Últimas entradas

Lo último

miércoles, 5 de noviembre de 2014

¿ES ILEGAL EL CERRAMIENTO DEL BALCÓN?

Mi vecina ha cerrado su terraza, que estaba separada de la nuestra tan sólo por un biombo-mampara abierta y acristalada. Además, ha integrado la terraza en el salón. No ha pedido permiso a la comunidad, sabiendo además que a nosotros no nos agrada dicho cierre, pues ya no circula el aire entre las dos como de origen, y viéndose mermada también la luz en la nuestra al poner persianas en el ventanal. ¿Cómo debo actuar para que devuelva a su estado original la terraza?

De conformidad con lo establecido en la Ley de Propiedad Horizontal, y siendo los balcones y terrazas elementos comunes, aunque de uso privativo, la modificación de dichos elementos, como puede ser su cerramiento, precisa del acuerdo unánime de todos los copropietarios, puesto que dicha modificación afecta al título constitutivo, al tener que variarse los coeficientes de participación en la totalidad del edificio o inmueble.

Es decir, si se produce un cerramiento, incorporándolo al espacio individual edificado (en este caso vivienda), se produce un aumento de metros cuadrados, lo que debe implicar una mayor participación económica de quien se ve beneficiado por dicha obra. Por tanto, serían necesarios dos trámites para que dicha obra estuviera realizada de forma legal:

1.- El acuerdo unánime de todos los copropietarios de la comunidad.

2.- La modificación del título constitutivo y/o estatutos mediante la variación de la totalidad de las cuotas o coeficientes de cada una de las viviendas o inmuebles que forman parte de la comunidad.

Por otro lado, también sería necesaria la correspondiente licencia de obras concedida por parte del Ayuntamiento, la que no se daría por la Corporación Municipal si no se le presenta el previo acuerdo unánime mencionado anteriormente, y ello porque se trata de un aumento de edificabilidad que puede no estar contemplado en la ficha urbanística en la que se encuentra ubicada el edificio. Por ello nos podríamos encontrar también ante una posible infracción urbanística. Todo ello siempre y cuando el cerramiento no responda a elementos movibles y fácilmente desmontables.

La Ley, además prevé, una excepción para que dicha obra no requiera el acuerdo unánime ni licencia municipal, y es para aquellos casos en los que la modificación se realice para mejorar la eficiencia energética del edificio. Para estos supuestos, se requiere una mayoría de las tres quintas partes de los propietarios, así como la autorización de los titulares afectados por estas obras y una simple autorización administrativa, que es diferente a la licencia, también concedida por el Ayuntamiento.

Por tanto, si no se han cumplido las condiciones mencionadas anteriormente, la comunidad podrá exigir que se proceda a la demolición de lo construido, incluso judicialmente, además de poder proceder a interponer la correspondiente denuncia ante el Departamento de Urbanismo del Ayuntamiento en el que se encuentre el edificio, que abrirá un expediente de infracción urbanística, que probablemente finalizará con una orden de demolición de la obra realizada irregularmente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estas cosas hay que consultarlas (aunque no tragues a tus vecinos;-)