Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

jueves, 4 de julio de 2019

¿QUÉ HAY QUE HACER CON LOS PATINETES? (Normativa)

Los patinetes se han puesto de moda, principalmente los eléctricos, ya no sólo se ven por las grandes ciudades, están por todas partes y, como todo en esta vida, dependiendo de las manos, igual que cualquier otro vehículo sea o no a motor, puede llegar a ser un verdadero peligro.

Ya se han producido varios accidentes con estos vehículos con resultado de muerte, los medios no se han hecho mucho eco, quizá porque el gobierno todavía no ha terminado de legislar al respecto.

Esta entrada la hago porque el otro día me quedé a cuadros viendo a la velocidad a la que circulaban dos de esos artefactos en plena rambla de Vilanova sorteando a las cientos de personas que en ese momento paseaban por ella. La sensación que me dio es que por lo menos iban a 40 Km/h, pero pensé que eso no podía ser posible, así que he buscado por internet y, efectivamente, hasta a 50 Km/h pueden alcanzar y como a alguno le de por un kit de potencia no quiero ni pensar a 60 Km/h. lo que podría llegar a pasar en caso de atropello.

Si en ese momento cualquier criatura se les llega a cruzar, teniendo en cuenta que la rambla es peatonal y los padres ser relajan sabiendo que por allí no circulan coches, lo matan.

Pero no hace falta ir a Vilanova, en el paseo de Segur y en el de Calafell, entre bicicletas, patinetes y monopatines, la cosa se complica, la falta de legislación estatal y haberlo dejado a criterio de cada ayuntamiento hace que nadie sepa a qué atenerse y todo el mundo vaya a su libre albedrío, el problema surge cuando se produce un accidente, entonces, a ver quién se va a comer el marrón.

Llegados a este punto lo que está claro es que no tan sólo hay que establecer unos límites de velocidad y zonas para su utilización, sino que de no disponer de un seguro, a más de uno se le puede complicar la vida y, eso debería ser extensivo también a las bicicletas.

No se trata de recriminar el uso de estos vehículos, que en manos de personas sensatas y prudentes no tienen porque representar ningún peligro, se trata de que al igual que los vehículos a motor, en manos de descerebrados son un arma letal, imaginemos a un individuo borracho o drogado con un patinete a 50 Km/h en pleno paseo lleno de gente, sin comentarios ¿verdad?, pues a tocar madera.






Es un medio de movilidad más económico que las bicicletas, motos o coches, son rápidos, sortean atascos, no conlleva esfuerzo físico, es fácil de llevar, transportar y guardar y, como son eléctricos, puedes acceder con ellos a zonas restringidas a la circulación. 

El resultado es que ya circulan por España más de 20.000 vehículos de movilidad personal, la mayoría patinetes eléctricos, de los cuales 5.000 se mueven por Madrid, según datos de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP). Y la cifra va en aumento, ya que pronto el Ayuntamiento de Madrid dará autorización a 9.000 nuevos patinetes de alquiler.

Sin normativa homogénea para el uso de patinetes

El problema surge porque no existe una legislación de patinetes eléctricos a nivel estatal, lo que está provocando que sean los Ayuntamientos los que regulan el uso de estos vehículos, aprobando ordenanzas con diferentes criterios. “No puede ser que cada municipio tenga su propia normativa, porque con esta diversificación al usuario no le queda claro cómo actuar”, explica Jorge Castellanos, responsable de movilidad del RACE.

La presencia de una normativa específica y homogénea, atendiendo a las recomendaciones de asociaciones como el RACE, reduciría muchos de los riesgos que conlleva la convivencia del patinete con otros medios de transporte. Diversos estudios reflejan que peatones y conductores sienten inseguridad y peligro por la presencia de este tipo de vehículo en las vías, algo que genera incertidumbre.

El Gobierno ya prepara un Real Decreto sobre Vehículos de Movilidad Personal (VMP), con las siguientes novedades:

Limita la velocidad máxima entre 6 y 25 km/h.
No se consideran vehículos a motor y por tanto no están obligados a contratar un seguro (cuando son propiedad de un particular porque los ayuntamientos sí están exigiendo un seguro a las empresas de alquiler).
Se les prohíbe circular por vías interurbanas.
No necesitan permiso de circulación, aunque sí se les obliga a tener un certificado de circulación.
No será obligatorio matricularlos.

¿Qué dice la legislación sobre patinetes eléctricos?

La única base legal sobre la que los Ayuntamientos aprueban sus ordenanzas, es la Instrucción 16/V-124 publicada en 2016 por la Dirección General de Tráfico. En este documento se clasifican los vehículos de movilidad personal en tres tipos. Los patinetes eléctricos están incluidos dentro del Tipo A (velocidad limitada a 20 km/h) y del Tipo B (velocidad limitada a 30 km/h).

No se establecen otras limitaciones o especificaciones por lo que cada municipio tiene su propia normativa. Madrid, Barcelona y Valencia son las ciudades españolas donde más se utiliza el patinete eléctrico.

Uso del patinete eléctrico en Madrid

· Edad mínima:15 años.

· Zona de circulación: ciclocalles, carriles bici, pistas bici, calzada de calles integradas en zonas 30, calles en las que la velocidad máxima sea 30 kilómetros por hora.

· Otras normas: no se permite el uso de auriculares, y los patinetes de alquiler deben tener seguro y utilizarse con casco.

Uso del patinete eléctrico en Barcelona

· Edad mínima:16 años.

· Zona de circulación: prohibido en acera y sí se permite en carril bici en acera y en zona 30, en ambos casos con condiciones.

· Otras normas: el aparcamiento se permite en zonas habilitadas.

Uso del patinete eléctrico en Valencia

· Edad mínima:16 años.

· Zona de circulación: Prohibido por aceras excepto los tipo A que pueden circular por calles peatones a 10 km/h. Permitido por calzada por ciclocalles, vías de sentido único y por la calzada de calles de zonas 30 a velocidad máxima de 30 km/h.

· Otras normas: se obliga al uso del casco para los tipo B.

“Está claro que estos vehículos deben circular fuera de las aceras porque la interacción con los peatones no es posible, pero también es peligroso enviarles a la calzada sin ningún tipo de protección” afirma Jorge Castellanos. Desde el RACE se considera que es necesario regular el uso en general de los vehículos de movilidad personal, equiparándolos al resto de vehículos. “Tendría que ser obligatorio el uso del casco y tener un seguro ya que, al compartir la calzada, también podrán causar daños o recibirlos”.

El RACE apuesta por la circulación en calles 30 (velocidad limitada a 30 km/h) o por carriles bici. “Hay una falta de inversión por parte de los ayuntamientos para construir más carriles destinados a las bicicletas y a los VMP”, se lamenta Jorge Castellanos.






1 comentario:

Miguel Pujante Marco dijo...

Pues realmente habría que delimitar muy claramente el uso de estos vehículos, sin duda si se pueden mover a velocidades tan altas deben circular por la calzada y disponer de los medios de protección adecuados tanto activos como pasivos y obviamente tener las revisiones adecuadas para que no se manipulen los mecanismos y mantengan la categoría. Por supuesto un seguro de daños o responsabilidad civil sería muy conveniente.

En cuanto a los patinetes "normales" o de tracción humana es otro cantar ya que depende de la responsabilidad del usuario, aunque también recomendaría un seguro de RC para dar soporte a eventuales accidentes aunque sean pequeños, ya que si un patinete atropella a un anciano o niño aunque sea a 10 por hora le va a provocar daños si o si.

Me temo que mi idea no es compartidfa por la comunidad de patinadores, pero pienso que la responsabilidad de todo conductor debe ser proporcional al daño que puede hacer.