Últimas entradas

domingo, 14 de enero de 2018

A PUIGDEMONT NO SE LE PUEDE DETENER


Elpidio José Silva (Granada, 1959) es conocido por ser el juez que metió al primer banquero en la cárcel. Se trata de Miguel Blesa, aunque al cabo de unas semanas ya estaba en la calle. Más tarde se volvieron a encontrar en un juicio; en aquella ocasión, sin embargo, era Silva quien estaba en el banco de los acusados. El juez fue condenado a 17 años de inhabilitación, tras ser acusado de prevaricación. Más tarde fundó un partido político, Renovación Democrática Ciutadana (RED), con el que se presentó a las elecciones al Parlamento Europeo del 2014, sin conseguir ningún diputado. Actualmente regenta un bufete de abogados y ha escrito numerosos libros, entre ellos La justicia desahuciada: no es país para jueces
El Tribunal Supremo ha negado el derecho de Junqueras, Forn i Sànchez a asistir al Parlament, aunque les permite el voto. ¿Cómo lo ve?

Llarena ha salvado el derecho de voto, pero eso es una contradicción respeto a Puigdemont. A Puigdemont no se le permite hacer la investidura no presencial. No estoy de acuerdo con esta tesis. El reglamento del Parlament no lo contempla; por lo tanto, tampoco lo prohíbe. Si se puede votar desde la cárcel quiere decir que no está centrando la presencialidad y está permitiendo que se delegue el voto. Por eso, aquí hay una contradicción.

El reglamento del Parlament no prohíbe la investidura a distancia de Puigdemont
¿Considera, por tanto, que se podría hacer una investidura digital?

Estamos en la era digital. Tenemos que asumirlo. Decirle a un parlamentario que el reglamento no permite la investidura telemática es un grave error. Esto no lo pudo contemplar el reglamento de la Cámara y, obviamente, tampoco lo prohíbe. Si el resultado del 21-D es que el conjunto de fuerzas políticas hegemónicas quiere designar a Puigdemont, yo entiendo que cualquier estratagema que se oponga a ello es profundamente antidemocrático. Sobre todo, teniendo en cuenta que Puigdemont está en Bélgica y que España tuvo que retirar la euroorden de detención porque asumió que la detención acordada no era homologable a un nivel europeo. 

Por otra parte, sabemos ya que el contenido del artículo 155, tal como lo interpretó el Partido Popular, está profundamente en contra de la Constitución. Este artículo no contempla ni el cese del president ni el cese de los consellers. A todo esto le tenemos que sumarle que el artículo 500 del Código Penal establece que los miembros del Parlament no pueden ser detenidos, por la inmunidad parlamentaria, si no han cometido un delito flagrante y el delito que se les está atribuyendo nunca ha existido.
¿Considera, pues, que no existe el delito de rebelión y sedición en este caso?

La rebelión y sedición de la que hablan no esta acompañada de la violencia precisa, ni tampoco de la intencionalidad que viene inmersa o contenida en el concepto de alzamiento. Como no tenemos justificadas las prisiones preventivas por ningún sitio, ni por el delito cometido, ni por los hechos relevantes que se hayan podido reproducir por ese delito, ni por las condiciones de inmunidad que protegen a los parlamentarios, recogidas en el artículo 500 del Código Penal -que impide que un parlamentario pueda ser detenido, salvo supuesto de flagrante delito-, es evidente que la situación tendría que ser revisada y no parece adecuado, con un mínimo de rigor democrático, que Puigdemont no pueda asumir el cargo desde Bruselas.

El propio Gobierno español y la oposición ya han anunciado que recurrirán la investidura de Puigdemont a distancia en el TC…

La van recurrir inmediatamente, pero todos estos recursos se pueden revisar en Estrasburgo. Los tribunales penales españoles están estableciendo una verdad que es absolutamente deforme y que no se adapta a la realidad, ni de los hechos, ni de la adecuada interpretación del ordenamiento jurídico.

Pero esto llevaría mucho tiempo. ¿Qué opción queda para que la investidura no quede anulada?

Que viniera aquí a hacer la investidura presencialmente. Probablemente, con el artículo 500 del Código Penal en la mano no se lo puede detener. Aunque en realidad tampoco se lo podría detener porque en ningún momento ha cometido un delito de rebelión ni de sedición, pero ya estamos viendo la interpretación que se maneja en España. Por lo tanto, se arriesga a que le encarcelen.

Si ahora no quedan en libertad los Jordis y Forn, en España se habrá perdido la brújula jurídica. Es un escándalo
Viendo la situación de Junqueras, Forn y los Jordis sería lo más probable.
 
Si ahora no quedan en libertad los Jordis y Forn, en España se habrá perdido la brújula jurídica. Entonces habrá un peligro tremendo de que pueda pasar cualquier cosa y, por lo tanto, puedo entender perfectamente que Puigdemont defienda una investidura desde Bégica, que no quiera someterse a riesgos que son evidentes. No podemos anticipar lo que irán resolviendo los tribunales, pero creo que la línea que se está siguiendo en los tribunales españoles es demencial, es una línea que no tiene apoyo jurídico. Por eso hay una gran parte de la comunidad jurídica que lo está denunciando. Es un escándalo. 

Me hablaba de Estrasburgo. ¿Cree que si el caso se llevara a los tribunales europeos la situación cambiaría?

Siempre y cuando el juez que dirija la causa en Estrasburgo sea imparcial. Hemos detectado en el Tribunal Europeo que hay una serie de recursos que se dirigen contra España y que el conocimiento de estos asuntos lo hace un juez andorrano. En este sentido, yo entiendo que cuando el trámite de admisión en el Tribunal Europeo lo realiza un juez que depende de une Estado satélite de Francia y España, no existe la suficiente objetividad. Ahora bien, si el trámite de admisión lo hace un juez claramente imparcial, abrirá la caja… y huele muy mal. El que lea esto, todo lo que ha pasado aquí, desde un canon jurídico europeo, no lo va a entender.

No sabemos qué hubiera dicho el juez belga, pero sí sabemos algo muy importante: España no quiere oírlo
Como en el caso de la euroorden…

Exacto. La situación de Puigdemont y de los consellers que están afectados y que residen en Bélgica es de plena libertad. El Reino de España y el Tribunal Supremo han asumido hasta tal punto que iba a ser rechazada (la euroorden), con un claro ridículo, que han tenido que retirarla antes de que se pronuncie el tribunal belga. Realmente, lo que se llama salir corriendo. Eso demuestra que el Reino de España y el Tribunal Supremo no están trabajando conforme al canon europeo.

El Tribunal Europeo, en principio, debe tender a posicionarse en términos favorables a los planteamientos de los parlamentarios que están sufriendo este acoso, que se encuentran en prisión y que no pueden hacer su trabajo parlamentario y democrático según lo que ha expresado la voluntad popular.
Bueno, no sabemos qué hubiera dicho el juez belga…

No hemos tenido la oportunidad de saber qué hubiera dicho el juez belga, pero sí sabemos algo muy importante: España no quiere oírlo.

Bajo ningún concepto se han cometido los delitos de rebelión o de sedición
¿Cómo puede ser que, dentro de la misma UE, en España el delito de rebelión sea castigado con 30 años de cárcel y en Bélgica con muchos menos?

Leyendo un Cógido Penal se puede saber más o menos la historia de un país. Los países son más o menos reactivos a aquellas experiencias amargas y traumáticas que han tenido. España ha vivido de una forma más cruenta y aniquiladora el efecto de una dictadura, yo diría que por encima de Alemania. En terminar la Segunda Guerra Mundial vivimos 40 años más de dictadura. Un alzamiento con los precedentes que nos puede brindar la herencia franquista pues, obviamente, está penado de una manera muy severa en el Código Penal. Entiendo que en las circunstancias tan trágicas que se han vivido en España, la última la de Tejero, haya unas penas tan elevadas. Lo que sucede es que ni por el forro, bajo ningún concepto no cabe concebir que los hechos que aquí se están imputando sean constitutivos de un delito de rebelión o de sedición.

Consideran organizar una manifestación un acto de sedición…

Si dentro de la manifestación hay x personas que cometen delitos, para que esos delitos sean imputables a las personas que han convocado la manifestación, hay que probar que había alguna animosidad dirigida directamente a la comisión de esos delitos. Aunque se probara que los hoy encarcelados tuvieron el ánimo de dañar un vehículo público (el de la Guardia Civil), esto no sería todavía sedición, ni rebelión, ni tampoco alzamiento. Un alzamiento va dirigido a tomar las intuiciones de un país que es lo que viene penado en el Código Penal. En el caso de la sedición se tiene que determinar que se va directamente contra organismos del Estado para que no puedan evacuar una serie de resoluciones. Esto aquí no ha pasado. ¡En absoluto!

Si las Diadas son delito, el Gobierno español también ha delinquido
Además de estas imputaciones, se les aplica la prisión preventiva porque consideran que hay riesgo de fuga, de destrucción de pruebas, de reiteración delictiva.

Reiteración delictiva no puede haber porque ni siquiera se ha iniciado. Difícilmente puede haber reiteración de algo que no se ha iniciado. Todavía no ha habido algo parecido a la rebelión. Por lo tanto: ¿con reiteración delictiva se refiere a que haya más manifestaciones en la calle que pidan la independencia de Catalunya? ¡Eso no es un delito! ¡Las Diadas no son delito! Si son delito las Diadas y son delito estas manifestaciones, como las ha permitido el Gobierno español, este también habría delinquido. Pero como no son delito, no ha delinquido nadie.

Además, ¿esconder pruebas? ¿Esconder pruebas, de qué? No lo entiendo, si ni siquiera está el delito configurado. Aquí se está montando una historia con la idea de que un relato, aunque no sea cierto, a base de decirlo muchas veces, la gente se lo acaba creyendo.

Elpidio Silva - EFEACN
Todo esto para qué, ¿para impedir la independencia?

No entiendo que este relato que se está montando sea para impedir la independencia. La independencia nunca ha sido posible. Nunca se han dado circunstancias para que se pueda perseguir de una manera concreta y operativa que la independencia era posible. Aunque hubieran querido cometer el delito de rebelión y sedición, los actos concluyentes de estos delitos eran ridículos de cara a conseguir la independencia. La independencia requiere un formato de conducta que aquí yo no he visto en absoluto. A base de manifestaciones nadie se independiza. Además, la sociedad catalana está lo suficientemente dividida de cara a un planteamiento electoral.

Así pues...

El problema no es la independencia. El problema es mucho más sencillo. Rajoy no se puede sentar a negociar, no puede permitir que salga una foto con él sentado con Puigdemont negociando, porque perdería todo el voto de la ultraderecha. Es el voto donde está el aznarismo. Rajoy tiene un problema dentro del PP, tiene un millón y medio o dos millones de votantes de la ultraderecha que no van a consentir ni siquiera que se siente. No puede negociar. Estamos frente a un líder que no tiene capacidad operativa para negociar. 

Rajoy iba a negociar con Artur Mas, pero no pudo hacerlo porque el PP tiene un ala de extrema derecha que no se lo permite
¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

El recurso que se planteó en el año 2006 contra el Estatuto es un disparate, no tiene ni pies ni cabeza. La resolución final del año 2010 viene a cargarse, a dinamitar, el Estado territorial. En ese momento hay la necesidad de pactar muy especial. Yo creo que Rajoy iba a negociar con Artur Mas, pero no pudo hacerlo porque el PP tiene un ala de extrema derecha que no se lo permite. Además, hay un miedo tremendo en el Partido Popular a perder el poder por todas las causas judiciales que tiene.

Si al final Junqueras, Forn, Sànchez y Cuixart están en prisión para contentar una parte de la ultraderecha, que pide más mano dura, y para acallar el independentismo, ¿podemos hablar de presos políticos?

¿Por qué son presos políticos? Sencillamente porque no están en prisión por la comisión de delitos. Están en prisión porque han llevado a cabo una serie de actuaciones que desde el punto de vista político e ideológico no pueden ser soportadas y asumidas por el Gobierno de la nación. No pueden ser asumidas por el Gobierno del PP. Esta situación en un gobierno del Partido Socialista...  Nos puede gustar más o menos su postura con el articulo 155, pero la realidad es que una situación de esta naturaleza con los socialistas nunca se ha dado. La Constitución ha funcionado. Con Zapatero, mejor que peor, el Estatuto salió adelante. Este es un tema de la derecha, de una parte de la derecha. Una parte de la derecha que pensábamos que habíamos puesto en la Constitución y que resulta que no lo estaba.

¿Y la solución?

Te tienes que sentar a dialogar comunidad por comunidad, descartando en cualquier caso el uso de la fuerza. Y teniendo en cuenta que no se han cometido delitos, sino una serie de actos de carácter simbólico dirigidos a que Madrid entienda que la protesta de aproximadamente dos millones y medio de catalanes es de máximos. Muchísima gente del PSC no entiende, ni aprueba, ni puede soportar la idea de tener a determinados políticos en prisión básicamente por sus ideas.

No me extrañaría que los Jordis quedaran en libertad. El régimen sabe lo que puede aguantar y ahora el peso que se está llevando a las espaldas es muy alto
Se les pregunta por si acatan la Constitución o si defienden la unilateralidad...

En el planteamiento que está haciendo el Supremo, se está exigiendo a los parlamentarios que hagan declaraciones que versan sobre su aparato ideológico, sobre cómo ven ellos el asunto político. Eso es una pregunta que tiene un linde que ya no es de derecho, ni de derecho penal. Se les pregunta qué piensan y en función de lo que piensan, al margen de los hechos, se les deja en libertad o no. Aunque los hechos son los mismos para todos, hay unos que están en libertad, unos en Bélgica y otros en España. Yo no sé lo que pasará, pero ahora (después de la declaración de este jueves) no me extrañaría que los Jordis quedaran en libertad. Dentro de lo que cabe, el régimen sabe lo que puede aguantar. Y ahora el peso que se está llevando a las espaldas es muy alto.

Cuando yo tengo a dos millones de derechistas que reclaman una reacción desmedida y desproporcionada del Estado frente a unas personas porque no comparten la ideología que mantienen... Lo que se está haciendo con esta prisión tiene un formato electoral. Hasta el momento hemos visto un guión muy trenado, un guión que se ha reproducido por la Fiscalía y por los jueces. Esto es muy sospechoso, que haya políticos que estén lanzando medidas que al día siguiente los jueces ejecutan.
Eso pone en duda la independencia judicial...

Estos episodios demuestran que la independencia judicial es inexistente y que no hay una separación de poderes. Pero no sé hasta qué punto ahora mismo puede tener interés el Gobierno del Estado español en que estas prisiones se mantengan. Llega un momento dentro del propio régimen que puede pasar que el tribunal se crea lo que está haciendo. Puede ser que el Supremo no quiera parar cuando el Gobierno sí quiere. Esto es difícil de saber. Yo creo que llega un punto que al Gobierno no le interesa que esto siga así. Esto es un escándalo. Hay que pararlo.

¿Por qué no le interesa? Hay presión de Europa?

En Europa, la posición de España es extraordinariamente débil ahora mismo. El Banco Central Europeo ha cerrado el grifo. Ha expresado muy claramente que no va a seguir comprando deuda soberana. Esto se demuestra en que nuestro sistema de pensiones ya está en el aire, ya ha petado, ha quebrado, se ha hundido. El país está en una quiebra técnica con la deuda soberana. Hemos vivido estos años de bonanza, sobreviviendo a la crisis, porque el Banco central Europeo compraba la deuda soberana con un interés muy bajo. Por eso tenemos un prima de riesgo muy contenida. Pero esto puede cambiar y esto depende de lo que esté pasando a nivel de presos políticos. Catalunya es un motor económico de España. Si allí está montada la crisis, la respuesta de los mercados va a ser durísima.

El Supremo no se retractará. La sentencia está cantada
Entonces, ¿toda esta presión puede facilitar la situación judicial de los consellers y los Jordis?

Una vez el Tribunal Supremo ya ha acordado la prisión de Junqueras y una vez ya se han ido retratando reiteradamente una serie de criterios, es muy difícil dar marcha atrás. ¿Qué imaginamos? ¿Que el Tribunal Supremo los va a absolver? ¿Que va a reconocer que no es competente para juzgar estos asuntos? Un tribunal no se va a retractar en términos tan profundos porque esto llevaría responsabilidades de un orden muy elevado e intenso para los propios magistrados. Por eso la bola tiene que seguir, es un monster's ball, y al final acaba en una condena. Está cantada. El guion ya no hay quién lo pare.

¿Estamos hablando de que se los va a acabar condenando?

Ahora mismo me cuesta mucho imaginar una sentencia absolutoria. No hay esperanza de que estos magistrados se sienten a analizar las normas de una forma ortodoxa.

Entonces, podrían estar 30 años de cárcel…

Si usted va con una bicicleta por la calle de Granados y ha tenido un despiste y atropella a una anciana, está mal, no digo que esté bien -aunque hay que ver cómo ella se metió en la vía, etc-, pero no se la puede citar a declarar por asesinato. Esto sería un escándalo y nadie lo entendería. Nadie va con una bici con la intención de matar a la anciana de turno. ¿Por qué hablo de eso? Porque imputar delitos de rebelión y sedición en este caso es mas desproporcionado que lo que estoy describiendo. Por lo tanto, cuando un tribunal se sube en este tema, un tribunal que además no es competente -lo es el TSJC-, todo es posible.

No hay comentarios: