar petróleo. Y a su vuelta, Franco le premió por su labor mediadora con una comisión de unos céntimos por cada barril que llegara a nuestro país procedente de Arabia Saudí. 

Asimismo, Peñafiel aseguró que este trato lo respetaron tanto Adolfo Suárez como Felipe González. Mantiene también que desconoce qué hizo con estos beneficios Aznar. No obstante, en el caso de que cortara el grifo al monarca, ya habían caído gotas suficientes para elevar su fortuna de manera exponencial.


La única hija del dictador Francisco Franco falleció en su casa del barrio de Salamanca en las navidades de 2017. Ella y solo ella heredó una inmensa fortuna que por muchas cuentas y justificaciones que se elaboren no cuadran de ninguna de las maneras con los ingresos que su padre, como Jefe de Estado, percibió. El origen del gran patrimonio y “ahorros” del dictador y su familia hay que datarlo desde el inicio de la guerra y durante todos sus sangrientos cuarenta años de mandato. Que la familia Franco le debe su millonaria situación económica al expolio y las artimañas económicas del Caudillo, es algo que nadie ya cuestiona.

Diversas investigaciones, estudios y libros de historiadores, periodistas y estudiosos del franquismo rompen con la imagen de austeridad y desapego a lo material que falsamente la dictadura quiso vender sobre el ilegal Jefe de Estado. Nada más lejos de la realidad.

Uno de los historiadores con más solvencia profesional y conocimiento de los turbios asuntos económicos de Franco, Ángel Viñas (economista, historiador y diplomático español, conocido por sus estudios de carácter histórico y económico sobre la Guerra Civil Española y el franquismo) mantiene en su libro "La otra cara del Caudillo" que ya en 1940 Franco detentaba unas cuentas de 34 millones de pesetas de la época. Para saber exactamente la cuantía de esa cantidad en aquellas fechas habría que aplicar el método de conversión José Ángel Sánchez Asiaín que nos descubre que sería un equivalente a 388 millones de euros de hoy.

Fortuna imposible de acumular de su salario

Evidentemente este inmenso capital acumulado en tan solo un año de ser proclamado Jefe del Estado (diga lo que diga el Supremo) es imposible que provenga de la nómina como militar previa a la Guerra Civil que se cifraba mensualmente en 1935 en 2.493 pesetas. Tampoco con los emolumentos que percibía oficialmente como Jefe de Estado que en 1940 eran de 50.000 pesetas anuales. Ni ahorrándolo todo hubiera sido posible tener esos saldos bancarios.

Para Viñas, Franco ingresó para su pecunio particular desde el inicio de la guerra parte de las donaciones a la “Cruzada nacional”. En agosto de 1940, Franco tenía casi 35 millones de pesetas en distintas cuentas. El origen habrían sido las aportaciones de simpatizantes franquistas que apoyaron con dinero la contienda.

La 'Operación café de Brasil'

Uno de los casos más paradigmáticos del origen de la inmensa riqueza de Franco -de la que hoy disfruta su familia- fue el denominado como “Operación café” que hay que ponerla en relación con el hecho de que Franco ingresase en 1940 en una de sus cuentas la cantidad equivalente a 85,6 millones de euros de 2010 con un abono de 7,5 millones de pesetas de las de entonces. Coinciden fechas y cantidades con el regalo al Estado español de 600 toneladas de café entregado por el dictador brasileño Getúlio Vargas. Dicha donación al pueblo fue transferida por Franco a la Comisaría de Abastecimientos y Transportes del Ministerio de Industria y Comercio para su distribución con la supervisión y coordinación de Francisco Franco Salgado-Araújo, primo y responsable de la Secretaría de Estado de Franco. La clave de la apropiación está en que el dictador vendió el “regalo” al Ministerio el cual le pagó además por adelantado 7,5 millones de pesetas, unos 85,6 millones de euros de hoy.

Estraperlo y posventa

El café, tan enraizado en las costumbres y usos gastronómicos de los españoles, era uno de los productos que más escaseaban tras la guerra y era sustituido por la achicoria. Su demanda en el ilegal mercado del estraperlo era amplísima. Esta escasez del producto provocó su venta rápida y sus pingües beneficios a través de intermediarios en el que se incluyeron hasta diplomáticos.

La Comisaría de Abastecimientos y Transportes lo distribuyó a los gobiernos civiles y estos fueron los responsables de su venta en provincias a 12,48 pesetas por kilo. Viñas halló el importe total de la venta en un documento en el que se descubre que la recaudación total ascendió a 7,5 millones de pesetas, curiosamente idéntico importe que consta en la relación de cuentas de Franco a 31 de agosto de 1940. Fue la millonaria y generosa "Operación café".

Apoderados y sociedades

Son muchas más las formas y operaciones que el propio Franco, en ocasiones con apoderados, sociedades y la propia esposa Carmen Polo, ideó y realizó para que la tesis del periodista y escritor Mariano Sánchez, desarrollada en su libro Los Franco S.A., mantenga que la fortuna de los Franco podría oscilar entre los 500 o 600 millones de euros. También otro periodista, Jesús Ynfante, reveló que el imperio de los Franco podía alcanzar los 100.000 millones de pesetas a finales de los 70.

Tras esto es lógico preguntarse: ¿Es legítimo que una familia disfrute de las propiedades que un dictador expolió? ¿Es moral que este dictador repose sus restos mortales en un panteón patrimonio de todos los españoles a los que expolió y que además deban de seguir pagándole su coste? ¿hasta cuándo?

No hay comentarios: