Últimas entradas

Lo último

martes, 3 de octubre de 2017

CATALUNYA: ¿QUÉ PUEDE PASAR CON LOS BANCOS?


AUTOR
EDUARDO SEGOVIA

  • Si Cataluña se independiza, ¿mis ahorros estarán seguros en un banco catalán?
Sí. Las dos entidades importantes con sede en Cataluña, CaixaBank y Banco Sabadell, en el muy poco probable caso de la independencia, cambiarían su sede o crearían un 'holding' con sede en otra ciudad española para no salir de la zona euro, ya que son entidades supervisadas por el BCE y tienen muchas líneas de liquidez con el banco central. Por tanto, seguirían bajo el Fondo de Garantía de Depósitos español y el dinero estaría protegido exactamente igual que ahora.
  • ¿Y si soy ciudadano catalán?
En ese caso, su problema no es la garantía de los ahorros, sino que no podría sacarlos. Todos los expertos coinciden en que el nuevo Estado tendría que imponer un corralito para evitar una fuga masiva de fondos, lo cual congelaría las cuentas y solo le permitiría sacar una pequeña cantidad al día, como en Chipre o Grecia. Y de esto no se librará cambiando el dinero a una entidad 'española', ni alemana... Se aplicará a todas las cuentas de Cataluña, estén en la entidad que estén. Pero ahí no acaba el peligro: sus ahorros serían redenominados a la nueva moneda de Cataluña y, aunque el Govern haría todo lo posible por mantenerla pegada al euro, existen grandes posibilidades de una fuerte devaluación. Que se trasladaría al valor de sus ahorros. Estas son las consecuencias de la independencia que no se explican a la ciudadanía ante la ausencia de debate.
  • ¿Qué pasa si lo que tengo es un préstamo?
Si no es ciudadano catalán, las cosas seguirán como ahora al igual que pasa con los depósitos: tendrá que seguir pagando las letras todos los meses y estas se adaptarán a las variaciones del euríbor. De nuevo, la cosa cambia si usted forma parte del nuevo país. Los créditos también se redenominarán a la nueva moneda, con lo que la devaluación en este caso le favorecerá porque reducirá el valor de su deuda. Ahora bien, el Banco Central de Catalunya (o como se llame) tendría que fijar unos tipos de interés presumiblemente elevados junto al corralito para sostener su divisa, lo que le obligaría a pagar más intereses por su préstamo y encarecería su letra.
  • ¿Y si he metido el dinero en fondos de inversión o planes de pensiones?


​Rige la misma lógica. Si es usted del resto de España, no debe preocuparse, porque todo va a seguir como hasta ahora, aunque su entidad sea catalana. Si usted vive en Cataluña, este dinero se devaluará con la nueva moneda y le ocasionará pérdidas. Además, en teoría, parte de la deuda pública española en que está invertido su dinero pasaría a Cataluña (la parte que le corresponde), y lo normal sería que se comportara peor que la española, lo que supondría otra fuente de pérdidas. Pero esto es casi entrar en el territorio de la ciencia ficción.


  • Tengo acciones de un banco catalán, ¿estoy a salvo?
Este es el caso que más asusta tras lo ocurrido con el Banco Popular. Dado que todo seguiría igual para estas entidades, una hipotética independencia no tendría por qué perjudicar a sus accionistas más allá de las caídas en bolsa que estamos viendo y que pueden continuar en esta situación; pero ese es el riesgo de mercado que uno asume cuando invierte en renta variable. Y tanto CaixaBank como Sabadell tienen unos niveles de solvencia muy superiores a los del Popular.
  • ¿Y podríamos ver otro caso como el del Popular?
A pesar de lo anterior, si por miedo irracional a la independencia, o por un boicot en el resto de España como reacción al desafío catalán, se produce una importante salida de depósitos, la cosa puede cambiar mucho. El precedente del Popular nos enseña que, cuando la desconfianza se adueña de una entidad, el dinero puede salir muy rápidamente. Y si eso llegara —en una situación extrema y absolutamente improbable— a provocar su inviabilidad, también sabemos por el Popular que los accionistas perderían todo su dinero. Otro escenario más fantástico todavía sería la posible nacionalización de los bancos en una hipotética República catalana de corte socialista. No obstante, los inversores no conceden de momento casi ninguna probabilidad a estos escenarios, como demuestra el hecho de que, aun con las últimas caídas, CaixaBank y Sabadell son los mejores valores del Ibex en 2017.

No hay comentarios: