Últimas entradas

Lo último

jueves, 11 de mayo de 2017

TARRAGONA, REINA DE LA MARIHUANA



Tarragona se está convirtiendo en un importante punto de cultivo y exportación de marihuana hacia Europa, principalmente hacia Francia. La relativa poca pena que conlleva estas plantaciones en España y el precio que se paga en determinados países han provocado en los últimos años un importante aumento de las plantaciones y de las personas que se dedican a ello. «España es el gran proveedor de Europa», subraya un inspector de la Unidad de Droga y Crimen Organizado (Udyco) de la Comisaría de Tarragona del Cuerpo Nacional de Policía.
El pasado 11 de enero, los Mossos d’Esquadra interceptaron en Mont-roig del Camp (Baix Camp) una furgoneta cargada con 15 kilos de marihuana –supuestamente cultivada en el interior de la finca–, distribuida en bolsas envasadas al vacío y cuyo destino, al parecer, era Francia. «En este país y en general en el mercado europeo hay mucha demanda de hachís y marihuana», subraya el inspector del Cuerpo Nacional de Policía. Añade que «para la gente de aquí se ha convertido en todo un negocio cultivar marihuana», porque en Europa esta droga es más cara que en España. Así, mientras en Catalunya el precio medio es de 5,5 euros el gramo, en Europa la cifra llega casi a los doce euros.
El inspector reconoce que es un reclamo muy goloso, «por lo que cada vez hay más personas que se dedican a lo que coloquialmente se conoce como ‘la siembra’». Una de las ventajas por ejemplo que tiene España frente a Francia a la hora del cultivo de dicha droga es el clima, aunque desde hace años se está imponiendo la variedad indoor –que ya representa el 90 por ciento del total–, que permite realizar hasta seis recolecciones en un año.
Pena blanda
Otro factor diferencial entre ambos países es que la persecución penal de dicha droga es mucha más blanda en España. El Código Penal recoge penas de entre uno y tres años de prisión, por lo que en muy pocas ocasiones el delincuente ingresa en la cárcel. La ley francesa contempla penas de hasta 20 años de prisión y con multas económicas que pueden ascender a 7.500.000 euros.


Actualmente, los agentes de la Udyco de Tarragona tienen abiertas cinco operaciones contra plantaciones de marihuana. Y en la recámara hay más de una quincena. Normalmente, cada mes hay en la demarcación entre 20 y 30 registros de plantaciones por los diferentes cuerpos policiales.
Jubilados cultivadores
En el caso de la demarcación de Tarragona, las casas o terrenos para el cultivo los suelen poner ciudadanos españoles, aunque el intermediario suele ser rumano y marroquí. Sin embargo, el inspector recalca que los hay de todas las nacionalidades.
Y en cuanto a edades, hay un amplio abanico, desde los menores de edad hasta jubilados que tienen un particular huerto en su propia casa.
Muchas de las viviendas y naves industriales donde se han localizado plantaciones están ocupadas ilegalmente, y en muchos de los casos con conexiones ilegales a la red eléctrica. «Hay mafias enteras que aportan su electricista particular para puntear la electricidad. Además, te vienen y te recolectan las plantas sin problemas». Pero hay personas que realizan las plantaciones en rieras, aprovechando el agua que baja por ellas. Hace aproximadamente un mes y medio se localizaron 800 plantas en la riera de Vallmoll, en el término de Puigpelat. Fue descubierta casualmente por un cazador, «pero los responsables no fueron a recoger las plantas porque se dieron cuenta de que las habíamos descubierto».
Si bien aumentan las plantaciones, también lo hacen las personas cuya denuncia o queja permite posteriormente la localización de las fincas con esta droga. Muchas veces alertando sencillamente de la presencia de un fuerte olor.

No hay comentarios: