Últimas entradas

jueves, 15 de febrero de 2018

EL BRUTAL SAQUEO DE ESPAÑA



Las declaraciones de Granados, de Correa, de los protagonistas de la trama de Valencia, de los chorizos de los EREs andaluces... toda una lluvia irrespetuosa de excrementos sobre nuestras cabezas, una indignidad y un atentado de los políticos contra el pueblo español que no debe quedar impune. La sensación de agobio ante el saqueo nunca ha sido tan intensa como ahora. Los españoles están indignados y asqueados de sus políticos porque saben que si el dinero que han robado nuestros representantes y sus cómplices fuera devuelto, España podría pagar su deuda externa y hasta asegurar el pago de las pensiones. Es probable que ningún país del mundo haya sido saqueado por su clase política tan duramente como España. Es duro, pero cierto. 


La lista no incluye el saqueo de las cajas de ahorros y estafas como las de Bankia y el Banco Popular y cientos de robos no conocidos.

La corrupción se torna obsesiva y golpea la conciencia de los españoles, que poco a poco se convencen de que están gobernados por partidos políticos peligrosos, convertidos en refugios de delincuentes y saqueadores. Muchos observadores opinan que el pueblo español es indiferente ante los casos de corrupción que ensucian la política y hacen de los políticos personas odiosas y enemigas del pueblo, pero no es verdad. La corrupción es como una gota de ácido sulfúrico sobre una plancha de acero, a la que termina taladrando poco poco. 



Los casos conocidos integran una lista abrumadora y brutal que, en si misma, debería provocar que los partidos políticos implicados fueran clausurados y apartados de la vida política. Sobre todo si se tiene en cuenta el principio universalmente reconocido de que únicamente sale a la luz entre el 10 y el 15 por ciento de la corrupción real. Si ese principio se aplica a España, nuestros saqueadores han robado mas del doble del PIB anual de España, una cantidad tan enorme que si se recuperara convertiría a España en un país más rico que Alemania. 



Así son las cosas, nos gusten o no. Los jueces españoles no darían abasto, ni siquiera en diez años, para juzgar toda la corrupción que ha existido desde que se instauró esta falsa democracia de rufianes. 



Pero lo peor no es lo que ya ha ocurrido, esa basura acumulada en el estercolero español, sino la falta de esperanza y de remedios que se proyecta hacia el futuro. La justicia no es lo bastante independiente y está minada por los partidos, que le impiden condenar masivamente a las legiones de corruptos, sobre todo a los que están arriba y tienen la responsabilidad suprema. Los partidos políticos, por su parte, se resisten a castigar a los corruptos como el pueblo quiere y una parte de los ciudadanos españoles, incomprensiblemente, siguen votando a sus verdugos y saqueadores, como si les autorizaran a seguir practicando el despojo. 



El PP, PSOE y los nacionalistas, las tres grandes pata de la pocilga corrupta española, dicen que la corrupción es cosa del pasado, pero les juro que no es cierto. Es cosa del presente y del futuro porque el botín no sólo no se ha acabado sino que cada año es más prometedor porque los impuestos suben, el número de rufianes se incrementa y la llegada de decenas de millones de turistas aportan atractivos nutrientes para seguir robando. 



¿Que hacer ante el saqueo de España, si estamos convencidos, lógicamente, que los partidos políticos, acostumbrados a saquear, no van a hacer nada por impedirlo? La única solución es el boicot ciudadano. Del mismo modo que hemos inyectado el miedo en las venas a las empresas catalanas que apoyaban en independentismo dejando de comprar sus productos y obligandolas a trasladar su sede fuera de Cataluña, debemos boicotear a los partidos que tienen responsabilidad en el inmenso saqueo de España y expulsarlos del poder, hasta que sean sustituidos por una clase de políticos dignos y decentes, que respeten a los ciudadanos y que teman una ley que deberá ser rigurosa y cruel con aquellos que desvalijan la nación. 



Francisco Rubiales 

No hay comentarios: