Últimas entradas

lunes, 17 de septiembre de 2018

40 AÑOS CON LAS ROTONDAS Y SIGUEN SIENDO LAS GRANDES DESCONOCIDAS

Cuatro décadas y un montón de conductores siguen sin tener puñetera idea de cómo utilizarlas, este recordatorio va principalmente para esos inútiles que se suelen cruzar desde el carril central cortando el paso a los que van por el exterior con el consiguiente riesgo de colisión, esos que parece que han "plagiado" el carnet o que se lo han dado en una tómbola.



El embrollo: ¿cómo se circula?

Y a pesar de que las rotondas parecen estar entre nosotros de toda la vida, y de que en la autoescuela nos explican cómo funciona el asunto, no nos damos por enterados. La Guardia Civil ha intentado aportar claridad con gráficos como este:

Pero las dudas siguen flotando en el ambiente. Así se circula en una glorieta:
  • Prioridad. El conductor que circula por el carril exterior siempre tiene la prioridad en este carril, por encima de aquellos que se incorporen a la rotonda, o aquellos que circulen por el carril interior
  • El carril de entrada. No hay una regla estricta, pero sí recomendaciones. Por ejemplo, cuando vayamos a coger la salida de la derecha o a seguir recto en la glorieta, sería mejor que entráramos por el carril externo. Por el contrario, si vamos a girar a la izquierda o a cambiar de sentido, tendríamos que entrar utilizando el interno.
  • Circulando. Tráfico deja claro que, de manera general, hemos de utilizar el carril exterior. Así cruzaremos menos carriles y las maniobras serán más seguras.
  • Carril izquierdo. Existe la creencia de que debes usarlo para girar a la izquierda o tomar la última salida, pero no es una obligación. Tampoco es verdad que no se pueda circular por él: se puede ocupar cuando el exterior está congestiondo, por ejemplo.
  • La salida, por la derecha. Una regla sencilla y esencial: al abandonar una rotonda deberemos hacerlo siempre desde el derecho (y cambiarnos a él con antelación suficiente).
Por si quieres consultar un gráfico todavía más detallado, aquí tienes este que la Dirección General de Tráfico publicó hace un par de años.


Turborrotondas

Para aliviar el problema de las rotondas, o para aumentarlo más, quién sabe, hace unos años empezaron a instalarse lo que se dio en llamar turborrotondas. La primera en España se construyó en Grado (Asturias) en 2009 y en el último año se han utilizado bastante más.


La diferencia fundamental es que impiden el movimiento entre carriles una vez que estás dentro de la glorieta (mediante líneas continuas), de manera que se minimizan las posibilidades de choque lateral. Eso sí, hay que estar muy atento en el momento de la incorporación, porque el carril que elijas al entrar es el que determina la salida que puedes escoger.

Y para remate…, el timo de la rotonda

Si ya es incómodo circular en algunas glorietas, resulta que, además, pueden timarte. Hay conductores que se dedican a simular accidentes para cobrar indemnizaciones del seguro.

Circulan constantemente por el carril exterior hasta que encuentran una víctima en el carril interior. En ese momento chocan contra ella y, como la prioridad es suya, salen ganando en el parte de accidentes. El último caso sonado se produjo en Vigo (Pontevedra) el pasado verano, donde un grupo organizado exprimió al máximo el timo de la rotonda.

No hay comentarios: