Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

lunes, 2 de abril de 2018

LOS ESTRAGOS DE LA DROGA CANÍBAL



M.J. Álvarez
01/04/2018

Los residentes en un céntrico edificio situado en el número 10 de la calle del Conde de Romanones tuvieron el Jueves Santo un brusco despertar. Un impresionante griterío, ruidos, gemidos y llantos, les sacó de sus ensoñaciones. Escuchaban a una mujer que no cesaba de quejarse y de llorar –junto a otras personas–, y, aunque no acertaban a entender nada, sospecharon que podría tratarse de un episodio de violencia de género.

Avisaron a la Policía Nacional y a los servicios de Emergencias 112. Faltaban pocos minutos para las nueve de la mañana y la bronca procedía del segundo piso en donde, a tenor de la escandalera, parecía que había mucha gente. Los agentes tocaron al timbre varias veces sin éxito, por lo que decidieron echar la puerta abajo. Su prioridad era acceder al interior.

Cuando lo hicieron no salían de su asombro. En el piso se encontraban tres personas, supuestamente amigos, dos hombres de 34 años y una mujer, de 35. Se habían peleado y se habían atacado a mordiscos en la cara, a dentellada limpia como si fueran animales o como el personaje de ficción, el doctor Hannibal Lecter. Los varones tenía también lesiones en un brazo. Estaban medio desnudos pues, además, se habían arrancado la ropa que llevaban y estaba hecha jirones.

Su estado era de agitación, de nerviosismo y de agresividad debido a la ingesta de algún tipo de droga sintética del tipo caníbal, indicó la Policía. Hasta que no les realicen la analítica correspondiente no se sabrá con certeza. Los heridos, que estaban bajo los efectos de los estupefacientes, fueron incapaces de explicar qué habían tomado y el origen de la pelea, según fuentes de la investigación.

Hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones del Summa que atendió a los tres amigos de las laceraciones que tenían concentradas en la cara, indicó una portavoz. También tenían policontusiones repartidas por el cuerpo a causa de los golpes que se habían propinado. Ninguno se encontraba grave, si bien fueron trasladados a diversos hospitales con pronóstico reservado. La mujer y uno de los hombres, a la Fundación Jiménez Díaz y el otro, al Clínico.
Similar a las anfetaminas

Por el momento, no se les ha podido tomar declaración. Habrá que esperar a que se les pase el efecto del estupefaciente, que, en función de la dosis, pueden durar hasta siete días. La droga caníbal –metiendioxipirovalerona– es un estimulante sintético similar a las anfetaminas que genera taquicardia, hipertensión, bruxismo, mordeduras, disnea, ansiedad, paranoia y violencia, entre otros.

Es extremadamente peligrosa para el consumidor que pierde la noción del cuerpo y no nota el dolor, como para quien está a su alrededor. Así, en 2012 un mendigo falleció porque un sujeto bajo los efectos de esta droga le comió la cara en Miami.

No hay comentarios: