Últimas entradas

Lo último

domingo, 26 de marzo de 2017

HIJOS QUE DENUNCIAN A SUS PADRES, OTRO FALLO DEL SISTEMA


Buenas, soy Emilio Calatayud. Estamos llegando al absurdo. Un chaval denuncia a su madre por unas supuestas lesiones después de que ésta le quitase el móvil. La mujer se enfrenta a una pena de cárcel, pero finalmente ha sido absuelta, lo que demuestra que no todo está perdido. Nos alegramos por ella, por el hijo y por la justicia. Al margen de la solución judicial, que siempre debe ser el último recurso, hay dos maneras de solucionar un problema de este tipo:

A) “Hijo, no te compro el móvil. Lo tendrás cuando puedas pagártelo”.
B) (Una vez comprado el teléfono) “Hijo, te quito el móvil por tu bien y porque es mío, y, si quieres, me denuncias. Estamos en un Estado de Derecho”.
Y en ambos casos entregaremos al chaval una copia del artículo 154 del Código Civil, ese que empieza así: “Los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad, y respetarles siempre…”.
Hola, soy Carlos Morán el compañero de blog de don Emilio. Partiendo de la sentencia que absolvía a una madre almeriense que le había quitado el móvil a su hijo para que estudiase, los periódicos regionales del grupo Vocento han publicado un reportaje, titulado ‘Los intocables’ y escrito por el compañero Javier Guillenea, en el que abordan este problema. El juez Calatayud es uno de los que aportan su punto de vista y deja reflexiones como la siguiente: «Si ahora un padre lleva a su hijo al hospital con una herida en la ceja, se vuelve enseguida sospechoso. Ahora ya no puedes ni mirarlos. Si le dices a un niño que no, se trauma, y si le das un cachete, te denuncia», dice el el juez, que recordó que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, podría haber sido denunciado cuando dio a su hijo un pescozón en público (fue cuando ambos, padre e hijo, intervenían en un programa de radio). En el reportaje queda patente que “cada vez hay más casos de niños que denuncian a sus progenitores no por maltratos o abusos, sino por no subirles la paga o castigarles sin salir una noche”.
Otro de los entrevistados es el psicólogo Javier Urra, experto en menores, que hace la siguiente advertencia: “El error es que hemos confundido ser padres con ser amigos y la familia con la democracia”.

No hay comentarios: