Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

miércoles, 8 de mayo de 2019

CALAFELL YA TIENE AL MEJOR ALCALDE

Un municipio extenso y complicado como el nuestro precisa un alcalde que esté a la altura de las circunstancias.

Es de vital importancia tener en cuenta la persona a la hora de votar, antes que al partido, porque esa persona será quien consiga que el municipio siga avanzando o que se quede estancado, independientemente del partido al que pertenezca y, tenemos la fortuna de contar con el candidato ideal, quien ha estado gobernando esta legislatura y que se ha ganado a pulso la opción de renovar el cargo con todos los puntos a su favor, por su profesionalidad, experiencia y resultados demostrados, habiendo cumplido con creces el programa del 25x25, elaborado hace cuatro años a base de escuchar las sugerencias vecinales, pateando durante doce meses calles, sedes y establecimientos, tomando nota de todo y consiguiendo aglutinar todo aquello que la mayoría reclamaba, el único en décadas que realmente ha trabajado para y por el pueblo, esa frase tan sugerente que en campaña está en boca de todos pero que pocos serían capaces de llevar a cabo.

Su capacidad de trabajo, su experiencia en la gestión municipal, su dedicación y cercanía, hacen de él el personaje político más carismático de cuantos han pasado por el consistorio.

Soy consciente de las críticas que voy recibiendo por parte de aquellos que siguen sin querer entender que en un municipio, las siglas, los colores y las banderas deberían permanecer en un segundo plano, no me cansaré de insistir que nada tengo que ver con ningún partido político a pesar de formar parte de la lista de Ramon Ferré en una posición que no deja de ser simbólica y, pese a ello, no tan solo no me arrepiento, sino que me siento honrado de poder apoyar al mejor alcalde que este municipio ha tenido desde que existe la democracia, y los he conocido a todos, donde hasta las últimas tres o cuatro legislaturas, el consistorio no dejaba de ser una fábrica de colocación (de amigos y familiares) y el lugar al que muchos aspiraban con el fin de lograr sus objetivos personales como si de un negocio se tratara y la especulación, las comisiones y todo tipo de trapicheo eran el pan de cada día.

En estos días como todos sabemos, los partidos están saliendo como las setas, algunos, desconocidos, otros, como el antiguo CiU, que luego se llamó Convergents, posteriormente PdCat y ahora ya nadie sabe ni cómo se llaman ni quién es quién, eso sí, todos van a resolver los problemas del municipio, como una licenciatura de cuatro años, pero en cuatro días.

No hay comentarios: