Últimas entradas

Lo último

viernes, 1 de junio de 2018

DESPRECIABLE MARIANO RAJOY:

Despreciable Mariano Rajoy:

Entiendo que lo correcto sería empezar escribiendo "Querido Sr. Mariano Rajoy", pero lamento decirle que usted no es querido y, tiene de señor lo que yo de astronauta.

Ayer no me pude permitir escribirle porque estuve celebrando su ansiada, esperada y merecida muerte política, que aunque fuera por dignidad hubiera quedado usted mejor si se hubiera suicidado, (políticamente, claro), porque personalmente nada tengo contra usted, entre otras cosas porque no he tenido la desgracia de conocerle, pero que, como político, como representante de los ciudadanos de este país, ha sido usted una auténtica vergüenza, un insulto y una humillación.

Su caso no puede tratarse como un error, en política como en todo en esta vida, todos cometemos errores, todos tenemos derecho a rectificar y ser perdonados, pero, en su caso, despreciable M. Rajoy, no se ha tratado de un error, no ha sido capaz de rectificar ni merece el perdón de sus víctimas, ha estado usted siete largos años como presidente de este país, abusando, ultrajando, insultando, pisoteando y robando a todos los españoles sin contemplaciones. Algunos mantienen que usted no ha robado, que se trata de gente de su partido, algo que no se sostiene por mucho que lo quieran disfrazar, los que han robado, son responsables individualmente, usted es responsable de todos ellos por haberlo tolerado.

Nada en absoluto puede justificar que durante tantos años haya usted hecho la vista gorda y permitido la ruina de este país al que usted tanto ha pretendido hacer ver que estaba defendiendo, usted en lugar de eso, lo que ha hecho ha sido llevarlo a la más absoluta ruina, de la que va a precisar generaciones para su recuperación.

Ayer lo estuve celebrando porque ya se ha iniciado la cuenta atrás para perderle de vista, esperando que llegue ese día en el que pase usted a ser un triste recuerdo, dicen que el tiempo lo cura todo, desde luego en este caso hará falta demasiado, pero por algo se empieza. Es oír su nombre y se me pone mal cuerpo, es ver su rostro y me entran arcadas y, si encima le veo y escucho como se expresa, entonces ya siento una combinación entre vergüenza ajena y asco, es cuando me pregunto: ¿cómo hemos tenido tan mala suerte con un presidente como usted y cómo no hemos sido entre todos capaces de echarlo antes?

Resulta usted tan patético M. Rajoy..., ha sido tan necio e inútil en su gestión política, creo que no existe nadie en el panorama político con casi cuarenta años como lleva usted y sea incapaz de pronunciar una sola palabra en inglés, si a eso le añadimos ese defecto que usted tiene al hablar, (desconozco si tiene solución) su pobre elocuencia y la poca resolución de quien le redacta sus textos, que lo ha convertido en el hazmerreír del mundo, no tan solo ha convertido este país en una república bananera sino que lo ha escenificado a la perfección, quizá es lo único que ha sabido hacer, el más estrepitoso ridículo.

Ha hecho tanto daño a este país que los libros de texto de nuestros nietos deberán incluir una nueva definición cuando aparezca su nombre "Mafioso al servicio del pueblo".

Creo que ni siquiera le va a hacer falta ir a la cárcel que es donde debería estar hace tiempo, su castigo va a ser tener que ver como su familia y su descendencia tengan que pasar por la vergüenza de saber las barbaridades que ha cometido, de ver como su incompetencia ha hecho que miles de familias han perdido sus hogares mientras regalaba nuestro dinero a los bancos, como docenas de personas se han suicidado por culpa de esta crisis fabricada por su gobierno, como se ha portado usted con Catalunya, teniendo que sacarse usted la máscara y mostrando su verdadera cara, la de un auténtico fascista al servicio del dictador, ese que a través de su persona no ha dejado de estar presente.

Ha conseguido usted que la gente pierda la poca confianza que tiene en la política, ha conseguido usted que esa misma gente pierda la confianza en la justicia, esa que su gobierno manipula a su antojo, ha conseguido usted que un país rico como podía ser el nuestro, se convierta en tercermundista, en definitiva, ha conseguido usted que el ser humano pierda la confianza en sí mismo.

Usted, despreciable M. Rajoy es un auténtico engendro que espero haya servido para que quienes le han votado en dos ocasiones abran de una vez por todas los ojos y vean en lo que usted nos ha convertido.

Mariano Rajoy, que dios o lo que haya allí arriba le de su merecido, que algún día, los de su equipo que todavía campan a sus anchas y con usted al frente, sean juzgados, por un tribunal español o internacional, sentenciados y recluidos con los que ya están dentro y que, unos y otros sean despojados de sus bienes económicos y materiales para compensar el daño ocasionado.

Si es verdad eso que se dice de que el tiempo pone a cada uno en su lugar, todos sabemos el que le corresponde, sólo deseo que se cumpla.

¡HASTA NUNCA SER INMUNDO!

No hay comentarios: