Últimas entradas

lunes, 30 de abril de 2018

¿POR QUÉ SE GUARDA SILENCIO SOBRE ESTA OTRA VIOLACIÓN?



- Hace 15 días cuatro jóvenes argelinos de familias acaudaladas violaron en grupo a una joven de 19 años

- El asunto es similar al de los sanfermines de 2016: ella no se resistió por miedo.

- El futuro del caso, como en Pamplona, estará condicionado por la definición jurídica de violencia.


Como en el caso de Pamplona en los sanfermines de 2016, también hubo superioridad numérica y física. Como en aquel episodio que ahora la Audiencia navarra ha calificado de abuso y no de violación, ella tampoco se resistió. El miedo de verse rodedada por cuatro hombres en la casa de uno de ellos la paralizó y decididó someterse para no acabar muerta. La edad de la víctima: 19 años. Uno más que la de Pamplona.

Sucedió hace quince días en Alicante y los ecos de aquella violación en grupo se han avivado tras la polémica sentencia contra 'El Prenda' y sus amigos porque en Alicante también hubo una manada que salió a cazar la noche del 14 de abril. Ambos casos son similares, casi calcados, y si no cambia la ley, el futuro judicial del proceso estará condicionado por la definición jurídica de violencia; ésa que mantiene enervada a la sociedad desde hace dos días.

La madrugada del 14 de abril, cuatro jóvenes argelinos de familias de alto poder adquisitivo -uno de ellos es el rico heredero de una próspera empresa de plásticos, como publicó EL MUNDO- los que agredieron sexualmente a la chica (de nacionalidad ecuatoriana) después de que el acaudalado joven, de 34 años, la llevara a su casa tras conocerla en una discoteca de la zona de El Puerto.

Habían intercambiado miradas y risas. También copas. Se habían gustado y él la invitó a la vivienda de sus amigos (que estudian en Alicante y residen de manera habitual en la ciudad), donde estaba pasando unos días de vacaciones. Ella accedió. Sin embargo, las cosas se torcieron en el piso. Según la investigación y el propio testimonio de la chica, al llegar a la casa los otros tres jóvenes salieron de sus habitaciones y la violaron en grupo durante varias horas. Ella no opuso resistencia por miedo. No tuvo opción. Tres de ellos se pusieron preservativo. El otro, el chico que había conocido, no.

Sus intentos de huir de aquella casa fueron infructuosos, tal como revelaron entonces fuentes de la investigación. Alrededor de las siete de la mañana, uno de los agresores condujo a la víctima a la calle, donde «desesperadamente» la joven pidió auxilio en el primer establecimiento comercial que encontró.

Desde allí, una llamada alertó a los agentes de la Policía Nacional de lo que había pasado. La víctima fue trasladada y atendida en el Hospital de Alicante, mientras los agentes practicaban todo tipo de gestiones para localizar a los agresores. Para entonces, el joven de 34 años estaba camino del aeropuerto de Alicante para coger un avión y salir del país. Pero la Policía fue más rápida.

Los agentes tuvieron indicios fundados de que podría tener la intención de irse, por lo que rápidamente establecieron un dispositivo para detenerlo. Ya está en prisión. Escasas horas después los agentes localizaron y arrestaron a los otros dos jóvenes, que están en libertad con cargos. El cuarto consiguió escapar y todavía lo buscan. La joven insiste en que no accedió a aquella relación sexual. Lo mantiene con firmeza. Un juzgado ya investiga los hechos. ¿Violación o agresión?

No hay comentarios: