Últimas entradas

domingo, 25 de febrero de 2018

HOY A FELIPE VI LE ESPERA LA CACEROLADA DEL SIGLO


Desde que, con el Renacimiento, la ciencia política se hiciera empírica y positivista, los teóricos dejaron de escribir aquellos "espejos de príncipes" (specula principum o principum specula) en los que desgranaban las virtudes que debieran adornar el recto comportamiento de los reyes.  Eran los asesores políticos de la Edad Media. Teólogos, filósofos, legistas trataban de mostrar al soberano el camino del "buen gobierno" de la tradición platónica. Para los positivistas de todo tipo eso solo podía ser un empeño moral y, por lo tanto, no científico y desechable.

Precisamente este es el secreto del exitazo de El príncipe de Maquiavelo: su doble naturaleza, como el rostro del dios Jano. Con una cara mira hacia atrás, pues es un típico espejo de príncipes; el último. Con la otra, adelante, porque prescinde de toda moral y se atiene, como la ciencia, a los hechos. Pero eso es ya otro asunto. Hace siglos que no se escriben espejos de príncipes. Y se nota. Los reyes ya no se nutren de ellos sino de las consejas de otras fuentes: validos, amantes, consejillos nobiliarios, confesores, hechiceros, nigromantes, militares, delincuentes, familiares, ectoplasmas, banqueros, gabinetes de prensa, comunicadores, spin doctors e influencers. La saga de los Borbones contiene bastantes de estos ejemplos y, aunque se observa cierta modernización, el resultado sigue siendo el mismo: el buen gobierno (al que los positivistas llaman gobernanza) les es tan ajeno como la galaxia Andrómeda.

Tómese el caso de este monarca yendo a inaugurar el Congreso Mundial de Móviles y a quien, por cierto, espera  la cacerolada más grande que se haya hecho jamás en sonora demostración del amor de sus súbditos. A su almuerzo (ya se sabe que los reyes son de buen yantar) no acudirá ninguna autoridad catalana. El presidente y vicepresidente de la Generalitat por imposibilidad metafísica ya que, siendo un exiliado y un preso político en un país en donde no hay exiliados ni presos políticos, obviamente, no existen. El presidente del Parlament, Torrent y la alcaldesa, Colau, en protesta por las cargas del 1-O y la existencia de los innombrables, los presos políticos cuya sola mención hace saltar de su silla al presidente del TSJC y a los fiscales, quienes quizá deban actuar en justicia en este asunto. Imagínese.

Será pues un almuerzo en familia, con los amigos de toda la vida y las autoridades españolas destacadas en la colonia, en contacto directo y sufrido con los aborígenes. Algún paseíllo de corto trecho y a distancia suficiente para no ver ni escuchar las manifestaciones de sus amados, aunque no amantes, súbditos. No es una repetición de la fábula del rey desnudo porque no se necesita niño alguno. Todos, hasta el rey, saben que el rey va desnudo. Por fuera y por dentro. No entiende nada de lo que pasa. Ni por asomo. Está lleno de ira y despecho, con lo que cada avez se ciega más. No solo no ha leído ningún espejo de príncipe, como sus antepasados, sino que su fuente de información y consejo es un tal M. Rajoy, lector del Marca

El monarca o alguien en su nombre envió 10.000 policías a apalear a la población pacífica y, lo que es peor, dos días después de la bárbara acción, el rey la respaldaba de palabra, sin tener ninguna para las víctimas. A nadie puede extrañar que su persona no sea bienquista en Catalunya. Y menos que a nadie, a él mismo, sabedor, es de suponer, de que apalear no es el modo más racional de ganarse el afecto de alguien. Con esos antecedentes, por tanto, el rey llega seguramente animado del espíritu de Calígula: "que me odien con tal de que me teman".

Pero es que no le temen. Y no parece que estén los tiempos para conseguirlo por los procedimientos de su antepasado, el que no tenía un palito detrás de la uve.  

P.S. Ya tiene gracia que el Congreso Mundial de Móviles se celebre en Catalunya, 
lugar en donde el gobierno prohíbe investir telemáticamente al presidente de la Generalitat.

No hay comentarios: