Últimas entradas

Lo último

martes, 26 de mayo de 2015

NOS HAN ROBADO LA ILUSIÓN

Comparto esta entrada de "Podemos" publicada en el "Blog de Segur" por su interés ciudadano:
Ganemos/Guanyem Calafell, la candidatura que encabezaba Constantí Ortega en las elecciones del 24M, ha recogido 435 votos, un 4,95% de los votos escrutados en el municipio, rozando el 5% que le daría derecho a tener un concejal en el ayuntamiento. Por su parte, la candidatura de Javier Ramos Panduro, Calafell en Comú, ha obtenido 414 votos, es decir, el 4,71% del total de votos contabilizados. Si sumamos los votos de ambas candidaturas, obtendríamos un total de 849 votos. La CUP con solo un poco más, 853 votos, ha obtenido dos concejales. Podemos, como hemos hecho público, no se presentaba a las elecciones.
¿Qué lectura hace Podemos de este resultado? La construcción de un proyecto común a los partidos de izquierda, en busca de una regeneración democrática real en nuestro municipio, de una manera de hacer política diferente, pensada para las personas y por las personas, se inició tras el verano de 2014. Podemos había irrumpido con fuerza en la política tras conseguir cinco eurodiputados en las elecciones al Parlamento europeo, y Pablo Iglesias se había convertido en un líder mediático, tan conocido o más que cualquier otro líder político.
El 12 de octubre de 2014, dos personas vinculadas a la izquierda en Calafell, se pusieron en contacto con Podemos Calafell para crear una plataforma política de confluencia, en la cual estarían implicados, Iniciativa per Catalunya, la CUP, Podemos, Pirates y otras personas que se autocalificaban de independientes.
Tras la marcha de la CUP y la salida de Podemos de este proyecto, Calafell en Comú prosiguió su trayectoria, básicamente como Iniciativa per Catalunya, con la presencia de algunas personas que habían militado hasta hace poco en el Partit del Socialistes de Calafell.
¿Qué pasó en ese momento, finales de febrero de 2015? Que los oportunistas, los que son capaces de cualquier cosa para tener una silla en el consistorio, vieron el cielo abierto. Y allí estaba Constantí Ortega, un personaje oscuro, conocido en el ámbito municipalista por su obsesión para entrar en el ayuntamiento y por sus malas prácticas y sus escasos valores éticos. A partir de ese momento, empezó la carrera política en busca del voto de l@s simpatizantes de Podemos.
Calafell en Comú mantuvo la ambigüedad y se dejó querer. Muchos ciudadanos y ciudadanas sabían que Podemos estaba en conversaciones para integrarse en el proyecto de Calafell en Comú; al fin y al cabo, cuando nos propusieron incorporarnos a este proyecto de confluencia no era por nuestra experiencia en política, sino porque sabían que nosotros, como Podemos, teníamos la fuerza suficiente para arrastrar a muchos simpatizantes que querían un cambio en la manera tradicional de hacer política.
Por otro lado, Constantí Ortega vió que esa era su gran oportunidad. Y a punto ha estado de conseguirlo. Bajo el nombre de Ganemos/Guanyem Calafell, y el lema “Sí se puede”, su objetivo ha sido confundir a la ciudadanía, haciendo creer que su candidatura representaba a Podemos en Calafell. Creemos que en un país democrático no se debería aceptar una actitud como esta.
El resultado:
  • Simpatizantes e inscritos en Podemos que han votado a Ganemos Calafell creyendo que votaban al partido de Pablo Iglesias.
  • Ganemos Calafell ha robado votos a Calafell en Comú. Esta última candidatura quería aprovecharse del voto ‘Podemos’; al final, ha ido a por lana y ha salido trasquilado. Constantí Ortega, más hábil en estas lides, ha intentado conseguir el voto diciendo que él era Podemos, que su candidatura tenía por lema Sí, se puede. También es verdad que Calafell en Comú no se ha esforzado mucho, han delegado en parte la tarea de luchar contra Ganemos a Podemos, y nosotros hemos hecho frente a Constantí Ortega, sabiendo que les hacíamos el juego sucio a Calafell en Comú.
  • Da lo mismo. La cuestión es que Constantí Ortega ha estado a punto de entrar en el Ayuntamiento diciendo que su candidatura representaba a Podemos, lo cual es falso. Y eso, como mínimo, es fraude electoral. Ha engañado a toda la ciudadanía.
  • Calafell en Comú, por su parte, no ha sabido leer el partido, como se dice en el argot futbolístico. Han minusvalorado a Podemos, pensando que personas sin experiencia eran fácilmente susceptibles de dejarse engañar con el señuelo del poder. Y ahí han tocado hueso. Seremos inexpertos, pero defendemos un compromiso ético de manera firme. Creemos que no todo vale en política. Si no, seríamos más de lo mismo. Y aspiramos a renovar la política municipal.
Al final, la estrategia de unas cuantas personas de la izquierda tradicional nos han llevado a l@s que queríamos un cambio en el consistorio a perder más de 800 votos, que han resultado estériles. Y la causa de esta pérdida ha sido, en primer lugar, el oportunismo de personajes que jamás deberían tener protagonismo en la vida pública, porque son personas que adolecen de falta de ética, que solo buscan alcanzar el poder y que son un fraude para la ciudadanía, aunque el sistema permita su existencia. En segundo lugar, una izquierda tradicional que vive de modelos más propios del pasado que de los cambios que se avecinan, y que no ha sabido ser generosa, que se ha anclado en modelos propios del pasado, cuyas consecuencias han sido visibles en la candidatura de Calafell en Comú.
Y los perdedores hemos sido las personas que queríamos el cambio real, seamos de Podemos o de Iniciativa. Más de 800 votos perdidos, que no sirven para nada. Este es el resultado. Pobre bagaje, para tanta inteligencia.
Quizá tendremos que repetir tod@s la asignatura de Primero de Municipales.

No hay comentarios: