Últimas entradas

Lo último

viernes, 3 de octubre de 2014

¿CÓMO SABER SI PUEDES FIARTE DE UN INQUILINO?


Saber si un futuro inquilino es un buen pagador se ha convertido en la obsesión de cientos de propietarios que quieren obtener unos ingresos extra con el alquiler de sus viviendas. Muchos ya no se atreven a confiar en su sexto sentido a la hora de elegir arrendatario y optan, en muchos casos, por dejar sus viviendas vacías antes que en manos de un desconocido.
De la misma manera que la banca realiza un examen muy exhaustivo de sus clientes antes de dar el visto bueno a una operación ya sea hipotecaria o para la concesión de un préstamo, los arrendadores también se han vuelto mucho más exigentes y examinan con lupa al futuro inquilino antes de entregarle las llaves de su casa.


Algunos acribillan a preguntas a los interesados. Otros, además, piden avales de varias mensualidades y fianzas que suponen al futuro arrendatario un desembolso muy importante de dinero, lo que desincentiva en muchos casos el alquiler. Otros van un paso más allá y deciden acudir a empresas que garantizan el pago del alquiler en el caso de que el inquilino salga rana. Eso sí, previa contratación de un seguro. 
Este tipo de empresas se comprometen a hacerlo porque previamente han examinado con lupa al futuro arrendatario gracias al acceso que tienen a las principales bases de datos de morosos de España. Analizan si tiene pagos pendientes, desde hace cuánto tiempo los tiene, si es un moroso reincidente o sus impagos son puntuales... Un trabajo propio de detectives que supone un coste para el dueño del piso que suele oscilar entre el 3% y el 5% de la renta anual, según recogía recientemente idealista.com. Es decir, para un alquiler de 700 euros mensuales, supondría un coste de entre 252 y 420 euros al año.
Un informe que nos dice si un inquilino es buen o mal pagador

¿Por qué no consultan los ciudadanos directamente este tipo de información? “Acceder directamente a este tipo de registros no está al alcance de los particulares, ya que solamente pueden hacerlo empresas registradas, como los bancos, compañías de teléfono...”, explican a El Confidencial Fernando Cabello-Astolfi y Carwyn Fletcher, cofundadores de Ibercheck. “Sin embargo, un particular sí puede tener acceso a ellos indirectamente a través de empresas como la nuestra, que pretende democratizar el acceso a la información financiera de potenciales clientes, en este casoinquilinos, tal y como ya hacen las grandes compañías”.
Basta con entrar en la web de la compañía y registrarse para solicitar un informe sobre la persona a la que queremos alquilar nuestro piso. A partir de ese momento, la plataforma se pone en contacto con ella para pedirle su consentimiento para hacer públicos sus datos. Si no fuera así se estaría vulnerando le Ley de Protección de Datos. La información que suministra Ibercheck en sus informes proviene de Asnef-Equifax, que es la base de datos de impagos más grande y de mayor calidad de España. 
Si el potencial inquilino da su consentimiento, en cuestión de horas, el propietario recibe en su ordenador un documento con su comportamiento financiero. Con este papel sobre la mesa, ¿es posible saber si nuestro futuro inquilino dejará de pagarnos el alquiler? No. Sin embargo, sí es posible saber si la persona a la que queremos alquilar nuestro piso es un buen o un mal pagador. Es decir, si está o no en la lista de morosos, a quién debe dinero y en qué cantidad, si tiene impagos constantemente o estos son puntuales…
"El primer paso es contactar con el potencial inquilino para comentarle que alguien quiere conocer su viabilidad financiera y le damos la oportunidad de demostrar su fiabilidad", explica Fernando Cabello-Astolfi. “Por apenas 30 euros puedes saber si tu futuro inquilino es un buen o mal pagador ya que con el informe que emitimos se puede determinar si un potencial inquilino no sólo es moroso, sino también si ha tenido problemas de liquidez en los últimos tiempos, una información que permite ajustar los riesgos a la hora de fijar las condiciones del contrato de alquiler", explica Carwyn Fletcher.
“Si el futuro inquilino se niega a dar su consentimiento, el dueño del piso podría pensar que tiene algo que ocultar y descartarlo. Sin embargo, si da su consentimiento posiblemente es porque no tiene nada que esconder”, añade.  
La compañía ha observado cómo en el último año cada vez son más numerosos los particulares que recurren a este tipo de informes cuando van a alquilar una vivienda, aunque la cifra todavía es muy baja. De los más de 2.600 informes solicitados durante los seis primeros meses de 2014, apenas el 10% (260) estaban relacionados con el alquiler, una cifra muy baja teniendo en cuenta la dimensión del mercado del alquiler en España. Sin embargo, es el doble que en todo 2013, cuando se emitieron 122.
Recoge cualquier impago o embargo
Pero ¿qué información nos aporta exactamente este documento? Cualquier impago o embargo atribuido a la persona consultada durante los últimos seis años. Cualquier consulta realizada sobre esta persona por parte de entidades financieras y demás compañías socias del fichero (gasistas y eléctricas, tarjetas de crédito, prestamistas online, telefónicas, y demás grandes empresas) durante los últimos seis meses. Pero además, confirma la última dirección física de la persona consultada, verifica que el número de DNI existe y que corresponde a la persona en cuestión y confirma el nombre completo de la persona, lo que, para los fundadores de esta compañía, "da una mayor tranquilidad puesto que sabes si hasta en lo más básico, como su nombre o su actual dirección, te está mintiendo".
Se trata de informes sencillos de leer, como el que se adjunta en esta información. Se puede ver si ha tenido problemas con el pago de una hipoteca o seguro, o con la compañía telefónica y a cuánto asciende cada una de esas deudas.
"Un informe muy bueno típicamente no tiene ningún impago y sólo unas dos, tres o cuatro consultas. Sin embargo, alguien con más de diez consultas en seis meses puede indicar problemas de liquidez. Es importante fijarse en quién lo ha consultado porque da idea de su comportamiento. Si, por ejemplo, han requerido este informe varias veces varias entidades financieras puede ser indicativo de que esa persona necesita un crédito y ha ido a solicitarlo a varios bancos", apunta Fernando Cabello-Astolfi. 
Los fundadores de Ibercheck han sido testigos en el último año de estecrecimiento en la emisión de este tipo de informes, pero también han observado un cambio en la actitud de quien va a ser sometido a escrutinio. "En general, la gente es muy poco transparente. Es muy reacia a que otra persona indague en su situación financiera. Sin embargo, comenzamos a percibir un cambio. Si en 2013, apenas se consiguió un 15% de consentimiento en los checks emitidos, ese porcentaje ya supera el 50% en lo que llevamos de 2014. Y pensamos que a medida vean la utilidad y las ventajas de ser transparente, aumentará su uso y los consentimientos. De hecho, ya hay personas que nos piden autochecks, es decir, informes financieros sobre uno mismo y los enseñan directamente cuando acuden a ver un piso de alquiler". 




No hay comentarios: