Últimas entradas

Lo último

sábado, 3 de octubre de 2015

EL ARQUITECTO DE CUNIT, A CARA DESCUBIERTA


El helicóptero vuela a una altura prudente. La veintena de agentes que están en la calle Petunia de Cunit esperan con la mirada fija en el 48. Comienzan a trepar por los muros. Sigilosos. Cada movimiento les puede delatar. La estructura de la mansión de José Conejero Roldán (Barcelona, 1968) la hace ideal para la escapada. Cientos de metros cuadrados de parcela, ventanas grandes, apropiadas para la escapada... Todo con espacio para huir a campo través. Conejero tiene una moto potente que sólo con el helicóptero podría ser cazado. Esa Ducati Monster, que usaba con su chaqueta Dainese, ha sido su ruina. En uno de los asaltos a un banco la usó. Una cámara de vigilancia llegó a grabar la rueda del vehículo. En un trabajo de años del equipo de investigación de los Mossos d'Esquadra lograron unir su nombre, su moto y los robos a, al menos, cuatro entidades bancarias. Más de 330.000 euros. El arquitecto Conejero, quien había supervisado personalmente la remodelación de su torre, no sospecha nada. Lo atrapan en pijama. Es supuestamente culpable. Siempre supuestamente.
Dentro está Montse, su mujer. Y sus queridas hijas. Un despliegue propio de película americana que impresiona a los que pasean a sus perros a esa hora en esta localidad tarraconense de 12.000 habitantes. No hay capacidad de reacción en uno de los operativos mejor trabajados de los Mossos. Buena parte de los que intervienen son agentes de su unidad de elite, los GEI (Grupo Especial de Intervención), preparados por el Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía y los Spezialeinsatzkommando alemanes. No saben lo que pueden encontrar en el interior. "Hicimos ese despliegue porque es un una vivienda que tiene muchas escapatorias. Y, tras años de trabajo, no se podía correr ningún riesgo", afirma a Crónica el responsable del operativo. Fueron múltiples gestiones para encontrar helicóptero disponible, saber que a esa hora el respetable arquitecto Conejero iba a estar en el interior de su casa. Lo que no saben es la cantidad de armamento que tenía el atracador más buscado de Cataluña.
El primer robo que planificó el sospechoso se produce el 25 de marzo de 2010. Los que ven las imágenes las describen como patéticas. "En el hecho delictivo se disfraza con barba y bigotes falsos gafas de sol...". Entra a minutos del cierre. Hay dinero en la caja fuerte. Utiliza un revólver. Amenaza al cajero. "Tiene una actitud prepotente. Es su marca. Siempre con aire de superioridad con los que asalta". Sabe por dónde moverse. Conoce el espacio. A pesar de ser novato, logra un buen botín: 100.000 euros. Un buen golpe. Los bancos desde hace mucho están muy bien preparados para los cacos y no tienen en efectivo, salvo enorme descuido, grandes cantidades.

A la par, el arquitecto no tiene apenas trabajo. Su página web Infoarcht.com no le lleva clientes. Y su ritmo de vida es complicado de sostener. La casa, las clases de tenis de las niñas, su moto, el todoterreno, los viajes... Su gran sueño es que sus pequeñas sean jugadoras profesionales de tenis. Se entrenan desde los ocho años. Raquetas de más de 150 euros, clubes y entrenadores de primera... Su destino, para papá, era la WTA, el circuito femenino profesional.
(Entonces, cuando aquel atraco, el de 2010, no habían cumplido los 12 años. Nada sabían de las fechorías de su padre. Para ellas era un profesional exitoso que cumplía todos sus caprichos. "Un conocido arquitecto de Cunit", como pensaban todos. Así lo señaló el Diari de Tarragona, quien desveló sus andanzas. Esa era su fama. Todo indica que creada por él mismo. Preguntamos en el ayuntamiento de su pueblo y en el Colegio de Arquitectos de Cataluña -eso sí, colegiado está aún- y no recuerdan obra suya).
El atracador administra bien el dinero. Tarda 27 meses en volver a actuar. Le dan para un ritmo de gastos de 3.700 euros al mes. Varias veces más de lo que obtenía cuando la construcción se había desplomado y ya no recibía los pedidos de antaño: obras varias, reformas, algunas viviendas. Cuando se le acaba el dinero vuelve. Es 26 de junio de 2012. Ya no sería en Cunit. Porque en su pueblo, donde Conejero reside y posee una torre-mansión con pasarela curva para coches que es la envidia de sus vecinos, el señor arquitecto cometió -supuestamente- su primer crimen.

Un nuevo disfraz

Para el segundo atraco, cambia su mascarada. Deja de lado la ridícula parafernalia anterior. Entra con un casco con visera completamente negra, con la libreta de ahorros en la mano, como distraído por recién haberse bajado de la moto. Ha esperado el momento justo, cuando hay la mayor cantidad de cash dentro. Escogió un banco en otra provincia, Barcelona. Pero que queda a escasos 10 minutos de su sitio de residencia. Cubelles está a 5,5 km de su hogar. Con esa distancia le ha dado tiempo de estudiarla bien y ver sus debilidades. Ya en el interior, saca una pistola. Amenaza a un empleado. Retiene a clientes y trabajadores. Grita, como es su lugar común: "Son todos unos estúpidos. ¡Estúpidos!". Ese despotismo sería su ruina a posteriori. El botín, el más suculento: 182.870 euros. Lo curioso es que se sospecha que ni siquiera sabe usar armas. Las que encontrarán en el registro de su vivienda son falsas. Una farsa, como los encargos de casas y edificios con los que presumía con sus allegados para justificar su nivel de vida.
Los primeros problemas para los investigadores. No dejó huellas. Ha usado guantes. Su rostro es imposible de determinar. Apenas la estatura y el peso aproximado. "Pero cometió un error. Su moto", recuerdan ellos. Su querida Ducati Monster roja. La había situado fuera del alcance de las cámaras. Casi. En un descuido se puede ver claramente -en el vídeo de una de las grabaciones- una rueda. Usar una moto de alta gama acabó por delatarle. "Es uno de los hechos cruciales. Esa imagen de la rueda de la moto con la que escapó... Decidimos investigar qué modelo era. Cuántas había en la zona. Hasta que nos quedamos con tres sospechosos. Uno de ellos era él".
"La Monster cuesta en España 13.490 euros en su versión normal y 16.600 en la S. Ducati vendió en España, en 2014, 368 motos de las que aproximadamente un tercio fueron Monster", nos señala Sergio Piccione, subdirector y responsable de motor de EL MUNDO, corroborando el buen olfato de la división de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra.
Esta vez el dinero le dura menos: 21 meses, a un ritmo de 8.700 euros mensuales, como un ejecutivo del Ibex-35. Hay más gastos. Sus hijas viajan para competir en circuitos internacionales donde trata de ir toda la familia casi siempre. Él usa relojes tipo Tag Heuer. No es raro que ellas luzcan ropa cara y auriculares marca Beats by Dr. Dre (250 euros). Una, además, se hizo aficionada a la fotografía y los lentes que emplea llegan a valer 2.500 euros. "Por ellas todo", afirmaba Conejero siempre a los que le conocían.
¿Cómo guardaba el dinero? Su mujer, Montse, con quien se casó el 7 de agosto de 1993, habría ido depositando dinero en los bancos poco a poco (está libre con cargos por este motivo). "En cifras que no son detectadas por los las auditorías del Banco de España. Una labor de hormiga", señalan quienes iban en pos de su rastro. Ya hace un mes, el cerco policial se había cerrado sólo sobre José Conejero. Era dueño de una moto como la que se empleó en el asalto. Realizaba gastos que no podía justificar con sus magros ingresos declarados. Sus queridas hijas viajaban a torneos por toda España, Francia, Turquía, Marruecos, Holanda, Irlanda... Aunque presumía de ser también "emprendedor", Crónica puede dar fe de que no tiene dada de alta ninguna empresa en el Registro Mercantil.
El 25 de marzo de 2014, nueve meses después de su última fechoría, actúa de nuevo. Su tercer robo es mucho menos exitoso: 48.000 euros. Ha tenido que irse más lejos, a Banyeres del Penedès (Tarragona), a 17,3 km de su torre. Usa el mismo procedimiento y disfraz. Casco negro y moto. La libreta en la mano. Los Mossos están desesperados. Emiten un comunicado a las entidades bancarias de los alrededores para advertir del modus operandi del asaltante. Aciertan.
Su sueldo baja ostensiblemente: 4.000 euros al mes. Se hace menos precavido y, exactamente un año después, este año, regresa a las andadas. Avisados de su procedimiento, sabiendo que atacaría cerca,los empleados están prevenidos. Cuando quiere ir a por un banco de Llorenç del Penedès, a 18,9 km de Cunit, los encuentra en alerta. Uno aprieta el botón de la alarma silenciosa. El caco huye despavorido.
Sus hijas adolescentes, talentosas deportistas y ajenas a todo, están hoy devastadas. Dos días después de la detención de su padre -resguardadas por especialistas en atención a menores de los Mossos-, el 8 de agosto, una de ellas escribe: "La vida es como estar en el mar: si no nadas, te hundes" (de Benjamín Griss). El jueves de esta semana sigue con su particular reflexión. "Todos tenemos momentos de desesperación, pero si les plantamos cara descubrimos lo fuertes que somos".
Conejero aunque está en la cárcel -en prisión preventiva- por cuatro atracos, está siendo investigado por media docena. E incluso por algún intento de asalto en una vivienda. Los agente lo recuerdan prepotente siempre hasta cuando lo detenían. Esos aires de superioridad por ser quien supuestamente era. Eso hizo que los detectives pudieran sospechar de un exitoso arquitecto con mansión en Cunit. El "son todos unos estúpidos. ¡Estúpidos!" fue escupir al cielo, a sí mismo.

Rendido

Desde 2010 le seguían la pista. Se rindió sin ofrecer resistencia. 'Eso sí, como en los atracos, tenía siempre una actitud prepotente', afirma el inspector de los Mossos d'Esquadra a cargo del operativo, donde intervinieron miembros del Grupo Especial de Intervención de la policía de la Generalitat.

Desde el helicóptero

Para capturar a uno de los asaltantes de bancos más buscados de Cataluña, los agentes emplearon hasta un helicóptero. 'Teníamos que hacerlo porque no podíamos correr el riesgo que escapara', dicen los investigadores. Vivía en una mansión en Cunit (Tarragona).

La clave para atraparlo

Su gran error fue que, en uno de los asaltos a un banco, se pudo ver una rueda de la moto en que huyó. 'Decidimos investigar qué modelo era. Cuántas había en la zona. Hasta que nos quedamos con tres sospechosos. Uno de ellos era él', aseguran a Crónica quienes lo detuvieron.





No hay comentarios: