Últimas entradas

Lo último

lunes, 9 de abril de 2018

¿HABRÍA QUE DENUNCIAR A LOS JUECES?



RLP

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El jurado ha considerado culpable al anciano Jacinto S.M. de la muerte de uno de los dos jóvenes que asaltaron su vivienda en Tenerife en 2015, pero propone que se le suspenda la pena o se le indulte, dada su avanzada edad y por haber actuado en defensa de su vida y la de la su familia. No tiene antecedentes penales.

Esa noche, dos asaltantes, uno menor de edad (que ya ha sido juzgado y condenado por el robo) y otro un joven de 26 años de nombre Jonás, entraron en la casa, tapados con caretas, armados con palos y una pistola simulada.

Golpearon a la mujer y amenazaron de muerte al matrimonio si no les entregaban la caja fuerte que iban buscando, según explicó Jacinto S.M., el acusado, quien se dirigió a una habitación contigua con la excusa de ir a buscar algo de dinero.

Caretas

Jonás no murió inmediatamente, sino que salió de la casa para desplomarse junto al tendedero, y de hecho Jacinto ni siquiera supo que el disparo lo había alcanzado, según declaró.

El acusado reveló que el día anterior ya había visto a los presuntos ladrones por los alrededores, tapados con sus caretas, pero se marcharon ahuyentados por los perros al verse descubiertos.

Describió cómo aquella noche le encañonaron con la pistola simulada, cómo golpearon a su mujer y le rompieron los huesos de la mano con una puerta, mientras ella gritaba, lloraba y les ofrecía tarjetas de crédito, porque en la casa no había «ni para un cortado».

Jurado

Éstas son las conclusiones del veredicto que ha emitido este viernes el jurado que ha juzgado esta semana a Jacinto S.M., actualmente de 83 años, por la muerte de Jonás C.R., uno de los dos jóvenes que asaltaron la vivienda del anciano en Arafo, cuando el acusado se encontraba junto a su esposa y la hermana de ésta.

Al término de la lectura Avelino Míguez, abogado de Jacinto S.M., anunció su intención de recurrir el fallo por entender que el veredicto está «lleno de incongruencias», insistió en la inocencia de su defendido y pidió que si es necesario imponer una pena, que sea la mínima legalmente establecida.

Por ello solicitó diferenciar los delitos que ha apreciado el jurado, homicidio y tenencia ilícita de armas, y que para el primero se haga «un esfuerzo importante» con el objetivo de que la pena se sitúe al límite de los dos años, que para el segundo se rebaje lo más posible y sea de seis meses, y se tenga en cuenta el atenuante de colaboración con las autoridades.

Edad

Consideró que la posibilidad del indulto «es algo que se nos escapa» y reiteró que el veredicto ha sido «muy inesperado», al tiempo que insistió en que imponer la menor pena posible a Jacinto S.M. es «una cuestión de justicia».

Al respecto, la representante del Ministerio Fiscal apuntó que no se opondrá a la suspensión de la pena, mientras que la acusación particular convino en solicitar la menor posible por la tenencia ilícita de armas pero no en la referente al homicidio.

En el veredicto el jurado establece los hechos probados en virtud de lo relatado por el acusado, su esposa, la hermana de ésta -que sólo escuchó los gritos del altercado al haberse encerrado en el cuarto de baño- y el asaltante que sobrevivió, Christian, que era menor de edad en el momento.

Para el jurado queda probado por unanimidad que el acusado efectuó el disparo que causó el fallecimiento de Jonás C.R. en defensa propia y de su esposa pese a que existían alternativas posibles «menos gravosas» para impedir el riesgo real existente en el asalto, o que se imaginaba el anciano ante la situación de angustia y temor provocada por los jóvenes, que iban enmascarados.

Calibre

El jurado reconoce que Jacinto actuó en defensa propia pero insiste en que podía haber utilizado otras alternativas igualmente efectivas para salvaguardar su integridad física y la de su esposa «evitando la muerte del fallecido».

Añade que ha quedado probado que el acusado efectuó un disparo con un revólver del calibre 38 asumiendo el riesgo de causar la muerte de la persona enmascarada que resultó ser Jonás C.R., pues el recinto era pequeño y podía impactar sobre alguno de los presentes en el lugar.

Recuerda que el acusado tenía un mínimo conocimiento de las armas de fuego por haber estado en posesión de una licencia de armas para cazar y por tanto era conocedor de su funcionamiento y de las consecuencias de su uso.

También ha quedado probado que los asaltantes con el objetivo de apoderarse del dinero que pudieran encontrar en la vivienda encañonaron al acusado en la sien con una pistola simulada y le ocasionaron diversas lesiones, lo que refrendó Christian C.P. y los médicos forenses.

No hay comentarios: