Últimas entradas

Lo último

domingo, 9 de octubre de 2016

POLÍTICOS ESPAÑOLES, ASESINOS DE LA PAZ

"Aquellos partidos que tomaron el relevo del Franquismo carecieron de la grandeza mínima necesaria para ofrecer a su pueblo, ilusionado pero confundido y sin experiencia alguna, una democracia auténtica. En lugar de conducir a España hacia la regeneración y la grandeza de la democracia real, nos engañaron construyendo una democracia falsa y degradada, que en realidad era una partitocracia sin ciudadanos, sin valores y sin un gramo de grandeza, todo un régimen pervertido que llevaba en sus entrañas la semilla de la corrupción, el abuso de poder y el fracaso. " 


En este párrafo de Francisco Rubiales, incluído en su artículo "El sistema político español está colapsado y muerto", resume todos los males que denuncia en su articulo. Pues todos estos males provienen del CONSENSO, que no significa otra cosa que REPARTO, y de la falsa CONSTITUCIÓN, que elaboraron con tanto trabajo . 

¿ Pero que pasa cuando no hay nada que repartir ? pues lo que nos está pasando, hemos llegado al final del camino y ademas no saben como salir de él. Cada vez hay más gente interesada en que, o bien no se publique toda la verdad, o bien se publique sólo media verdad, o bien no se publique nada. 

La llamada Constitución, que no es tal, sino en realidad la Ley Fundamental de la Monarquía de Partidos. En ella se establecen las directrices para vaciar de competencias al Estado central a través del reparto autonómico. 

Para que ese reparto y el del inmenso botín económico que suponía se hicieran con normalidad, se necesitaba una ley electoral que, en lugar de ser representativa de la sociedad civil, lo fuera de los jefes de partido que hacen las listas. Y para no dejar ningún cabo suelto, impusieron en la Constitución la no separación de poderes estatales, poniéndolos en manos del ejecutivo. El poder legislativo y el judicial quedaban así sometidos al poder ejecutivo, lo que garantiza a este la total impunidad ante la corrupción, la malversación de fondos públicos, el nepotismo más absoluto y la prevaricación. 



Con estos mimbres, la Carta Magna fue el resultado de un simple reparto de poderes entre traidores: a sí mismos, a la libertad política constituyente y a la unidad de España. La Constitución de 1978 ha destruido la unidad administrativa del Estado, la unidad de mercado, todas las referencias éticas en lo público y las morales en lo privado, ha aniquilado el sentimiento patriótico de España y suprimido la representación política de los ciudadanos. 

Los autores de este engendro son auténticos criminales de la paz, porque no hay mayor delito que el de matar las esperanzas de libertad de un pueblo que llevaba casi 40 años sin conocerla. Fue el asesinato de la libertad colectiva y el abuso sin medida de las libertades individuales por parte de los oligarcas. 

Fernando Abril y Alfonso Guerra, que discutían y pactaban en secreto todo lo esencial, completamente al margen de los ciudadanos, a los que no se consideraba dignos de conocer cómo se estaba decidiendo su destino. 

En los artículos de contenido social, la Constitución trata cínicamente de convertir en norma obligatoria los simples deseos de bienestar. “Los españoles son iguales ante la ley”, mentira. “Todos los españoles tienen el derecho al trabajo y una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia”, mentira." El derecho a una vivienda digna y adecuada”, mentira. “La independencia de la Justicia respecto a los órganos políticos, mentira . 

Los españoles ni siquiera pueden concebir el daño que está causando a nuestra economía la falta de seguridad jurídica. Otras mentiras escandalosas de la Constitución se comentan por sí mismas: “El Estado debe garantizar una redistribución de la renta más justa”, pero tenemos la más injusta de Europa; “ninguna autoridad podrá adoptar legislaciones para obstaculizar la libertad de circulación y establecimiento”, cuando todos los caciques locales lo hacen; “todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del Estado”, un rimero de mentiras y así todo lo demás. 

Los españoles se comportaron como un rebaño de borregos que fueron a votar su propia ruina y la de sus hijos, haciendo lo que les dijeron los capos de la nueva mafia política oligárquica, un nuevo “vivan la cadenas” en versión moderna. 

A día de hoy, el Estado de las autonomías ha destruido la unidad de la conciencia de España; arruinado la economía nacional, destruido la clase media, que lo tiene más que merecido por ser el principal sostén de estos miserables; convertido en mileuristas o menos al 60% de los trabajadores ocupados y llevado a la pobreza y al hambre a mas de tres millones de españoles. 


Salvador 

No hay comentarios: