Últimas entradas

Lo último

lunes, 28 de marzo de 2016

ABRIENDO LAS PUERTAS DE LA ISLAMIZACIÓN EN ESPAÑA

El Gobierno pone en manos de las comunidades islámicas la enseñanza del Corán en las escuelas. 
El mismo día en que se conoce que algunas Comunidades Autónomas quieren suprimir la enseñanza religiosa en los colegios públicos, se ha pasado por alto (involuntariamente o no) que el pasado 14 de marzo el Gobierno aprobó una resolución de enseñanza islámica que fue publicada en el BOE el día 18.
¿Qué pretende esta resolución del currículo de la enseñanza islámica en Educación Infantil? Es decir, para niños entre 3 y 5 años.
En primer lugar quiere garantizar a los alumnos musulmanes y a sus padres el derecho a recibir enseñanza religiosa islámica en los centros docentes tanto públicos como privados y concertados. Una sugerente implantación que concurre con el órdago laicista que acecha a la religión católica en las aulas públicas.
También establece que será impartida, atención, por profesores designados por las Comunidades pertenecientes a la Comisión Islámica de España. No los va a elegir el Estado español sino la misma asociación que la pasada semana tuvo que incluir en sus estatutos que la mujer tenga representación en sus órganos de gobierno. Esta Comisión ha sido designada por el Ministerio para decidir qué profesores explicarán el temario y evaluarán a los niños de Educación Infantil
En cuanto a los objetivos, se especifica que se enseñará a los niños a observar y explorar su entorno natural, cultural y familiar cercano, y participar activamente en ellos, a desarrollar la experiencia de la Práctica de la Adoración y, por supuesto, se les va a iniciar en la lectura de relatos islámicos.
Los contenidos, por citar algunos ejemplos, incluyen el aprendizaje de que hay un solo Dios, cuyo nombre es Al-lah, y los lugares en los que se le debe adorar, o las experiencias relacionadas con "Los Cinco Pilares del Islam", es decir, los cinco preceptos fundamentales de la sharia.
En cuanto a los criterios de evaluación, para que los niños aprueben esta asignatura será necesario que conozcan y participen de sus fiestas y tradiciones. También que conozcan y puedan reproducir los textos de tradición islámica, como el Corán, o la demostración de que comprenden la fe islámica.
Estos cambios empezarán a ser efectivos en nuestro país a partir del curso 2017/2018.


1 comentario:

Anónimo dijo...

No sólo es la islamización de España sino también del Continente Europeo, los últimos asesinatos perpetrados por los islamistas en París y Bruselas,que se suman a los atentados de Madrid,Londres y el 11-S,ponen de manifiesto que el multiculturalismo es la tumba de las libertades y del modelo de convivencia del que nos hemos dotado en las sociedades avanzadas.
El islamismo avanza a gran velocidad en Europa, y no es un problema originado sólo por terroristas que vienen de Irak, Paquistán o Marruecos, sino también por musulmanes de segunda y tercera generación que han nacido y han crecido en nuestros países y han estudiado en nuestras escuelas. La creciente población musulmana en Europa(sólo en Cataluña se calcula que hay 400.000)y el buenos no de los partidos políticos a la hora de abordar el problema, son la tormenta perfecta para que el radicalismo se instale y crezca en nuestra sociedad.
Para colmo a la prensa le preocupa más el auge de partidos que denuncian y plantan cara a esta barbarie, que los asesinatos que se cometen en nombre de esta religión. Si bien es cierto que los culpables de los asesinatos son quienes accionan las bombas y aprietan el gatillo, los partidos políticos y medios de comunicación que defienden que todas las culturas son iguales y les han abierto las puertas, son responsables de haber creado el caldo de cultivo necesario para ello.
Los islamistas se aprovechan de los complejos y la inacción de las sociedades políticamente correctas para hacer la guerra Santa e ir sumando victorias a la par que ganan terreno: sus hijos tienen menús sin cerdo en los comedores escolares, ciudades como Bruselas ya no exhiben árboles de Navidad para no ofrecerles, les ceden equipamientos públicos para rezar y también suelo público para la construcción de mezquitas.