Últimas entradas

Lo último

domingo, 2 de abril de 2017

EL ISLAM Y EL DERECHO A GOLPEAR A LA MUJER


a

Es un reportaje del que apenas nadie se ha hecho eco, pero que resulta harto revelador. Saber qué piensa la mujer argelina de los malos tratos que sufre por parte del marido, -en 2016 hubo 8.000 mujeres víctimas de violencia de género- y que ve en ello algo normal y necesario, pone cuanto menos los pelos de punta y hace cuestionarse a muchos no pocas cosas sobre el islam que profesan.
Según un reciente estudio realizado por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) en colaboración con la ONU, dos de cada tres mujeres de esos lares aceptan sin rechistar que un marido pueda pegar a su cónyuge. Las razones que esgrimen ellas para permitir las palizas son principalmente "que salga de casa sin decírselo a su marido, que se comporte negligentemente con los hijos, que discuta, que rechace mantener relaciones sexuales o que queme la comida".
Y ellos están encantados de compartir su opinión, que queda de manifiesto es el vídeo que abre estas líneas, donde no ven problema alguno en soltar algún sopapo de vez en cuando, siempre que las cosas se 'tuerzan' en casa.
Para las féminas la cosa está clara: "Un hombre no es un hombre si no pega de vez en cuando a su esposa. Nos haría pensar que no es viril". Se muestran, así, felices como perdices si de vez en cuando les ponen un ojo morado. Basta ver en las imágenes su cara de felicidad.
Y es que en el capítulo del Corán dedicado a las mujeres, se afirma de modo expreso la obediencia de la esposa al marido -por expresa voluntad de Alá- y el derecho del esposo a golpear a su mujer. La interpretación común de los juristas islámicos ha establecido tres grados de castigo: la exhortación con palabras, la privación de sexo conyugal y los golpes corporales. Alguna traducción moderna y moderada del término usado por Mahoma opta por el mero "alejarse" de la esposa, que no tiene fundamento filológico y ha sido rechazada por la inmensa mayoría de los traductores y doctores del islam.
Sí ha triunfado, en cambio, la interpretación de los textos coránicos como la exhortación a un correctivo físico "suave" para las esposas indisciplinadas o halladas en falta. En concreto, los autores más seguidos y reconocidos en el islam, como el egipcio Yusuf al Qaradawi, el bahreiní Aal Mahmud y el saudí Al Uthaimin, aconsejan golpear a la esposa con la mano, y nunca en el rostro.

No hay comentarios: