Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

miércoles, 26 de septiembre de 2018

CASO "BAR ESPAÑA" (II), EL NOMBRE DE LOS CRIMINALES



Caso Bar España 2.

20 años después La Tribuna de España es, el primer medio de comunicación generalista que se atreve a entrar de lleno en el mayor escándalo, en el mayor crimen, en la mayor trama de pederastia que jamás ha conocido esta nación. Cada uno puede pensar lo que quiera respecto a por qué tanto tiempo de silencio, por qué jamás ningún medio, ningún periodista acreditado ha querido o se ha atrevido a adentrarse -sin ningún tipo de filtro ni de autocensura- en algo que debería estremecer a toda la sociedad española, pues se trata del mayor crimen contra la infancia cometido por personas que gozan de absoluta impunidad, criminales de cuello blanco, gente muy muy poderosa que ha conseguido que nunca, nadie se haya atrevido a desvelar sus identidades y a acusarlos directamente de los execrables crímenes que cometieron.

Como ya ha advertido –a través de un vídeo en YouTube un prestigioso escritor que sabe bastante del tema, ¡que sabe mucho, mucho de este tema!- esto sólo puede traernos problemas. Ya les advierto: van a acusarnos de ser los reyes de las “Fake News”, de inventar escándalos para enriquecernos -¡les juro por mi hija que los ingresos publicitarios que consigue la noticia con mayor número de entradas en La Tribuna de Españano supera los 70 euros–precisamente porque, por practicar este periodismo veraz, independiente e insumiso con los poderosos que practicamos- carecemos de sponsors publicitarios que son los que financian a “la prensa del sistema” y que, en justa reciprocidad, son los que consiguen que jamás los grandes medios de comunicación muerdan la mano de los amos que les dan de comer.

Sólo nos guía un objetivo (algo incomprensible del todo para tanto indecente moral y tanto borderline intelectual como abunda en la sociedad española): la verdad y la justicia.

Estas dos palabras que debieran presidir el trabajo de todo periodista y que, desgraciadamente, resultan tan alejados de la práctica informativa en el mundo en general –y en España, con el mayor número de periodistas lameculos y muy bien pagados por los diferentes poderes fácticos- en particular.

Asumimos todos los riesgos ¡que son infinitos, absolutamente incalculables a la hora de estar escribiendo estas líneas! Y lo hacemos por una obligación moral: no pueden permanecer impunes, no pueden seguir realizando sus trabajos, no pueden seguir andando por las calles de España personas tan malvadas como para ser responsables del mayor crimen que pueda hacer un ser humano: destrozar una infancia.

Así que aquí estamos, a pecho descubierto, con la segunda entrega del “caso Bar España”: los nombres de los criminales.

Han sido muchos los vídeos, los blogs, las informaciones distribuidas a través de las redes sociales sobre todo lo acontecido en el denominado "caso Bar España" pero –pese a la buena voluntad (en la mayoría de los casos) de sus autores- salvo honradísimas excepciones (que también las ha habido) se ha creado un halo de misterio, de teorías conspiranóicas, de influencias sectarias, satánicas y de otras muchas cosas más -alguna de ellas con muchos visos de credibilidad y más que probable- pero que, acaso sin pretenderlo, han desviado la atención de lo único que periodísticamente (y por supuesto judicialmente) debería ser perseguible: la acción o la sucesión encadenada de acciones criminales contra la infancia; porque en definitiva ser satanista, pertenecer a una secta y todo este tipo de historias pueden ser todo los condenables que uno quiera pero carecen de responsabilidad y de penalización criminal alguna. Por eso La Tribuna de España quiere prescindir (al menos por el momento, que tiempo habrá para todo) de todas estas teorías que lo que hacen es alejarnos de nuestro objetivo: desenmascarar una trama criminal de pederastas que durante años secuestraron, torturaron violaron e incluso asesinaron a niños, la mayoría ¡a mayor abundamiento, tutelados por el Estado a través de una de sus comunidades autónomas!, es decir, pequeños de los que era el propio Estado el responsable de su seguridad.

