Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

jueves, 28 de marzo de 2019

¿MAL AMBIENTE EN LA POLICÍA DE CALAFELL?

Esta noticia no hace más que confirmar el clima enrarecido que tiene que haber en el cuerpo de policía de Calafell, si entre ellos se producen este tipo de actuaciones es de entender que alguno vaya tan crecidito por el municipio, porque está claro que algunos en cuanto se visten el uniforme se transforman, lo digo porque últimamente ya estoy viendo demasiadas actuaciones de esas en que la prepotencia pone de manifiesto que algunos confunden lo de servir al pueblo con lo de machacar al pueblo, no se puede avasallar a alguien que pare dos minutos en una acera con la anchura suficiente para no obstaculizar el paso de peatones y para descargar el maletero, no se le puede tratar como si estuviera cometiendo un delito, que en el municipio, de delincuentes ya vamos sobrados, quizá se deberían centrar más en ellos. Probablemente también sería provechoso que recibieran algún que otro cursillo de esos impartidos por profesionales para que no se les olvide el verdadero objetivo de sus funciones, afortunadamente son los menos, la gran mayoría tienen el conocimiento suficiente para discernir sobre esas pequeñas o presuntas "infracciones" y el delito, aunque por pocos que tengamos de esos que te perdonan la vida, ya es suficiente para que a los afectados les pille un buen cabreo.



El Ayuntamiento de Calafell debe devolver a un agente de la Policía Local la sanción que le impuso de cuatro de días de empleo y sueldo por dejar una caja de pizza en el vehículo patrulla en el que había cenado durante un servicio.

El juzgado contencioso administrativo de Tarragona ha dado la razón al agente que recurrió el castigo y además de devolver la sanción, el Ayuntamiento debe hacerse cargo de las costas judiciales.

Una caja y una lata
El agente recibió la sanción porque olvidó en el coche patrulla una caja de pizza y una lata de refresco. Aunque reconoció el olvido, pidió perdón y destacó que el coche no se había ensuciado, fue sancionado tras el informe de dos agentes del turno de relevo. 

El policía consideró injusta y desproporcionada la sanción por lo que recurrió en primer momento ante el Ayuntamiento e incluso al Síndic de Greuges, que pidió información al Consistorio por el caso.

En enero
También presentó un contencioso y el pasado enero el juzgado le dio la razón. Sin embargo todavía no ha percibido la cantidad.

Según ha podido saber el Diari, no es el único contencioso sobre expedientes en la policía que han sido recurridos por agentes. El próximo 15 de mayo el Ayuntamiento está citado para otro procedimientopresentado por disconformidad de una propuesta de sanción que los agentes afectados consideran desproporcionada.

No hay comentarios: