La Comisión Europea dio dos meses al Gobierno español para dejar de controlar directamente la mitad del recibo de la luz y que cediera esa función a la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), como establece la legislación europea. Le dio dos meses, pero de eso hace más de un año.