Últimas entradas

Lo último

martes, 20 de enero de 2015

GUERRA DE DIVISAS


Por Juan Laborda*
Europa se encuentra al borde del precipicio, ése que irremediablemente nos arrastraría hacia una profunda deflación por deuda. Deberíamos actuar ya, aún es posible corregir el rumbo de nuestro destino. Sin embargo, soy pesimista. Esos mismos políticos que hablaban de refundar el capitalismo, nos traicionaron, pura retórica. Finalmente cedieron e implementaron medidas de política económica que en última instancia beneficiaron a aquellos que generaron la crisis, a quienes jugaron al casino.
La actual clase política dirigente está absolutamente paralizada,petrificada. Y para lo que pretenden hacer, mejor que se queden quietos. Se está dejando llevar por esos cantos de sirena que nos empujan a un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, otra vuelta de tuerca más a los trabajadores europeos. Es patético ver el rumbo y propuestas de la actual Comisión Europea, formada y alimentada por acuerdos tácitos entre conservadores, socialdemócratas, y liberales, pero que en última instancia actúan bajo el dictado de las grandes corporaciones.
Europa se ha convertido finalmente en un ejemplo más deTotalitarismo Invertido 'a lo Sheldon Wolin'. Recuerden, laantidemocracia y el dominio de la élite son sus rasgos básicos. Es necesario un cambio radical de políticas. Ello requiere despojarnos del dominio de la élite y recuperar la democracia, la libertad. Pero desde el lado económico implica necesariamente partir de un diagnóstico diametralmente opuesto al del consenso actual de los economistas.
Economía y Totalitarismo Invertido
El economista Thomas Piketty en su reciente visita a España, en la promoción de su libro El Capital en el Siglo XXI, hizo una afirmación contundente, “si no se hace nada en 50 años toda la riqueza del mundo pertenecerá a las grandes fortunas”. Lo fundamental son las razones que aportó, culpó de ello a un proceso de privatización descontrolado y a la crisis financiera. Ambos aspectos han aumentado la desigualdad a extremos insoportables. No se puede permitir, afirmó, “que en algunos países se privaticen servicios básicos y se cierren escuelas y hospitales para pagar a deudores privados”. En esta línea, y refiriéndose a nuestra querida España, el economista francés señaló que los pagos de intereses "superan el presupuesto de todas las universidades públicas" y eso "no parece la estrategia correcta para preparar el futuro".
Y es aquí donde debemos hacer hincapié y empezar a exigir cambios radicales. La expansión financiera que despega a partir de 1993obedece a políticas explícitas y deliberadas. Las burbujas financieras no son sino vías para sortear artificialmente los límites de la desequilibrada distribución de la riqueza en el mundo. Las emisiones billonarias de activos financieros derivados, apalancados, sirven para sostener una expansión artificial de la demanda, que sortea la caída de la tasa de ganancia del capital y, sobre todo, facilita la financiación de un gigantesco proceso de acumulación, y la adquisición de riquezas por todo el globo a favor de unas pocas manos. Por ello cualquier ejercicio de prospectiva no debe dejar de tener en cuenta las posibles estrategias de las clases dominantes y las configuraciones históricas que dan forma operativa y real a los intereses de las elites.

Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos
A la vista de los acontecimientos, el capital piensa que aún puede darle una vuelta de tuerca al mercado global liberalizado, e incrementar laextracción de rentas especulativas. No duda en aprovechar escenarios de geoescasez energética y/o alimentaría, y diseñar, de espaldas del poder democrático, nuevas arquitecturas financieras globales. Es en este contexto donde debemos ubicar el último intento de crear un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.
Dicho tratado no es en realidad un acuerdo comercial. Se trata de una serie de medidas destinadas a promover una mayor desregulación de ciertas protecciones económicas, financieras, de salud, trabajo, seguridad, privacidad y medio ambientales existentes aún a ambos lados del Atlántico, especialmente en Europa. Ha sidodiseñado por las empresas para debilitar de manera consciente alfactor trabajo y al gobierno.
Todos los argumentos puestos encima de la mesa son falsos. Los aranceles y otras barreras comerciales formales entre los Estados Unidos y la Unión Europea ya son ridículamente bajos. También son totalmente falsas esas historias de que las diferencias en las reglamentaciones nacionales de alguna manera interfieren en el comercio y por tanto en el crecimiento. Antes, cuando los trabajadores de ambas regiones cobraban salarios decentes y los banqueros no jugaban a la ruleta con la economía, las regulaciones no fueron obstáculo para un comercio en auge. Lo más probable es que el Tratado de Libre Comercio, mediante un aumento de la presión competitiva para reducir los salarios, en realidad haga disminuir el PIB de Europa.
¿Entonces por qué tanto empecinamiento? La desregulación financiera que provocó el colapso económico, las políticas de austeridad que innecesariamente lo prolongan, y la desregulación encarnada por el Tratado de Libre Comercio son parte del mismo paquete ideológico fracasado. Pero les da igual. Son las prerrogativas de clase lo que mueve a ciertos grupos de poder, y aquellos políticos que les dan cobertura, a la hora de establecer determinadas políticas. Las corporaciones y banqueros a ambos lados del Atlántico hacen mucho más dinero cuando están sujetos a menos restricciones sociales, incluso cuando la economía se encuentra estancada y decenas de millones de personas están sin trabajo. Por eso resulta más que llamativo que estas élites, que controlan medios de producción, comunicación, y partidos políticos, nos sugieran a quien tenemos que votar, y traten de propagar ese miedo que tanto les beneficia.
Exportar deflación, arma letal china para 2015
Los conflictos geopolíticos entre los distintos bloques de poder global nos han abocado a una guerra de divisas en la que ya estamos inmersos. En esta particular y sutil guerra, China encarna el bloque emergente que trata de hacer frente a la hegemonía de losEstados Unidos. Se trata de una guerra soterrada, donde cada área utiliza distintos instrumentos de política económica. La estrategia China refleja un cambio de comportamiento intrínseco notorio respecto a su actitud cooperativa en las últimas décadas. El país asiático claramente ha optado por una estrategia de confrontación más directa, encaminada en última instancia a conseguir en el medio y largo plazo un poder hegemónico global.
En su momento, en un blog que titulamos Y China se cansó del dólar, detallamos la estrategia de medio y largo plazo diseñada por las autoridades asiáticas. El objetivo último es la ruptura de una de las grandes tendencias globales de largo plazo. Nos referimos al final del dólar como moneda reserva global. Dicha ruptura viene precedida, sin embargo, por la terminación de otra tendencia relativa a los últimos 15 años, y, por lo tanto de medio plazo. Las compras masivas de deuda gubernamental estadounidense por parte de China, el principal país acreedor del mundo, se han frenado. China ha ido disminuyendo paulatinamente sus posiciones en deuda soberana estadounidense, y ya no es el principal acreedor del Tesoro estadounidense, “trofeo” que recae en la Reserva Federal.
La acumulación de oro unido a la multitud de acuerdos deconvertibilidad de divisas del gigante asiático con los principales Bancos Centrales del planeta son los preparativos por parte de las autoridades chinas para romper esta tendencia de largo plazo, preparar la internacionalización y convertibilidad del renmimbi, y convertirse en un tiempo razonable en la moneda básica en el comercio internacional. Sin embargo es en la estrategia de corto plazo, mucho más sutil, donde emerge la idea de confrontación directa.
Estrategia Corto Plazo: exportar deflación
En el corto plazo, las autoridades chinas definitivamente han optado porexportar deflación al resto del mundo. La debilidad del precio del petróleo no es solo debido a un exceso de oferta. Las materias primas en general se han visto afectadas por la debilidad económica en China, que tiene su propio problema de deflación creciente.
El Banco Central de China, a diferencia de los distintos Bancos Centrales occidentales, no ha hecho una fuerte expansión monetaria. La base monetaria y el crecimiento del crédito continúa cayendo, y los tipos de interés de mercado son casi los mismos que hace unos meses. No quieren que se repita la burbuja de crédito de 2008. En su lugar han optado por rebajar el objetivo decrecimiento del PIB, una vez alcanzada en 2014 la meta de crear 10 millones de puestos de trabajo. La desaceleración china va a continuar exportando más deflación, y eso explica, por ejemplo, por qué las expectativas de inflación de Estados Unidos continúan cayendo a pesar de los datos recientes de la economía real han sido fuertes.
La estrategia china de exportar deflaciónafectará negativamente a Occidente, activando problemas y debilidades subyacentes. El primero de ellos ha sido visible en la segunda parte del año pasado. Los mercados financieros aumentaron la volatilidad, y determinados mercados de riesgos registraron pérdidas importantes. La bolsa española, por ejemplo, registró en 2014 un máximo relativo el jueves 19 de junio y desde entonces, paralelo al descenso de las materias primas, se ha ido paulatinamente desinflando. El segundo es muchísimo más perspicaz y peligroso, los tipos de interés reales podrían repuntar con fuerza. Ello definitivamente pararía la ya de por sí débil inversión productiva en Occidente. Pero ello, a su vez, afectaría de nuevo negativamente a los mercados financieros, y ambos problemas se irían retroalimentando.
Miopía élites occidentales
La estrategia de China está clara, pero la miopía de las élites occidentales ha facilitado dicha estrategia. Después de llenar de deuda privada al sistema, tras la generación de múltiples burbujas, después de socializar las pérdidas privadas vía deuda pública, resulta que no hay inversión productiva. Y esto es muy grave. Ambas dinámicas, laestrategia china y la miopía occidentalreactivarán laInestabilidad Financiera de Hyman Minsky.
Los motores de los beneficios empresariales son los gastos de inversión, que expanden los beneficios sobre los rendimientos previos, activando un mayor apetito por el riesgo, y más inversión. Si no hay inversión nueva se contrae el retorno del stock de capital ya existente. Los departamentos de las distintas multinacionales continúan demandando retornos sobre el capital exagerados, por lo tanto no invierten, y los beneficios inexorablemente caen. Esta situación se vería exacerbada si aumentan los tipos de interés reales. Se producirían pérdidas de capital, activando otra contracción en la inversión y nuevas caídas en los mercados financieros.
Y es en este contexto donde entra en juego el Tratado de Comercio Transatlántico con los Estados Unidos. Además del objetivo último de crear una nueva divisa dominante, el eurodólar, las élites europeas pretenden con él recuperar las tasas de ganancia del capitalmediante nuevas privatizaciones y liberalizaciones de servicios públicos -educación, sanidad, agua, energía, transporte…- , y continuar con duros ajustes fiscales y salariales, en su enésima vuelta de tuerca a los trabajadores europeos. Están empobreciendo a las clases trabajadoras, haciendo desaparecer paulatinamente a las clases medias, y con ello la fuente de crecimiento, estabilidad, y prosperidad de las economías capitalistas.
*Economista

No hay comentarios: