Últimas entradas

Lo último

lunes, 2 de abril de 2018

MITOS TECNOLÓGICOS QUE DEBEMOS DESTERRAR




AUTOR
AROA FERNÁNDEZ
02.04.2018 – 05:00 H.

Te lo ha contado un amigo, lo has leído en algún sitio o simplemente lo crees sin recordar muy bien por qué. Las leyendas alrededor de la tecnología y sus usos se cuentan por cientos. Van desde creencias populares no siempre ciertas sobre determinados productos tecnológicos, que en muchas ocasiones determinan nuestras decisiones de compra, hasta falsos trucos con los que nos hacen creer que sacaremos más partido a nuestros dispositivos (y nada más lejos de la realidad).

Vamos a tratar de derribar los mitos más extendidos que circulan sobre ordenadores, móviles, cámaras de fotos y demás tecnologías, a la vez que te contamos cómo pueden están influyendo en tus hábitos de forma negativa. Así podrás dar una buena respuesta la próxima vez que alguien te diga que esperes a agotar la batería para cargar tu móvil o que los Macs están a salvo de virus.

Mito 1: Más megapíxeles, mayor calidad en tus fotos

Es uno de las grandes engaños del ‘marketing’ que, como denuncian los fotógrafos expertos, viene dándose desde la aparición de las cámaras digitales y ahora también se extiende a las de los ‘smartphones’. La creencia de que nuestras fotos tendrán más calidad con un mayor número de megapíxeles no es cierta.

El megapíxel es una medida de tamaño (equivale a un millón de píxeles) que configura la resolución de la imagen y nos permite que al ampliarla siga viéndose bien. Sin embargo, esto no significa que sea todo lo que necesitamos para que nuestras fotos grandes sean nítidas. En ello influye principalmente el tamaño del sensor: si este no es el adecuado para las ampliaciones, aunque contemos con un buen puñado de megapíxeles, no tendremos más que una foto borrosa.

Cuando vayas a comprar una cámara olvídate de los megapíxeles y fíjate en otras especificaciones como el tamaño del sensor (Fuente: Pexels)

Además, a no ser que quieras colocar tus fotos en una gigantesca valla publicitaria, los 8 o 10 megapíxeles de la mayoría de las cámaras réflex son suficientes para las ampliaciones más comunes. Incluso con 2 megapíxeles podrás conseguir grandes resultados en fotos impresas de 10 x 15 centímetros.

Mito 2: La cobertura te la indican las rayitas

“¡Pero si tengo cobertura a tope!” Es una de las frases que solemos decir cuando miramos la pantalla de nuestro móvil y vemos que todas las barras de la señal están rellenas pero no podemos llamar a alguien. Esto se debe, probablemente, a que recibimos la señal de la torre más cercana pero hay tantos usuarios conectados a la misma que no se nos permite establecer la comunicación.


Es lo que ocurre, por ejemplo, en lugares concurridos como conciertos o eventos masivos o en fechas señaladas como Nochebuena o Nochevieja cuando todos intentamos enviar mensajes a la vez y la red se satura. Esto pasa tanto con las llamadas, SMS o el tráfico de datos. En estos casos lo único que podemos hacer es armarnos de paciencia y esperar a que termine el colapso.

Mito 3: Levanta el brazo para coger cobertura

Siguiendo con esos momentos de desesperación en los que la conexión de nuestro móvil nos falla, esta es otra leyenda urbana a la que solemos recurrir casi sin darnos cuenta. Alzar el brazo para que llegue más cobertura a nuestro dispositivo será inútil. La razón es que la señal suele ser la misma a nuestro alrededor.

Ahora bien, si nos desplazamos caminando unos metros puede que la situación cambie, sobre todo en las ciudades, donde algunos edificios pueden afectar a nuestra señal. Así que mucho mejor desplazarse un poco que quedarse quieto con el brazo en alto, que no sirve de absolutamente nada.


Mito 4: Cerrando ‘apps’ ahorrarás batería

Es una obsesión que hemos heredado de los ordenadores, donde cerrar una aplicación en Windows nos servía para que el sistema no se ralentizara. Sin embargo, en los ‘smartphones’ no funciona exactamente igual. Estos dispositivos están preparados para que, en cuanto dejemos de usar la ‘app’ y volvamos a la pantalla principal, esta se pare y no quede en un segundo plano consumiendo energía.

Curiosamente, sucede lo contrario si forzamos el cierre de la ‘app’. Esta acción obliga a un esfuerzo extra de recursos de nuestro ‘smartphone’ tanto cuando la cerramos como cuando la abrimos otra vez. Así lo confirmaba Hiroshi Lockheimer, máximo responsable de Android, cuando se le preguntaba en Twitter: “Cierras algo que el sistema tiene que volver a abrir”. Así que lo que creías que te hacía mantener la batería de tu móvil, en realidad estaba provocando justamente lo contrario (y por partida doble).

Ahora bien, hay momentos en los que el cierre de la ‘app’ es necesario, sobre todo si notas que el sistema va más lento de lo habitual o percibes un recalentamiento del móvil. Entonces sí tendrás que forzar su salida e incluso reiniciar el sistema completo.

Mito 5: Deja que tu móvil se descargue por completo

Es otra de los falsas creencias que hemos heredado del pasado. Antes las baterías eran de de NiMH (níquel e hidruro metálico) y NiCd (níquel cadmio), unos materiales sensibles al ‘efecto memoria’, lo cual originaba su deterioro interno cuando se realizaban cargas y descargas incompletas. Sin embargo, en la actualidad, con las baterías de iones de litio el problema está solucionado.

De hecho, la recomendación es la contraria. Por ejemplo, en la web de Samsung recomiendan cargar las baterías de sus Galaxy antes de que bajen hasta el 20 %. Por su parte, Apple se abstiene de hacer recomendaciones: “Cuando quieras, no hace falta que esté totalmente descargada”. Por su lado, algunos expertos independientes aconsejan, para alargar la vida de las baterías de cualquier dispositivo, enchufarlo cuando ronde el 30 % de carga.

Con las nuevas baterías de iones de litio ya no tiene sentido dejar que tu móvil se descargue por completo (Fuente: Pixabay)

Además, algunos especialistas recomiendan no dejar el móvil cargado durante toda la noche, ya que incrementa la tensión de la batería y la deteriora, y realizar cargas parciales en lugar de completas de manera habitual.

Mito 6: Los archivos eliminados de la papelera del ordenador son irrecuperables

Cuando vaciamos la Papelera de Reciclaje de nuestro ordenador suele ser porque estamos seguros que esos archivos ya no los necesitamos. Sin embargo, en ocasiones, un error puede llevarnos a eliminar aquello que no queríamos y el pánico se apodera de nosotros llevados por la falsa creencia de que no podremos recuperarlo. Nada más lejos de la realidad. Esos archivos siguen estando en tu ordenador aunque no sean visibles a tus ojos.


La explicación la encontramos en la forma en que se guardan los documentos en el disco duro. Al almacenar un fichero, ocupamos una serie de bloques de unos 4 ‘kilobytes’ unos espacios que se van enlazando entre sí. En el momento en que lo borramos, lo único que estamos haciendo es ordenar al primer bloque que aparezca como ‘no disponible’; sin embargo, la información sigue ahí aunque desde el explorador de ficheros no la podamos localizar. Eso sí, necesitaremos un ‘software’ especializado en recuperación para hacerlo. Seguirán disponibles, al menos, hasta que ese espacio haga falta para guardar alguna otra cosa y, entonces sí, sea demasiado tarde.

Mito 7: Los Macs están libres de virus

Se trata de una creencia alimentada por la propia Apple durante años, hasta el punto de que en sus anuncios publicitarios alardeaba de la salud de sus ordenadores en comparación con los insanos PCs. Esos saludables tiempos, si es que existieron, han acabado para Mac. Hoy en día existe ‘malware’ creado específicamente para infectar los ordenadores de Apple.

La razón es muy simple: antaño los creadores de estos programas maliciosos no mostraban interés en Mac porque muy poca gente lo usaba. Su popularización ha hecho que los cibercriminales también se fijen en los entornos OS X: su objetivo es llegar a cuantos más usuarios mejor, y los propietarios de Mac no dejan de aumentar.

En 2012 había alrededor de 500 virus para Mac, tres años después llegaban hasta 2200 y, en 2016, la empresa McAfee detectaba en torno a 460.000 muestras de ‘malware’ para los ordenadores de la manzana mordida. Un incremento significativo pero que todavía está lejos de Windows, con 640 millones de virus detectados durante 2016.

Cada vez son más los virus y archivos maliciosos que pueden afectar a los ordenadores de Apple (Fuente: Pxhere)

Mito 8: Acercar un imán al ordenador puede borrar tus datos

Esta leyenda tiene parte de realidad y parte de mentira. Por un lado, es cierto que los campos magnéticos afectan a los discos duros e incluso hubo una época en que los imanes se utilizaban para limpiar los desaparecidos disquetes. Sin embargo, en la actualidad resulta algo más complicado y “los discos duros requieren una fuerza magnética extrema para desmagnetizar o borrar”, según el experto Renee Schafer, de la compañía Data Security, Inc.

De ello se encargan empresas como VS Security Products Ltd., líder como fabricante de desmagnetizadores a nivel mundial. Para llevarlo a cabo se debe colocar el disco duro en una plataforma magnética que mezcla todos los bits de información a nivel microscópico y en solo 5 segundos no queda nada legible. Desde luego, nada que ver con el imán que tienes en la nevera.
Desmagnetizador

Mito 9: El modo incógnito te vuelve totalmente anónimo

Como ya sabrás, cuando navegas por internet tienes la oportunidad de hacerlo con el ‘modo incógnito’ que te ofrecen Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari o Internet Explorer. Sin embargo, eso no significa que te conviertas en un ninja virtual y tu navegación sea completamente privada e imposible de rastrear.

Un ejemplo claro de esto es toda la información que presentaron dos investigadores alemanes en la conferencia de ‘hacking’ Def Con el año pasado sobre las ‘navegaciones ocultas’ de más de tres millones de usuarios. Entre ellas estaban las preferencias pornográficas de un juez o el medicamento que utilizaba un diputado.

El modo incógnito tampoco evitará el ataque de ciberdelincuentes (Fuente: Pexels)

Si bien este modo te servirá para que el historial de navegación, las cuentas, contraseñas y demás información no se almacene en el ordenador que estás usando y ningún usuario medio la pueda consultar, unas manos más expertas pueden conocer todo el registro de tu actividad. Ya sea con programas avanzados o identificándote mediante la dirección IP (la cual no cambia en modo incógnito), lo cierto es que no estás a salvo de que sepan por dónde navegas.

Mito 10: Los videojuegos son nocivos para niños y adolescentes

Aunque se trata de una afirmación que poco a poco está perdiendo fuerza, todavía hay quien piensa que no se puede sacar nada bueno de los videojuegos. Por supuesto, es falso. La gamificación es una de las herramientas de aprendizaje con mayor crecimiento en los últimos años.

Según los expertos, los videojuegos pueden ayudar a enseñar habilidades o solucionar problemas específicos en el desarrollo de un niño. Por ejemplo, en Escocia, se han integrado en el aula a través del proyecto The Consolariumfinanciado por el propio Gobierno para desarrollar la conciencia social de los más jóvenes e inculcarles valores cívicos y morales.

(Foto: Pexels)

Otra muestra la encontramos en la versión educativa del popular videojuego Minecraft. El MinecrafEDU, creado por programadores y educadores de Finlandia y Estados Unidos, busca que los alumnos, dirigidos por su profesor dentro del mundo virtual, resuelvan problemas de carácter educativo ya sea de forma individual o en grupo. Así que, como casi siempre, todo depende del uso que le demos a los juegos.

No hay comentarios: