Últimas entradas

Lo último

domingo, 17 de diciembre de 2017

LOS LÍDERES, LOS SÍMBOLOS Y LA PIMPINELA CATALANA



El acto de ayer de la ERC en el Born fue impresionante. De organización, coordinación y desarrollo, extraordinario. De asistencia, petado y superpetado. Fresquita mañana de sábado, todos con abrigos, bufandas, aguantando a pie firme, o silla de tijera, que no sé qué será peor. De contenido, acierto total. Había un plantel de líderes, todos con competencia, claridad de ideas y voluntad de lucha; y cientos de "liderados" que, como los soldados de Napoleón, llevan un líder en la mochila. Y estaba el líder principal, representado por el lazo amarillo en su asiento, su imagen en la pantalla y la lectura de sus textos. Nunca un ausente estuvo más presente con el añadido moral de la injusticia de la ausencia.

Ignoro de dónde ha sacado Sáenz de Santamaría la idea de que los indepes están "descabezados" y sin líderes. Sospecho que ella también lo ignora. Dice lo primero que se le ocurre que, sobre ser falso (pues en el acto del Born estaban todos los líderes de ERC) es una metedura de pata que parece de Albiol porque viene a decir que quien ha mandado a Junqueras a la cárcel no son los jueces sino Rajoy. Lo cual deja el Estado de derecho a la altura de lo que realmente es, a qué vamos a engañarnos: un gobierno arbitrario autodotado de una norma de plenos poderes para hacer lo que le dé la gana. Enviar gente que le incomoda a prisión, por ejemplo, y que su segunda se jacte de ello en público y lo convierta en argumento de la campaña electoral. A ver, señorías de la oposición, díganlo: Estado de derecho. Y díganlo, no vaya a aplicárseles el 155.

¡Qué fuerza tienen los símbolos! Ese color amarillo identifica otra etapa del proceso, algo asimilable a la de la iglesia purgante, posterior a la militante y anterior a la triunfante. Amarillo en los lazos, las cintas, las bufandas, los abrigos, los gorros. Amarillo chillón, el color del escándalo. El escándalo que siempre provoca la injusticia. Me recordaba en un post anterior el título de una película de Ford (She Wore a Yellow Ribbon), entendiendo el amarillo como símbolo de la separación de los amantes. Los presos, los exiliados y sus familias, sin ir más lejos.

Y decía el gobierno que el encarcelamiento de los "responsables" no provocaría protestas duraderas. Hablaba Ojo de Lince. 

Hay otra comparación que sugiere el amarillo: durante la II Guerra Mundial, los nazis obligaban a los judíos a distinguirse portando un cinta, un distintivo, una estrella de David amarillos. La finalidad se evidenciaría poco después: exterminar un pueblo. Ahora, un pueblo que se niega a ser exterminado, simboliza con el amarillo el reconocimiento a sus líderes, esos que, según Sáenz de Santamaría ha "descabezado" Rajoy. Mientras no lo haya hecho como don Quijote cercenaba pellejos de vino creyendo descabezar gigantes, endriagos y malandrines, el asunto tendrá un pasar. Lo malo como siempre será el vino derramado.

Y ¿qué me dicen de la resurrección de Pimpinela Escarlata convertido en Pimpinela Catalana? Según información de L'Indépendent, la policía española está aumentado el control de fronteras (supongo que especialmente las del N, N/NE, N/E y E) para "pillar" a Puigdemont si se le ocurre aparecer inopinadamente en algún acto de campaña o rueda de prensa. Hay quien lo compara con el episodio de la peluca de Carrillo cuando la transición, pero lo de Puigdemont pica más alto, hasta la chispa de una aventura de Sir Percy Blakeney al rescate de alguna víctima del Terror.  Terror el que sienten las autoridades de que algo así pueda suceder, una aparición-relámpago del presidente de la Generalitat, lo suficiente para una foto y su desvanecimiento acto seguido. Nuevo y espantoso ridículo internacional del frente del 155. 

Los líderes estarán descabezados pero, como fantasmas de Canterville, se aparecen a los gobernantes con la cabeza bajo el brazo mientras les hacen una jugarreta tras otra. Porque, desde el momento en que el gobierno ordenó retirar la euroorden, Puigdemont puede viajar a donde le plazca, a la Unión Sudafricana o a Cerdeña. Para impedirlo, el gobierno tendría que solicitarlo a la Interpol y eso, supongo, llevará su tiempo, no será de ejecución inmediata como sucede con el Tribunal Constitucional.

La campaña está descaradamente sesgada a favor de los unionistas; sus declaraciones son incendiarias; las calles, las estaciones de metro, las ubicuas pantallas reverberan con sus rostros. Y, sin embargo, no se les ve. A los que se ve es a los ausentes. No hay nada como prohibir algo para hacerlo visible, nada como encarcelar a la gente en nombre de la democracia para sacar a los demócratas a la calle.

Y una última consideración, sin ánimo de chinchorrear: en el caso probable de un triunfo
 del bloque independentista, los partidos unionistas tendrán que independizarse quieran o no.
 ¿O van a actuar como correas de transmisión de decisiones adoptadas en otro país? 

Publicado por Ramón Cotarelo en 12:30 A.M.

No hay comentarios: