Últimas entradas

SÍGUENOS EN:

Síguenos en facebook Síguenos en Google+ Síguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram

martes, 19 de diciembre de 2017

JUEGO SUCIO



El País sigue disparando con calibre grueso. Los separatistas (nada de independentistas, que suena bien) crean expectativas falsas. Su partidismo lo ciega tanto como a su musa política, Sáenz de Santamaría, y le hace decir lo que no debiera. ¿Por qué son falsas las expectativas? Bien porque quienes las crean no quieran en realidad satisfacerlas (y eso sería atribuirse dotes telepáticas) o porque se sabe que el incumplimiento será por causa de fuerza mayor, pues, sea cual sea el resultado, seguirá aplicándose el 155 y la situación de excepcionalidad. Las empresas seguirán fuera y los presos, dentro.  El mensaje es "pueden ganar, pero no podrán satisfacer las expectativas porque no les dejaremos". 

Precisamente algunas de estas expectivas las crean también los partidos unionistas. Los presos se quedarán en donde están, pero las empresas volverán, y la estabilidad y las inversiones y la atención a los problemas de la gente y... y...Estos pometen Jauja, con la ayuda del Estado.

Pero los presos se quedan; los exiliados, también, y el independentismo se sigue descabezando sistemáticamente. 

No hace falta nada más para tildar estas elecciones de ilegítimas por su profunda, radical desigualdad. Esta se ha hecho especialmente visible con la invisibilidad de los candidatos independentistas. No se permite a los presos políticos comunicarse con sus seguidores e, incluso, se les sanciona cuando lo han hecho. ¿Hasta dónde llega la discrecionalidad de la administración penitenciaria a la hora de restringir los derechos fundamentales de los presos preventivos?

Elecciones concebidas ya como juego sucio contra unos candidatos que no pueden defenderse contra toda justicia y por un abuso de poder. Ya solo esto debiera ser denunciado como un bochorno por los demás contendientes. Pero el juego sucio saca lo peor de quienes no tienen categoría para el limpio y ese ha sido el ánimo a lo largo de la campaña, una campaña en la que se han escuchado por todas partes las promesas y propósitos de los unionistas, que no han podido acallar el silencio de los presos y exiliados. Y en la que sus imágenes son omnipresentes, sin haber podido ocultar la imagen de la ausencia de los represaliados. 

¿Y se pretende que esta no sea una consideración central en esta contienda? El punto central de las elecciones en las que hay que votar, por impuestas que sean, es sacar de la cárcel a los presos y traer a los del exilio. Para permitir que el gobierno legítimo de la Generalitat pueda continuar con su tarea. La composición de ese gobierno no puede ser un obstáculo. Después de la campaña de guante blanco mutuo que han hecho las fuerzas independentistas, los diferentes resultados les darán una idea del peso de cada cual en la futura coalición para poner en marcha la República catalana, preferiblemente con la participación de la CUP. El meollo de la cuestión es la magnitud real de la victoria independentista. 

La que convertirá la falsedad en realidad.

Publicado por Ramón Cotarelo en 12:16 A.M.

No hay comentarios: