Últimas entradas

Lo último

jueves, 8 de febrero de 2018

LA ESTÚPIDA Y FARISEA SORAYA



La necedad y la inconsciencia de los gobernantes roza lo sublime. "Sacrificar un catalán" soltó en su retórica farisea la vicepresidenta, creyendo pasar a la historia. Y va camino de conseguirlo, pero a la historia de la estupidez. Las redes le saltaron ayer a la yugular a cuenta del verbo que, fiel a su esencia, tiene resonancias biblícas. Sacrificar.

Sí, el empleo del verbo es inepto porque va en contra de lo que la sacerdotisa de sacrificios pretende. En efecto: el gobierno considera que investir a Puigdemont es ilegal porque se trata de un prófugo de la justicia, de un fuera de la ley, de un homo sacer, a quien cualquiera puede matar... pero no sacrificar. Está prohibido. Un ser impuro no puede ser sacrificado. 

Mayor ineptitud, imposible. Si hay sacrificio, la víctima propiciatoria no puede ser impura ni estar fuera de la ley. Claro que no: es el presidente legítimo de la Generalitat. Así que se entiende la exigencia de sacrificio: se quiere aniquilar la legitimidad, sin percatarse de que ese empeño es precisamente lo que la hace inatacable. Habrá una presidencia bicéfala cuyo funcionamiento y equilibrio interno, previsiblemente, serán objeto de debate continuo en el independentismo por mor de las cambiantes circunstancias políticas. Y funcionará el respeto al principio de legitimidad salida de las urnas el 21 de diciembre y personificada en Carles Puigdemont, a quien no se puede sacrificar, no por impureza de la víctima, sino del victimario.

No hay comentarios: