Últimas entradas

Lo último

miércoles, 13 de abril de 2016

UN HIJO DE PUTA CAPADO

Para que luego digan que no hay que tomarse la justicia por su mano, teniendo en cuenta la mierda de leyes que tenemos en general y, por lo visto en todos los países, a este hijo de puta, siempre que se pueda demostrar que ha sido él, la mejor justicia ya se le ha aplicado, sólo de pensar que se trate de tu propia hija o nieta, dan ganas de caparlo y luego cortarlo en pedacitos, digan lo que digan los jueces que tienen que aplicar esas leyes dictadas en muchas ocasiones por descerebrados en defensa de los delincuentes..., a la mierda unos y otros.
 


Un hombre de 66 años de edad fue capado al ser sospechoso de haber violado a un niña de tres años en la ciudad brasileña de Severina. Además, el hombre sufrió amputaciones en tres de sus dedos.
El supuesto violador de 66 años, identificado como Francisco de Souza de Castro, de la ciudad de Severinia (Brasil), fue hospitalizado en la ciudad de Barretos. Según publica 'Daily News', los médicos intentaron reimplantar el pene y los dedos del agredido aunque sin éxito.
El comisario responsable del caso, Marcelo Pupo, afirmó que Francisco de Souza fue encontrado consciente a pesar de haber perdido el pene y tres de sus dedos. El agente confirma que todavía no se conocen los agresores pero espera detenerlos en los próximos días.
Castro es sospechoso de haber abusado sexualmente de la niña en una hacienda en la que trabajaba como casero. Aún no se conoce el informe del forense sobre la supuesta agresión sexual a la menor, pero según el comisario, existen indicios de que sí hubo violación.
En los últimos meses se han multiplicado las agresiones sexuales en Brasil. El pasado lunes murió una mujer de 33 años al haber recibido una paliza el sábado en la localidad de Guarujá. Según publicaron los medios del lugar, los vecinos del lugar golpearon brutalmente a la joven porque esta se había llevado a un grupo de niños para realizardiversos rituales de magia negra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Se apellida de Castro

Se veía venir