Últimas entradas

Lo último

sábado, 9 de enero de 2016

SIN RASTRO DEL CUNITENSE PERDIDO EN IBIZA

Al cierre de esta edición Salvamento Marítimo y Guardia Civil mantenían un rastreo por el mar en busca del vecino de Cunit Alfred Milà, de 57 años, que desapareció el martes mientras realizaba en kayak y en solitario la travesía entre Ibiza y Formentera. El kayakista había cubierto la ruta en numerosas ocasiones. De hecho era guía de expediciones en kayak por las islas y un experto en estas embarcaciones.
El navegante estaba de vacaciones en Ibiza y el martes remó en la embarcación hasta Formentera para comer con un amigo. A media tarde inició la travesía de regreso pero no llegó a Ibiza. Fue su mujer quien en la mañana del miércoles alertó de la ausencia.
En un primer momento y con medios aéreos y marinos comenzó un despliegue para buscar al navegante y ya por la tarde del miércoles se localizó el kayak de Milà a la deriva y a unas diez millas al Este de Formentera. Sin embargo no había rastro del vecino de Cunit. 
‘Desde que era niño’
Jaume Milà, hermano del navegante desaparecido, no se explicaba qué ha podido pasar. «Alfred practica kayak desde que era niño. Es un profesional y de los mejores». Jaume añade que esa experiencia hace que nunca haga expediciones sin los equipos de emergencia e incluso de geolocalización.
Sin embargo los equipos de rescate todavía no han podido encontrar nada. Tanto en el día de la travesía como cuando comenzó la búsqueda el estado del mar era muy malo y había una fuerte corriente que arrastraba hacia Mallorca.
Jaume Mila, que también es un experimentado kayakista añade la dificultad de la temperatura y de la noche en mar abierto. «No se qué ha podido pasar. No lo entiendo», explica el hermano del deportista perdido que sigue las tareas de búsqueda junto a su madre en su casa de Cunit. 
Agua muy fría
Sin embargo el paso de las horas juega en contra del vecino de Cunit. Expertos en navegación explican que la temperatura del agua en las islas en estas fechas puede ser de 14 grados por lo que la frontera de las ocho horas en el agua es peligrosa por la hipotermina y porque esa situación de frío crea sonnolencia. A ello se añade que en el Mediterráneo las olas son más pequeñas y constantes que en otros mares por lo que agotan a quienes caen al agua.
Una de las preguntas de los equipos de rescate es por qué con toda probabilidad el navegante no llevaba puesto un chaleco con sistemas de geolocalización, como los que él mismo tiene en su tienda de Cunit, para casos de emergencia . La falta de señales hacen pensar que no lo llevaba o que no pudo activarlo.
En este sentido se especula que algún golpe de mar tirase a Milà al agua o que sufriese una indisposición que le hiciese caer. Expertos en navegación a remo explican que entonces el oleaje aleja a gran velocidad el kayak y quererlo seguir es un error por el cansancio.
La búsqueda por todo el área se mantienen con el barco Marta Mata, además de la Salvamar Markaby el avión Sasemar 101. Desde el miércoles también colaboran diversas patrullas, la Unidad del Grupo Especial de Actuaciones Subacuáticas, un helicóptero de la Guardia Civil y efectivos de Protección Civil y Bomberos desde tierra.

­Tras más de 36 horas la búsqueda del empresario catalán Alfred Milà quedó interrumpida por tierra en la tarde de ayer. Se le perdió el rastro el pasado martes por la tarde cuando navegaba entre Formentera y las salinas de Ibiza en un kayak de mar y sigue sin aparecer. Desde primera hora de ayer la búsqueda por aire y tierra se reanudó y se mantuvo toda la noche por mar con la presencia del buque de Salvamento Marítimo ´Marta Mata´, que rastreó intensamente una amplia zona entorno al lugar donde fue localizado un kayak, el miércoles por la tarde.
El jefe de Salvamento Marítimo en Balears, Miguel Félix Chicón, explicó que además de este buque, que permaneció en la zona hasta el anochecer, también rastreó toda la costa, hasta el faro de la Mola el ´Salvamar Markab´ y la embarcación de la Escuela de vela de Formentera, con Asier Fernández y uno de los amigos del empresario de Tarragona que ayer se unieron a la búsqueda, junto con su esposa.
Ambas embarcaciones repasaron todos los recovecos y cuevas de esa franja de litoral bordeando la zona de acantilados desde sa Punta de sa Creu hasta Cala Codolar, debajo del faro de la Mola. «No hemos visto nada», manifestó Chicón.
Por la tarde el ´Marta Mata´ estuvo entre s´Espardell y Formentera «para peinar toda esa zona, que ya fue revisada tanto por la embarcación como por el ´Cuco´ (helicóptero) de la Guardia Civil», recordó. Ayer por la mañana también participó en las labores de búsqueda el avión Sasemar 101, que regresó al mediodía a Valencia. El ´Marta Mata´ amarró en el puerto de Vila ayer noche y el jefe de Salvamento indicó que esta mañana «volverá a salir el ´Salvamar Markab´». Apuntó que el avión les indicó que «la mar estaba muy blanca, es decir en muy malas condiciones, lo que también dificulta el avistamiento».
Por tierra, la Guardia Civil, Policía Local, bomberos y Protección Civil volvieron a rastrear «palmo a palmo» toda la costa desde es Trucadors hasta sa Punta de sa Creu. Al mediodía suspendieron la búsqueda teniendo en cuenta que el miércoles ya realizaron una primera inspección de la misma zona.
Asier Fernández, director de la Escuela de Vela de Formentera, fue la última persona que estuvo el pasado martes entre las 12 y las 14.30 horas con Alfred Milà, que también impartía cursos de kayak en Ibiza. Ayer por la mañana se apresuraba a preparar la lancha para reiniciar la búsqueda. Esta vez lo hizo con un grupo de amigos del empresario de Tarragona que se desplazaron desde el Garraf.
Sus amigos

Fernández no daba explicación a lo que le había podido ocurrir, teniendo en cuenta que Milà es un gran experto en kayak: «No sé que le ha podido pasar, pero debe ser algo diferente a una pérdida de control. Ha debido sentirse mal por algún motivo y allí es donde ha podido tener el problema». A pesar de que las condiciones meteorológicas no eran buenas en el momento en que salió de s´Estany des Peix, Fernández aclaró: «Ese día era viento en calma toda la mañana, cuando salió el viento era de 10 nudos y sobre las 16 horas entró viento muy fuerte». Sin embargo calculó que el trayecto que iba a hacer «era de hora y media y a esa hora ya debería estar a resguardo del viento en ses Salines de Ibiza».

Santiago Rodríguez es uno de los amigos de Alfred Milà y desde ayer junto a otros compañeros está en Formentera para apoyar en lo que puedan. Por la mañana manifiestó que tenían que mantener la esperanza de que «pudiera estar aferrado a alguna roca».
Asimismo insistió en que su amigo es «un gran experto» pero tampoco encontraba explicación: «Es difícil viendo estas condiciones en el mar, cuando salió no estaba tan subido, por lo que nos habría podido pasar a cualquiera, pero lo que está claro es que él es un profesional del kayak y un experto nadador» recalcó.


No hay comentarios: