Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

síguenos en facebook siguenos en Google+ siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

miércoles, 12 de septiembre de 2018

FRACASO COLECTIVO DE LOS MEDIOS ESPAÑOLES



No se lo esperaban. Realmente no se lo esperaban. Temían una Diada espectacular cuando vieron que se llegaba a los 400.000 inscritos y todos los tramos completos; pero ni por asomo esperaban ver lo que han visto. Lo cual habla en demérito de los informadores y analistas. Y ¿por qué este fracaso colectivo de los medios españoles? Por un desconocimiento pavoroso de la realidad catalana que los afecta a todos, lo que explica su tendencia a la hostilidad de unos titulares interpretativos

Se habían creído las fábulas que venían contando sobre el independentismo, su apoyo social, la unidad del movimiento, las polémicas y diferencias entre sus líderes; contaban también con el cansancio de la gente y, aunque no quieran reconocerlo, con la intimidación que sembraban por las calles las bandas de fascistas encapuchados o sin encapuchar. Cumpliendo con su obligación de informar verazmente, El País se hacía eco ayer mismo de un aviso de la policía de que en la Diada pudiera haber "cierta violencia". Que no hubiera prueba alguna de ello era indiferente; como lo era que los organizadores habían planeado cuidadosamente la defensa frente a cualquier brote de violencia; y como lo era que, a diferencia de las manifestaciones unionistas, en las independentistas, infinitamente más concurridas, jamás hay violencia ni, por lo demás, restos de suciedad y porquería. Otra cosa es que los informantes, en realidad, deseaban que se produjera aquello de lo que avisaban. 

Puestos a fabular, El País interpretaba que la Diada era una cortina de humo para ocultar la división del independentismo. Ese es el nudo gordiano del unionismo, la unidad independentista de acción. Sueñan con la división del movimiento. Y, si no la ven, se inventa. Al extremo de ver división en un acto de afirmación unitaria de cientos de miles, quizá millones de personas, con la misma perspicacia con que Llarena ve violencia en el comportamiento de quienes la sufrieron el 1-O. El presidente Sánchez está también preocupadísimo por la división en Catalunya y, por iluminación divina, sabe que la mayoría de los catalanes no quiere la independencia, sino el autogobierno. Tan seguro está que no necesita probarlo con un referéndum. Referéndum al que, por cierto, la CUP se opone. El unionismo no tiene ni idea de en dónde está. Pero cree saber sobre el independentismo lo que este ignora de sí mismo. Así, Público revela que el independentismo llena la Diagonal para reclamar una República que ya no ve inminente. Y eso después de una marcha al grito de "¡Som República!"

El unionismo debía de creer también que la sociedad catalana aceptaría como "normal" la existencia de presas y exiliadas políticas catalanas. Ha tenido casi un año para comprobar que no. Al contrario, esa sociedad se viene movilizando sin parar porque no acepta la "normalidad" que dan por cierta todos los partidos políticos españoles y lo ha demostrado masivamente en la Diada, consagrada a la liberación de los presos políticos que, según el gobierno, no son tales, sino "políticos presos".

Lo de los presos políticos es otro episodio de la política berlanguiana. El ministro de Exteriores, Borrell, no se atrevió a emplear ese ridículo juego de palabras de los "políticos presos" ante el periodista de la BBC que lo entrevistaba. En un gesto de soberbia muy típico le preguntó si había oído hablar de la separación de poderes. Es decir, reconocía que hay presos políticos, pero se lava las manos invocando la independencia del Poder Judicial. Que su gobierno esté pagando los gastos de la defensa de un magistrado español en un proceso en el extranjero, incluida la parte de demanda civil privada es una prueba de la división de poderes 

Creer que los catalanes aceptarán como normal que se encarcele injustamente a sus dirigentes democráticamente elegidos es, de nuevo, no saber en dónde se está y con quién se trata. La asistencia masiva a la Diada es en reclamación de la libertad de los rehenes políticos. Los unionistas no ignoran que el 80% de la población catalana no acepta la existencia de presas políticas; como tampoco ignoran que el 80% reclama un referéndum de autodeterminación. Luego hablaremos mucho sobre las cifras de asistencia. El Plural las deja en "miles", vamos, como una manifestación de unionistas. Es un debate inútil, sobre todo en el mismo día en que los unionistas hicieron su Diada alternativa con presencia de sus estrellas Arrimadas y Rivera en la Plaza del Rei (muy propio, por lo demás) consiguiendo una asistencia de unas veintitantas personas. Con eso está dicho todo en materia de cantidades y apoyos. 

Insisto, el debate sobre cantidad es inútil. Está claro que hubo cientos de miles, quizá entre uno y dos millones. Pero lo importante es que se trató de una manifestación "con argumento" de una performance masiva, interpretada por el pueblo cuya voz exigió la Independencia, la República Catalana y la liberación de los presos políticos. Una performance visualmente muy impactante que ha abierto los telediarios del mundo entero y ha formulado un mandato renovado a los dirigentes independentistas: lo mismo, la Independencia, la República Catalana y la liberación de los presos políticos.

Los dos pilares sobre los que se asienta el proceso independentista: la claridad de objetivos en el interior y la unidad para imponerlos y la internacionalización en todos los foros.

Es imposible que el Estado español no dé alguna respuesta a la atronadora voz del pueblo catalán en forma de onda sonora. Y, al mismo tiempo, es improbable que lo haga porque carece de repertorio de propuestas y se encuentra en una situación de marasmo.

Publicado por Ramón Cotarelo en 12:42 a. m.

No hay comentarios: