Últimas entradas

Lo último

jueves, 29 de diciembre de 2016

EL DECLIVE DE EUROPA


Los Estados Unidos, con Trump como presidente, pretenden corregir el error histórico de considerar a la Rusia que abandonó el comunismo como el peor enemigo, a pesar de que reunía todas las condiciones para ser un gran aliado. Lo mismo ocurre con Europa, cerrada a toda colaboración con la Rusia de Putin, sin la cual es imposible construir una Europa auténtica y poderosa. 

Por fortuna, ha llegado la hora de corregir el error y de incorporar a Rusia a la gran tarea de reformar un mundo que, hasta ahora, ha sido un fracaso en derechos, libertades, justicia y decencia. 

Europa está perdiendo posiciones de influencia y empobreciéndose. Su declive, triste porque incluye el fin de una gran esperanza de sociedad ejemplar, próspera y pacífica, se debe a tres factores decisivos: la estupidez de sus políticos, cada día menos demócratas, más ególatras y más divorciados de sus ciudadanos; el deterioro del proceso de unificación europea, incapaz de ilusionar y convertido en un club de políticos sin ciudadanos; y el fracaso de su economía, que, víctima también del mal gobierno, no ha sabido adaptarse a los tiempos. 


La Unión Europea representa hoy menos del 8% de la población mundial y su peso en la economía global ha pasado en 30 años del 25% a menos del 20%, con previsiones de no alcanzar ni el 10% en 2025. Dentro de una década, el 90% del crecimiento económico mundial se producirá fuera de la Europa comunitaria. En la actualidad, entre las 20 mayores empresas de internet, hay 13 estadounidenses y cinco chinas, ni una sola europea. 

A los nubarrones que amenazan el futuro de una Europa que ha sido secuestrada por sus políticos y de la que han sido expulsados los ciudadanos, las metas comunes y las ilusiones, hay que agregar ahora los efectos negativos del Brexit, que pueden acelerar la decadencia y el empobrecimiento. 

Europa necesita revitalizarse y relanzarse, pero no puede hacerlo desde sus posiciones actuales y con sus actuales dirigentes. Tiene que regenerar su política y rediseñarse, lo que incluye la necesidad de incorporar cinco factores vitales: protagonismo de los ciudadanos, que deben recuperar la ilusión colectiva y las metas comunes; unos políticos que sean realmente democráticos y que estén controlados por los ciudadanos y por leyes realmente democráticas; una economía común presidida e inspirada por un verdadero proyecto de unidad; mayor agresividad e internacionalización de su economía y de sus empresas, empujadas por el renovado espíritu de una Europa de derechos, libertades y ciudadanos, que quiere resurgir; y una fuerte alianza con Rusia, sin la cual es imposible que Europa tenga un futuro importante en el mundo. 

Europa necesita esos rasgos para relanzarse y ocupar un puesto destacado en el mundo, del que está siendo desplazada con enorme fuerza. La incorporación de Rusia a Europa es vital para conseguir esa reconquista del protagonismo mundial porque Europa necesita la pujanza y las materias primas energéticas rusas, mientras que Rusia necesita de la tecnología europea y de su mercado para desarrollar su economía y modernizar sus infraestructuras. 

La Unión Europea ha sido invadida en los últimos años por grandes empresas multinacionales, sobre todo norteamericanas, que han contado con el apoyo estratégico de Washington para lograr ese asalto a Europa. Como consecuencia de esa "compra" encubierta, Europa se ha debilitado enormemente. Un claro ejemplo es la desaparición de la multinacional francesa Alstom Power, líder de la tecnología energética europea, engullida por el gigante norteamericano GE. Europa está perdiendo el control de gran parte de su tecnología y de su industria energética y los centros de decisión que diseñan las estrategias energéticas y las políticas se están desplazando fuera del continente. 

Ante esas amenazas y ese declive visible, los políticos europeos exhiben una ceguera patética que les impide ver como el proyecto europeo hace aguas. Las políticas europeas son cada día mas afines a las clases poderosas y a sus aliados políticos y menos cercanas a los ciudadanos y a sus sentimientos y deseos. Algunas políticas, como la de inmigración, han constituido un auténtico desastre odiado por los ciudadanos y tan impopulares que están disparando el divorcio entre ciudadanos y políticos y el auge de partidos extremistas, ya sean radicales de izquierda o de derecha, sin olvidar a populismos cargados de mentira y engaño. 

La política es el gran lastre de Europa. Necesitada de regeneración ética y conexión con los ciudadanos, los políticos europeos parecen incapaces de salir de su enorme burbuja de endogamia, privilegios y alienación, como también lo son de ilusionar, liderar y luchar contra la corrupción y la antidemocracia, dos males que avanzan en todo el continente, sobre todo en los palacios y ministerios del poder. 

Francisco Rubiales 

2 comentarios:

Jackobs1939 dijo...

Apreciado bloguero, los árboles no te dejan ver el bosque. Nuevamente basas tu análisis en las consecuencias, olvidando las causas... o quizás es q no has estudiado a fondo el tema con sus pequeños detalles. Lo q estamos viviendo actualmente es una etapa, una de las finales ya del genocidio programado de nuestros pueblos. Te paso unos links para q te formes.
http://es.metapedia.org/wiki/Plan_Kalergi
http://es.metapedia.org/wiki/Marxismo_cultural
http://es.metapedia.org/wiki/Escuela_de_Frankfurt

WEBSEGUR dijo...

Hola Jackobs, creo que te confundes al mandar este comentario al blog, habrás observado que el escrito corresponde a un artículo compartido del blog de Francisco Rubiales, aunque en algunas cuestiones no estemos de acuerdo con él, otros temas que consideramos de interés se comparten por tratarse de un periodista reconocido, nosotros no tenemos conocimientos de política al margen de la opinión personal ni entramos en ese tipo de debates, simplemente hacemos de intermediarios entre nuestros lectores y publicaciones externas. Probablemente si este mismo comentario lo hicieras en su blog "Voto en blanco" podríais debatir vuestras diferencias. De todas formas, gracias por participar y, disculpa por no estar capacitados para tal fin. Gracias y un saludo.