En todo este proceso sí que han existido denuncias; no es cierto que jamás se hayan denunciado los hechos. Lo que ocurre –tal y como les iremos contando en sucesivas entregas- es que una contaminación judicial inadmisible (quién sabe si por un mal entendido corporativismo o, más bien por recibir alguna dádiva o compensación económica) estas denuncias se perdían, o no prosperaban, o los denunciantes volvían a sus casas convencidos por el propio juzgado que lo mejor era olvidarse de todo y seguir con sus vidas… algo difícil de creer en un estado de derecho pero absolutamente cierto.

En todo el intento de judicialización del “caso Bar España” sólo ha habido un Fiscal honorable, sólo uno, que intentó por todos los medios imputar a los culpables: también su nombre merece un hueco de honor en este capítulo, uno de los más negros de la justicia española de toda la historia: su nombre es Antonio Gastaldi.

Tras la denuncia presentada por la abuela de unos niños víctimas de los execrables crímenes cometidos en el interior del Bar España, en el 2.002 ¡dos años después de que un juez de Sagunto se entrevistara con algunos de los niños que habían sido víctimas de estos criminales! (dos años para solicitar unas pruebas caligráficas de un delito tan grave) envió las declaraciones manuscritas de los chavales a una perito judicial para su verificación y calificación como especialista. La abuela de estos chicos denunció que a sus nietos se los llevaban por la noche a Benicarló, al Bar España para filmarlos, drogarlos y violarlos. La perito judicial confirmó la veracidad de lo que contaban, que era exactamente igual que lo que contaban los niños que había analizado, dos años antes para el Fiscal Antonio Gastaldi.

Pero pese al informe caligráfico y al informe precedente del Fiscal Gastaldi, el Fiscal del Juzgado de Sagunto desestimó el caso por considerarlo "un cuento de niños". Si un cirujano tiene una responsabilidad penal por un fallo durante una intervención quirúrgica, si un conductor de autobús o de ferrocarril tienen responsabilidad penal por un error cometido durante su trabajo, ¿por qué jueces y fiscales carecen de responsabilidad por hacer mal su trabajo? Ahí dejamos la pregunta que será imposible dilucidar siempre que sea el Consejo General del Poder Judicial o la Fiscalía general del Estado la encargada de vigilar por el correcto proceder de jueces y fiscales en España. 

Reinaldo Colás Navarro -desgraciadamente ya fallecido- fue el primer padre que intentó movilizar cielo y tierra por hacer justicia. Enseguida fue acusado de afán de protagonismo o de intereses de venganza hacia alguno de los acusados; pero vean por donde, más de 10 años después apareció otra familia que no conocía de nada a Reinaldo Colás por lo que no podían compartir ningún tipo de interés común ni haber preparado una falsa historia de manera conjunta. Esto sucedió en el año 2.012, unos padres cuyos hijos también habían estado ingresados -bajo la tutela de la Generalidad Valenciana- en la Residencia Baix Maestrat de Vinaroz (localidad pegada a Benicarló) y cuyos hijos contaban exactamente lo mismo que los hijos de Reinaldo.

Han existido –que tengamos nosotros conocimiento- 4 aperturas oficiales de procesos judiciales abiertos ¡cuatro procesos en 20 años! con 27 testigos que han declarado a favor de las 80 víctimas que oficialmente se conocen (aunque La Tribuna de España tiene conocimiento de casi un centenar de niños afectados, 96 para ser exactos), menores ¡entre los 3 y los 12 años de edad! y denuncias de 9 familias con 17 menores: todas las denuncias fueron sobreseídas.

Y eso que también han existido pederastas confesos que han aportado su versión de los hechos acaecidos respecto a la veracidad de las denuncias de cuanto ocurrió en el “caso Bar España”, violadores arrepentidos que llegaron a autoinculparse, como Antonio Peraire Edo, que confesó que se trataba de una “red organizada de pederastia”. Pero sirvió de poco. Pese a tener a un verdugo arrepentido que se autoinculpa, que ofrece nombres, detalles… todo: causa archivada.

Antonio Peraire Edo confesó que “en la parte de arriba del Bar España hay habitaciones, que entraban chicas de 9, 10 o 12 años”. La declaración del pederasta arrepentido se produjo ante los agentes de la Policía Judicial responsables de la Investigación Penal nº 32/99 (dato que hemos comprobado que sigue contando en las Diligencias Penales 703/00, del Juzgado nº 2 de Vinaroz (certificamos que siguen constando porque, incomprensiblemente, la mayoría de la documentación ha desaparecido de las dependencias del citado juzgado castellonense). El pederasta Peraire Edo reconoce en su declaración “que se filmaban películas con menores”, da los nombres de los autores de esas filmaciones, de quiénes eran sus protagonistas y de que después se comercializaban entre pedófilos y de cuál era el punto de distribución habitual de estas salvajes grabaciones. Incluso declara, no sólo haber sido testigo de las grabaciones sino que da todo lujo de detalles respecto mobiliario de la habitación número 12 del Bar España y hasta consta en dichas diligencias un dibujo que le solicitaron hacer los agentes de la Policía Judicial del local y de la de la distribución de las habitaciones.

Gema Perfecta Redó Ferrer, directora de la residencia Baix Maestrat: una auténtica depredadora sexual en libertad y al frente de instituciones infantiles

La Tribuna de España va a omitir (pese a que existen múltiples lugares en internet donde aparecen los nombres y las identidades de los niños y de sus familias) los nombres de las víctimas: es lo primero que debía haberse hecho ya que su exposición pública -a parte del daño moral que les produce- les somete al chantaje permanente de los verdugos dispuestos a callar a quienes pueden delatarles al precio que sea. Por eso no diremos a qué familia pertenecían los tres hijos de un matrimonio en situación de exclusión social que, en el año 1.997 tenían a tres de sus hijos internos en la Residencia Baix Maestrat: un niño de tres años, otro de cinco y el tercero de seis años. La madre había sido condenada a tres años y medio de prisión por tráfico de drogas. Tres niños pequeños que fueron arrancados de la infancia día tras día: “Los sacaban a media tarde de la residencia diciéndoles que los llevaban a ver una película y los trasladaban en una furgoneta verde hasta el Bar España de Benicarló, en concreto a la tristemente famosa habitación número 12. Allí habían dispuesto sillas en modo teatro, y les proyectaban películas pornográficas ¡a niños de 3, 5 y 6 años!, les drogaban con Valium y les obligaban a esnifar cocaína. El niño de 5 años ahora afirma que estaba atormentado por no poder proteger a su hermano pequeño… (Los tres, hoy por hoy, siguen necesitando atención psiquiátrica). Lo peor de todo es que los niños enviaron cartas a su madre contándoselo todo pero esas cartas nunca salieron de la Residencia Baix Maestrat donde una buena parte de sus trabajadores están implicados en esta trama de pederastia como después les informaremos: la principal culpable, ya se lo adelantamos la directora, Gema Perfecta Redó Ferrer, acusada por prácticamente todas las víctimas que llegaron a prestar testimonio y acusada absolutamente por todas con las que ha podido contactar personalmente este periodista que redacta esta noticia. Gema Perfecta Redó es un peligro para la sociedad que siga en libertad, una auténtica depredadora sexual sin ningún tipo de cargo de conciencia. Uno de los seres más abominables de un “caso Bar España” repleto de individuos absolutamente abominables.


Denuncia donde se declara nítidamente la responsabilidad de la Directora de la residencia

Existe todo un expediente de denuncia infantiles en el que los niños, ante la Policía Judicial dibujaban los hechos, la furgoneta, las habitaciones, cómo y dónde se situaba cada pederasta ¡hasta dibujos de los propios criminales!. Muchos de estos dibujos fueron valorados por peritos que otorgaron toda su credibilidad. Pero la justicia los desestimó. Saquen ustedes sus propias conclusiones…

Se trata de meros garabatos de niños que estremecen a cualquier adulto porque –sin ningún conocimiento de psicología infantil- ya denotan tal grado de crueldad que resultan realmente espeluznantes. Escenas sexuales, esnifando cocaína… auténticas aberraciones para cualquier persona en su sano juicio.

Existen multitud de informes médicos, psiquiátricos y psicológicos que avalan el testimonio de las víctimas. Existen multitud de declaraciones de familiares, de adultos, dando fe de cuanto les contaban sus hijos o familiares. Y existen multitud de declaraciones infantiles: todo un “cuento de niños” para la Justicia española. Da igual que todos los testimonios apunten en la misma dirección. Da igual que todos coincidan en el relato metodológico de los hechos y en los nombres de los criminales. Algunos niños ni siquiera llegaron a coincidir en el tiempo en la Residencia Baix Maestrat por lo que ni se conocían entre sí. Nada, ningún juez ni fiscal apreció indicios de delito…

De Francisco Camps, expresidente de la Generalidad Valenciana, al cabeza de la trama de pederastia, Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón

Se trata, sin lugar a dudas, de la mayor degeneración moral que ha sufrido España, de una auténtica catástrofe infantil en el primer mundo y en un Estado de Derecho, algo que, 20 años después, no podrá seguir ignorando por “la prensa del sistema”.

¿Van a callar que Francisco Camps, expresidente de la Generalidad Valenciana es uno de los principales acusados por pederastia?

¿Va a silenciar las grandes cadenas mediáticas que Carlos Fabra, expresidente dela Diputación Provincial de Castellón, no sólo es acusado de ser uno de los violadores sino que todas las pruebas en poder de La Tribuna de España le apuntan a ser la cabeza visible de la mayor trama de pederastia de la historia de nuestra nación?

Aún resulta más grave conocer que algunas de estas violaciones se produjeron –incluso- con el bastardo consentimiento de los padres de las criaturas que fueron compradas con dinero, con drogas, con hacer desaparecer sus expedientes penales en algún juzgado y hasta con algún puesto de trabajo. Todo eso a cambio de permitir que drogaran, torturaran y violaran a sus hijos. ¿En qué sociedad vivimos? ¿A qué grado de degeneración moral hemos llegado? Si ha leído hasta aquí cuanto hemos publicado y no se le revuelven las tripas es que usted carece de sentimientos: visite –de ser así- a su psiquiatra tan pronto como pueda.

La Residencia Baix Maestrat, un centro de menores tutelado por la Generalidad Valenciana se convirtió, además, en una fábrica de hacer dinero: de hacer mucho dinero. Los menores utilizados para estas orgías de depravados sexuales supusieron una muy importante fuente de ingresos económicos para un verdadero inmoral, el empresario Antonio Giuseppe y sus socios en un rentabilísimo cliente de prostitución de menores y venta de material pornográfico: el propio Carlos Fabra, Ramón Jovani Puig y la directora de la residencia Gema Perfecta Redó Ferrer.

Pero aquí viene lo más grave de todo. Todas estas manifestaciones fueron rechazadas por una juez, la magistrado Sofía Díaz García, titular del juzgado nº 2, de Vinaroz pese a que a una de las niñas denunciantes ¡una menor de 5 años! se le practicó una exploración vaginal que confirmaba que había sido violada ¡vaginal y analmente! Repito, por si no ha quedado claro, una menor de 5 años, violada anal y vaginalmente. Esto ocurrió en sede judicial en Vinaroz el 9 de abril de 1.997 ante la presencia del educador Jesús Lamban Jiménez y de la Psicóloga Teresa Octavio Marmaña.

Este fue el relato de la menor:

“Pepe (Farina) está en medio de las dos en la cama, cogen pegamento de color azul. El pegamento es celo. Le pegan un papel corto en la “pilila” con el celo. Que sabe que la “pilila” es lo que tienen los hombres para mear. Pepe (Farina) no lleva pijama y le hacemos eso para que cuando duerma le moleste. Que Pepe, como es una mala persona le hacemos “eso”. Que también le enrollamos un alambre en la “pilila”, que y pone el papel y ella el alambre por que eso es lo más difícil. Que Pepe es malo porque me da pellizcos y me toca el “chochete”. 

Sofía Díaz, juez y parte. Rechaza las pruebas de un Caso en el que es una de las principales acusadas de ser una de las criminales pederastas que participaba en las bacanales con niños

Para centrarles en nuestra investigación periodística nos adentramos en la pieza fundamental, en la culpable de que este increíble y deprimente “caso Bar España” siga sin culpables condenados, sin juicio, hasta sin muchos de los expedientes judiciales porque se han hecho desaparecer intencionadamente: hablamos de la complicidad judicial y para ello un nombre que resulta triste y absolutamente responsable en todo este bacanal de degeneración moral, de depredadores de niños, de pederastia, violaciones y asesinatos: vamos a hablar de la juez Sofía Díaz García.

Íntima amiga del exjuez Ramón Jovani Puig -otro de los pederastas involucrado hasta las cachas en estos hechos. Sofía Díaz es lo que en el argot judicial se denomina una “juez trepa” alguien que tuvo padrinos desde para obtener el aprobado en las dificilísimas oposiciones a judicaturas hasta en los destinos de su agrado: su padrino se llamaba, nada menos que Cándido Conde-Pumpido quien muchos años después llegaría ser designado como Fiscal General del Estado.

Para ella el paso por Vinaroz (el paso judicial porque del otro, de sus visitas a la vecina localidad de Benicarló y a un local conocido como Bar España hablaremos más adelante) sólo fue un trampolín para seguir ocupando puestos de lo más apreciado en la judicatura.

Cuando el 7 de abril de 1.997 un padre interpone una denuncia por violación de sus hijas ante el Juzgado de Instrucción número 2 de Vinaroz lo que no puede ni imaginar es que está prestando declaración ante una de las personas que sus hijas acusan de participar en los hechos.

Así las cosas, la magistrado Sofía Díaz García se hace cargo de las Diligencias Previas 411/96 que unió a estas D.P. 522/97 y que terminaron aumentadas y reunificadas en otro legado de testimonios bajo la descripción de D.P. 5703/00 con miles de folios, decenas de testigos y cientos de testimonios por escrito, en audio y material filmado en vídeo.

La labor de la juez fue neutralizar al padre denunciante y archivar el caso. Una vez cumplida su función (de importancia vital sobre todo para ella y su no imputación penal por gravísimos delitos que no sólo le costarían la carrera judicial sino que le llevaría muchos años de su vida a prisión) fue trasladada al Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 5 de Valencia, es decir, eliminó pruebas y puso tierra de por medio.

Dos años más tarde pasó al juzgado de Primera Instancia nº 1 de Castellón y luego al de primera instancia nº 8 también de Castellón. Y hoy en día, ¡una acusada por múltiples víctimas de pederastia!, está al frente ¡nada menos! que del Juzgado de Menores nº 1 de Castellón.

Hablamos de que la persona al frente del Juzgado de Menores de Castellón es la misma persona a la que numerosas víctimas han acusado de ser “la señora que aparecía en la habiación vestida como una jueza, con una túnica negra(seguramente su propia toga) iba desnuda debajo de su toga y que obligaba a los niños a toquetearla” o como afirma otra de las víctimas en su declaración, tras identificarla como como  “la señora vestida de juez a la que le gustaba que le chupasen las tetas”…

Es tan importante el "caso Bar España" y resulta un hecho histórico en el periodismo español que un medio de comunicación generalista se atreva a denunciar todo esto que hasta ahora ha silenciado la prensa del sistema. Por eso no vamos a extendernos en la entrega de hoy.

Les hemos prometido relato y nombres, 41 personas (entre pederastas y colaboradores) que tenemos plenamente identificados de una lista de 57 denunciados.

Hoy hemos hecho públicos nombres muy importantes que va a generarnos no pocos problemas judiciales que asumiremos. Hemos nombrado al expresidente de la Generalidad Valenciana Francisco Camps y al expresidente de la Diputación Provincial de Castellón, Carlos Fabra. A la directora de la Residencia Baix Maestrat, Gema Perfecto Redó Ferrer. Al pederasta arrepentido Antonio Peraide Edo. Al empresario italiano Giuseppe Farina. A la juez Sofía Díaz ¡que ya estará preparando toda la maquinaria judicial contra La Tribuna de España y contra este periodista. A Ramón Joviani Puig (entonces también magistrado y letrado en la actualidad).

En la próxima entrega seguiremos aportando más nombres y contando la participación de cada uno de ellos y el funcionamiento de todo el entramado. El objetivo es que se haga justicia y que, veinte años después, se sepa toda la verdad de este cáncer social que afecta a España como una metástasis. El deseo sexual, la violación y el placer por los menores.


No hay comentarios: