Últimas entradas

Lo último

sábado, 29 de agosto de 2015

LA TRISTE REALIDAD EN CLAVE DE HUMOR

Estabas tú tan feliz con el cerebro de vacaciones en Cuenca comentando los inicios de la Liga de fútbol cuando de repente… uh-oh… ¡La bolsa mundial se va a la mierda y tienes que opinar sobre el tema sin parecer imbécil! ¡O al menos sin que se note demasiado que, efectivamente, eres imbécil!
En El Jueves sabemos que eres de esos que cuando escuchan el concepto Dow Jones no pueden evitar tararear por dentro “Sex bomb! Sex Bomb! Yoooou’re a sex bomb!” Por eso te hemos preparado una guía con conceptos básicos para que puedas hablar sobre la bolsa. Otra cosa es que lo que digas tenga algún tipo de sentido. Pero si en la radio y la tele hay tertulianos ganándose la vida soltando torrentes de mierda sonora adornada con cuatro conceptos, ¿por qué no puedes hacerlo tú?
Bolsa: Bien, lo básico. Es un mercado en el que las empresas se financian vendiendo participaciones. Si mucha gente cree en ellos, o logran convencerles de su valor, venderán más y sus participaciones serán más caras. En caso contrario, venderán menos y más barato. Esta es la base de nuestro sistema económico y, como habréis notado, no se vende nada físico, ABSOLUTAMENTE NADA, sino una sofisticada forma de fe actual llamada ciencia económica y empresarial. Una vez hayáis comprendido esto, podéis acercaros diligentemente hacia la ventana más cercana y lanzaros por ella.
Bróker: Son los depredadores que se nutren de ese ecosistema llamada la bolsa. Median entre el comprador y el vendedor a cambio de una comisión. No velan jamás por el beneficio de una empresa, sino por el del tipo que les contrata. Especulan con acciones de empresas de mierda para venderlas más caras a idiotas y desaparecen antes de que se hayan dado cuenta del timo. Este repulsivo ser es muy apreciado por la sociedad y personajes públicos como Josef Ajram se vanaglorian de su labor entre los aplausos del público. Una vez hayáis comprendido esto, podéis acercaros diligentemente hacia la ventana más cercana y lanzaros por ella. Si podéis aterrizar encima de un bróker, el conjunto de la sociedad os lo agradecería enormemente.
Accionistas: Son los propietarios de las acciones de una empresa (sí, ésta era fácil de deducir, amigo). Si la empresa consigue un beneficio, ellos se llevan un porcentaje dependiendo de sus acciones. Hay de tres tipos. 1) Los Dioses de los Mercados. Muchimillonarios con contactos políticos y financieros capaces de moldear el valor de las acciones a voluntad. Y casualmente las más caras son siempre las que han comprado por dos duros. 2) Los Profesionales. Se ganan la vida con ello dedicando horas de estudio, análisis de la bolsa, mucha perspicacia, toneladas de paciencia y sobre todo de cocaína. 3) Los Pardillos (como tú). Cuñados que creen que pueden forrarse con la ayuda de un bróker de medio pelo o, aún peor, con un programilla informático y un artículo de Internet. Los ahorros de los Pardillos son los que hacen millonarios a los Dioses de los Mercados y ricos a los Profesionales. Una vez hayáis comprendido esto, podéis acercaros diligentemente hacia la ventana más cercana y lanzar por ella el dinero que queríais invertir en bolsa.
Bolsas asiáticas: Está la de Shenzhen, la de Taiwán, la de Hong Kong o la de Corea del Sur, entre otras, y cada una con sus propias empresas. Los índices han favorecido a estas bolsas durante los últimos años basándose en el innegable crecimiento económico de estas zonas. Y ahora han dejado de crecer. ¿Decrecen? No. Pero crecen menos. Y esto el capitalismo no lo tolera. Así que los Dioses de los Mercados deciden que son rentables, pero no tanto como antes, y venden sus acciones asiáticas masivamente, que pierden valor e inician una debacle económica mundial mientras ellos planean qué bolsa habría que subir, saquear y hundir para ganar aún más. Una vez hayáis comprendido esto, podéis acercaros diligentemente hacia la ventana más cercana, mirar todos los desgraciados que os rodean, y pensar si no sería una mejor idea juntaros para que este sistema podrido deje de joderos de vida de formas que ni sospecháis.

No hay comentarios: