Últimas entradas

Lo último

lunes, 11 de julio de 2016

DURO, PERO REAL



Si tienes un accidente de tráfico en España, lo normal es que al instante alguien haya parado para ver si estás bien y ver los daños físicos que hayas podido sufrir. En unos pocos minutos, las autoridades y la ambulancia aparecerán si fuera necesario.
No ocurre lo mismo en otros países del mundo, como es el caso de la India China, en los que lo mejor que te puede pasar es no estar implicado en un accidente que implique cierta gravedad para tu salud. Son los dos lugares con más muertes en carretera del mundo y no sólo porque las normas de conducir allí son inexistentes en algunas zonas o directamente no se respetan, sino que hay otros asuntos peliagudos que agravan la situación y hacen crecer el número de muertos.
Empecemos por la India, país en el que hay auténtico pánico a ayudar en un accidente de tráfico. ¿La razón? Muchos conductores temen a los agentes de policía, porque éstos pueden llegar a acusarles de haber provocado el accidente, ya que están auxiliando a las víctimas.
Otra de las razones por las que muchos conductores de la India no auxilian a las personas involucradas en un accidente se debe al hecho de que las personas que auxilian pueden verse involucradas en largos procesos judiciales, incluso no habiendo sido testigos previamente del siniestro. Tampoco ayuda el hecho de que, si llevas al herido al hospital o algún centro médico, corres el riesgo de acarrear con los costes sanitarios requeridos. Esperar a la ambulancia no siempre es lo mejor, ya que, después de la larga espera, si sigues vivo es posible que te veas dentro de un furgoneta con los servicios básicos, que sirven poco más que para curar alguna herida superficial, pero nunca para solventar daños de cierta gravedad, como los que se suelen producir en ciertos accidentes de tráfico.
Algunas organizaciones de la India están luchando para que la situación cambie y no se repitan este tipo de situaciones, amparando a todo aquel que preste ayuda a una persona con riesgo de morir por las secuelas de su accidente.
China no se queda atrás. En este país asiático, se suceden lamentables hechos en los que un conductor, después de atropellar a alguien y dejarle malherido, decide dar marcha atrás y ‘rematar’ a la víctima. Un asesinato en toda regla, pero que, por desgracia, termina saliendo más ‘barato’ que dejar a la persona herida. Y es que todo se debe a un tema económico, con casos reales, como el de una persona que pasó con su coche varias veces por encima de una señora de 64 años para asegurarse de que moría. A pesar de que la situación fue grabada por una cámara de seguridad, el infractor tan sólo pagó 65.000 euros de indemnización. De haber dejado a la víctima con alguna lesión grave o discapacitada, tendría que haber acarreado con los costes derivados de los daños ocasionados durante toda la vida a la persona afectada. De ahí que en China se extienda el dicho popular de ‘es mejor golpear y matar que golpear y herir’. Así de duro, pero así de real.

No hay comentarios: